¿Quieres recibir notificaciones?
Si
No
INGRESAR Explora tu perfil

Amigo lector,

Haz disfrutado 5 de 10 contenidos gratuitos.

Nuestro deseo es que continues informandote y disfrutando de todo nuestro contenido, por eso te invitamos a iniciar sesión ó crea tu cuenta gratis en nuestro portal.

SUSCRÍBETE
Opinión

Un nuevo decreto crearía el presidente

El decreto de la alegría, por el cual se ordena al pueblo colombiano que ría, desde el más pequeño hasta el más grande, desde el más pobre, hasta el más rico. Al fin y al cabo recordemos como nuestro país, para sorpresa de propios y extraños, fue considerado como el más feliz del mundo en 2016, según el Barómetro Global de Felicidad y Esperanza en la Economía que preguntó a 66.040 personas en 68 países del mundo. Sin embargo, tan cuestionado honor fue refutado por La ONU con su informe de World Happiness Report en 2017 a propósito del día de la felicidad, el cual nos ubicó en el puesto 36, que contrastó con el otro estudio de la misma temática.

Las ciudades se han convertido, ahora, en polos magnéticos de la desilusionada masa campesina. Y la rata de crecimiento de su población es cada vez mayor, cuanto mayor es el éxodo de campesinos que huyen despavoridos ante la inseguridad, la violencia y la muerte, o solo por encontrar educación para sus hijos y asistencia médica para sus familiares.  De acuerdo a la cuestionada y más reciente encuesta del Departamento Administrativo Nacional de Estadística - Dane-, el 15,1% de la población del país habita en las zonas rurales.                                                                                                  

El campesino huye también de la polución de los ríos - a lo que La Fundación Green Peace acaba de advertir que los ríos Magdalena y Amazonas se encuentran entre los 20 más contaminados de todo el mundo -, además de conductos vitales que reciben constantemente los detritus industriales, convertidos en el estiércol circulante de un alto nivel de toxicidad.

El presidente presentaría al Congreso el proyecto de ley que trata de someter a los campesinos, más bien a un entrenamiento militar formado por un verdadero ejército de campesinos. Este programa solo atañe a aquellos campesinos azotados por la violencia, aquellos que han sido chivos expiatorios, aquellos que han tenido que abandonar despavoridos sus humildes parcelas para buscar refugio en los hacinamientos tuguriales de las grandes urbes.

Esos campesinos aprenderían a manejar el arado y el fusil – o cualquier otro instrumento de guerra -, con la misma habilidad para defender su choza, su familia y su trabajo.

Algunos delitos no se cometían y otros que a diferencia de tiempos pasados, hoy se cometen con mayor frecuencia, más sevicia, técnica y crueldad.

Delitos que circulan en medio de una sociedad neurotizada a nivel de los hogares, sembrada de sicópatas en pos de poderes, así como políticos y económicos que distribuyen la violencia y el terror bajo la mirada atónita de una justicia que avanza con muletas y utiliza cárceles inadecuadas que casi siempre tienen una puerta de entrada y otra de salida.

 

Más Columnas de Opinión

Horacio Brieva

Cuarentena, pandemia barata y desempleo

Según el Dane, en abril se perdieron 5,3 millones de puestos de trabajo, lo que disparó el desempleo al 19,8%. Para aliviar esta situación, un bloque de senadores de varios partidos ha presentado un proyecto de ley para que se cree una renta b

Leer
Álvaro De la Espriella

Presidente, es el momento

Todos los colombianos conocemos el impacto negativo sobre nuestra economía se ha producido la pandemia mundial cuyo resultados investigativos no se configuran en solo el diagnóstico. Por el contrario, ya lo sabemos, todos los días laboratorios,

Leer
Alfredo Sabbagh

No es una película

Las imágenes estremecen por lo poderoso de lo que representan. Decenas de miles de personas en distintas ciudades de los Estados Unidos salen a la calle a protestar por un nuevo caso de abuso de autoridad en contra de la población negra. El “N

Leer
Amylkar D. Acosta M.

La nueva normalidad

Como bien dijo el Papa Francisco, “prepararnos para el después es importante”, lo urgente no nos debe llevar a desentendernos de lo importante. Es entendible que no estuviéramos preparados para enfrentar esta contingencia, pero sería imperd

Leer
Ver más Columnas de Opinión
La sesión ha sido cerrada con exíto
Por favor, complete su información de registro aquí
DETECTAMOS QUE TIENES UN BLOQUEADOR DE ANUNCIOS ACTIVADO
La publicidad nos ayuda a generar un contenido de alta calidad
No quiero apoyar el contenido de calidad
X
COMO REPORTAR A WASAPEA
1) Agrega a tu celular el número de Wasapea a EL HERALDO: +57 310 438 3838
2) Envía tus reportes, denuncias y opiniones a través de textos, fotografías y videos. Recuerda grabar y fotografiar los hechos horizontalmente.
3) EL HERALDO se encargará de hacer seguimiento a la información para luego publicarla en nuestros sitio web.
4) Recuerda que puedes enviarnos un video selfie relatándonos la situación.
Ya soy suscriptor web