El Heraldo

Vladimir Hernández, a la Selección

En 2010 escribí de Vladimir Hernández. Aquella vez lo destaqué como el único mensaje alentador que envió Junior durante esa desteñida temporada. Fue el único capaz de escapar a tanta mediocridad a través de su vocación encaradora y atrevimiento, consigné.

Entre otras cosas, dije de él que “se le notó el progreso futbolístico, le agregó a sus naturales habilidades, una buena capacidad participativa”. Pero en medio del reconocimiento que iba explícito en aquellas letras, también lo exhorté a que debía ampliar su visión panorámica para no ser monotemático del pase corto, sino encontrar otras opciones. Le sugerí que incrementara su astucia y su velocidad de ejecución para defenderse de su desventaja corporal frente a la corpulencia física de las defensas rivales. Y al final del artículo le expuse que para consolidarse en serio, tendría que traducir su gracioso estilo en un juego efectivo; como antesala de la definición de un compañero, o como rematador eficaz de la última jugada. No hay dudas de que 6 años después, Vladimir Hernández es un jugador más completo.

Sigue complaciéndose en su habilidad y desaires a contrarios, pero ahora también le rinde cuentas a su equipo, le entrega dividendos. Hoy aún amasa la pelota, la conduce zigzagueando opositores, escapa de las marcas con el engaño, pero le agregó efectividad, goles, continuidad en su función; mejoró físicamente para aumentar su compromiso en otras tareas y asumió cierto liderazgo en el estilo del equipo.

El año pasado, en medio de un gran nivel personal y algunas circunstancias externas favorables (bajo nivel de muchos jugadores, Barranquilla…) me pareció injusta su no convocatoria a la Selección Colombia para los enfrentamientos ante Perú y Uruguay.

Remató un gran año 2015 con Junior, siendo un factor determinante, por juego y goles, en el título de la Copa y el subtítulo de la Liga, y este año arrancó con la misma mística y la misma frecuencia goleadora. Dos partidos, dos goles ganadores. Son suficientes los méritos de Vladimir Hernández para ser elegido dentro de los 23 futbolistas que defenderán, contra Bolivia y Ecuador, la camiseta y el fútbol de Colombia en la fecha de la eliminatoria el próximo mes de marzo.

Estoy convencido de que es el mejor momento de su carrera futbolística. Le dio valor real a su gambeta, le dio eficacia a su habilidad, le dio sentido grupal a su espíritu individualista. Está más fuerte física y mentalmente. Desde su atrevimiento y habilidad aprendió a jugar más al fútbol.

Para Pékerman no ha pasado desapercibida su actualidad y lo convocó para un microciclo la próxima semana. Para estar en los partidos oficiales solo debe seguir jugando con la calidad y el carácter con que lo está haciendo hoy.

Facebook
Twitter
Messenger
Whatsapp

Más Columnas de Opinión

El Heraldo
Johanna Zuccardi

Depresión hoy en día

Actualmente la depresión según la (OMS) es considerada la primera causa de discapacidad en el mundo. Cerca de 800.000 personas se suicidan anualmente.

La depresión, una afección mental debilitante que afecta a millones de personas en

Leer
El Heraldo
Álvaro De la Espriella

El desempleo

"Para la muestra un botón" dice el adagio popular... Enrique, amigo cordial de 60 años, ingeniero civil, habitante de estrato 4, nos relató hace unos días en un magnífico encuentro después de varios años que estaba desempleado hace dos año

Leer
Ver más Columnas de Opinión
X
COMO REPORTAR A WASAPEA
1. Agrega a tu celular el número de Wasapea a EL HERALDO: +57 310 438 3838
2. Envía tus reportes, denuncias y opiniones a través de textos, fotografías y videos. Recuerda grabar y fotografiar los hechos horizontalmente.
3. EL HERALDO se encargará de hacer seguimiento a la información para luego publicarla en nuestros sitio web.
4. Recuerda que puedes enviarnos un video selfie relatándonos la situación.