¿Quieres recibir notificaciones?
Si
No
SUSCRÍBETE
Si ya eres suscriptor, actívate sin costo
Opinión

Esclavitud temporal

Estamos en un momento cruel y decisivo, donde ni el más fuerte y sabio de los hombres pudo imaginar que esta civilización en el 2020 llegara al punto en que nos encontramos como resultado de esta pandemia del Covid 19, que segundo a segundo sigue contaminado como una avalancha de castigo y una lección para todos. Después de esta tempestad tendrá que venir la calma, pero sin duda no seremos iguales, el planeta afanosamente busca su equilibrio y ha partido en dos la historia reciente de la humanidad en este siglo.

Un líder histórico sin lugar a dudas fue Nelson Mandela, que vivió en el encierro, 27 años en la cárcel, y entre sus frases célebres, hay una que parece para el momento que vivimos: "La libertad es inútil si la gente no puede llenar de comida sus estómagos, si no puede tener refugio, si el analfabetismo y las enfermedades siguen persiguiéndoles”. Un mensaje fuerte y directo donde se vuelve  esencial  para los ciudadanos la subsistencia  ahora en el encierro, con cero poder adquisitivo, o el incomprensible aumento de la violencia intrafamiliar  que agudiza la crisis en los hogares, como lo demuestran en Colombia la consejera para la Equidad de la Mujer, Gheidy Gallo,  el incremento en denuncias por afectación al interior de las familias en un 79%.

Estamos recibiendo lecciones muy duras y que han implicado muchos sacrificios, pero quizás, de esto rescatamos que la naturaleza se está renovando en una libertad como nunca antes se había encontrando, reconquistando sus espacios usurpados sin piedad por siglos de la mano aplastante del hombre en su ego sin límites, queriendo demostrar ser el único y absoluto dueño del planeta tierra. Ya hay  reconocimientos concretos  de efectos positivos en el control ecológico del mundo: “Durante la última semana del mes pasado, los expertos del King’s College en Londres encontraron que la contaminación atmosférica en la capital británica se redujo en un 50 por ciento.

Pero  este horrible episodio de castigo está a punto de cambiar para bien y por mandato de Dios para llegar a algo, no nos sigamos preguntando el por qué, sino ¿para qué? estamos viviendo la penumbra para cambiar de fondo y valernos de esta pesadilla para mejorar y renovar la fortaleza espiritual y el valor de la vida.

El ser fieles a lo que está ocurriendo es comenzar a prepararnos luego del  camino  descarrilado, pero que tenemos la oportunidad de enderezarlo hacia lo correcto y que se logren convertir todas estas experiencias dolorosas que llenan el alma de incertidumbre, en verdadero pozo de sabiduría. El camino de la verdad está llegando a donde ya podamos reunirnos con nuestros hijos y seres queridos en otra actitud, mirando de frente a los ojos hacia el mismo horizonte. 

Una discusión bizantina se hace popular, escoger  entre  la economía o la salud. Lo cierto es que ni la producción, la industria y la máquina del desarrollo se pueden detener  (el desempleo en Estados Unidos alcanzó en la última semana el récord de afectación: 6 Millones de personas), aquí la ecuación simple pero de concientización es que todos los ciudadanos debemos aprender a convivir  por un tiempo con el Coronavirus, con la esclavitud temporal inspirados en el bien colectivo.

Bienvenido el adiós a los abrazos, a los besos  espontáneos y protocolarios, a las cortesías excesivas y muchas veces cargadas de hipocresía, lo único cierto es que estamos siendo llamados a asumir nuevos comportamientos y hábitos de convivencia, manejar juiciosamente los límites de los espacios cotidianos del otro, que nos dará como resultado mejoramiento para todos en calidad de vida y valorarnos más como seres humanos, consientes del nuevo amanecer… que está a punto de llegar.

Facebook
Twitter
Messenger
Whatsapp

Más Columnas de Opinión

Daniela Cepeda Tarud

Una visión del carnaval

Las brisas de estos días me recuerdan con nostalgia el olor a precarnaval que estas cargaban en los años anteriores y la manera en la que se escabullía, entre el sonido del fuerte ondear de las palmeras, la melodía de una flauta de millo, evid

Leer
José Félix Lafaurie

Las cuentas de la leche

Detrás de la caja de leche en un supermercado, en la mayoría de los casos hay detrás un campesino con un pedazo de tierra y unas vaquitas que alimenta con el pasto que nace silvestre. Algunos podrán alimentarlas con pastos mejorados, pero la c

Leer
Remberto Burgos

Tabús y vacunas

La usanza oral, especialmente en el Caribe, ha sido la forma de transmitir tabús o mitos que han excluido generaciones de ciertas prácticas o recomendaciones. Cultivamos la tradición. Estos prejuicios sociales y religiosos nos han enclaustrado

Leer
Ver más Columnas de Opinión
DETECTAMOS QUE TIENES UN BLOQUEADOR DE ANUNCIOS ACTIVADO
La publicidad nos ayuda a generar un contenido de alta calidad
No quiero apoyar el contenido de calidad
X
COMO REPORTAR A WASAPEA
1) Agrega a tu celular el número de Wasapea a EL HERALDO: +57 310 438 3838
2) Envía tus reportes, denuncias y opiniones a través de textos, fotografías y videos. Recuerda grabar y fotografiar los hechos horizontalmente.
3) EL HERALDO se encargará de hacer seguimiento a la información para luego publicarla en nuestros sitio web.
4) Recuerda que puedes enviarnos un video selfie relatándonos la situación.
Ya soy suscriptor web