¿Quieres recibir notificaciones?
Si
No
INGRESAR Explora tu perfil

Amigo lector,

Haz disfrutado 5 de 10 contenidos gratuitos.

Nuestro deseo es que continues informandote y disfrutando de todo nuestro contenido, por eso te invitamos a iniciar sesión ó crea tu cuenta gratis en nuestro portal.

SUSCRÍBETE
Opinión

Aquél ciego y caprichoso

Que el amor verdadero, aquél ciego y caprichoso amor, no se encuentra en los bares. Pero era ahí el refugio donde sus sentimientos se allanaban, en medio del ruido y de la risa de la embriaguez prematura de quienes no iban a ahogar sus penas. No siendo más, las luces descoordinadas musicalmente la llevaron por un camino diferente al amor, pero donde la pasión no se agotaba, y luego, cuando apagaron las luces, las ansias del amor habían sucumbido ante los placeres de una noche sin límites ni fronteras. No pudo ser salvada por los colores del otoño,  y solo hasta el invierno, donde el amor, aunque no verdadero, se pregona y se profana, sintió las devastadas vidas de quienes, como ella, lo dieron todo por amor, y por miedo, ahora caminan por la orilla.

Palabras residuales. No se puede confiar en las palabras. Cuando se juntan restan todo sentido a la mirada, abrumándola con equívocos sentidos, anulando la más genuina expresión de amor o de frialdad. Las palabras cuando callan asfixian el alma, con pensamientos o bien con sentimientos, que pudiendo haber sido ventilados daban vida, pero muy pesar de ser enterrados jamás dejarán de vivir. Palabras, solo palabras, que reflejan la inexorable brutalidad humana y que solo podrá ser sanada con la sinceridad de la mirada.

Igual al final solo podréis conoceros por la mirada, la que permanece en la memoria y no la que se esfuma ante el vértigo vocal.

Salir a cuento. Mujeres bellísimas que al mirarse al espejo no encuentran el reflejo de su hermosura, y otras, que esconden sus miedos tras la frialdad de una falsa belleza. Hombres fieles que han sido decepcionados, y otros, que han sufrido el doble por sus mentiras. Conocí la mirada brillante y genuina de un niño feliz jugando fútbol sin zapatos. Oí las plegarias e incesantes oraciones de una abuelita que reza día a día el rosario. Hablé con el intelectual escéptico que de tanto cuestionar la existencia de Dios no sabe si está vivo. Abracé a quien lloraba por desamor en medio de los tragos y lo abracé nuevamente de felicidad cuando encontró el amor. Saludé a quien habiendo tocado fondo salió solo a la superficie. Me reí de la banalidad de un joven que sin hacer nada creía merecerlo todo. Personas que por miedo a perder han perdido el doble. Adictos al trabajo con grandes miedos a ser felices.

Después de las miradas, los miedos, las lágrimas, las oraciones, las sonrisas, la euforia y la frialdad, solo puedo creer que la felicidad es un estado de la mente en el que diariamente nos enfrentamos a nosotros mismos. A los errores y a los aciertos, a llenar el alma de buenos sentimientos, a vivir sin miedo y querer sin temor.

Como dijo Chaplin “Bueno es ir a la lucha con determinación, abrazar la vida y vivir con pasión. Perder con clase y vencer con osadía”

@tatidangond

 

Facebook
Twitter
Messenger
Whatsapp

Más Columnas de Opinión

Jesús Molina

La pandemia: la piñata de los corruptos

La pandemia del COVID-19, aunque ha traído muchos males, ha abierto la oportunidad para poner al desnudo la degradación ética y moral de quienes roban y desgreñan la Nación. Haciendo gala de un cinismo grande y, de una conducta temeraria, con

Leer
Marcela Garcia Caballero

Como no se puede opinar

Sí, hoy voy a evitar dar mi opinión ante un país polarizado que no entiende que todos tenemos una historia de sangre, que todos tenemos un muerto víctima de la guerra, que todos tenemos una tristeza, que todos tenemos una razón para querer ju

Leer
Indalecio Dangond

Un plan maquiavélico

Siempre nos mantuvieron engañados, hasta ahora venimos a darnos cuenta que en Colombia existían dos frentes guerrilleros. El armado, que operaba en las zonas rurales del país, traficando con droga, bombardeando pueblos, asesinando a nuestros so

Leer
Ver más Columnas de Opinión
La sesión ha sido cerrada con exíto
Por favor, complete su información de registro aquí
DETECTAMOS QUE TIENES UN BLOQUEADOR DE ANUNCIOS ACTIVADO
La publicidad nos ayuda a generar un contenido de alta calidad
No quiero apoyar el contenido de calidad
X
COMO REPORTAR A WASAPEA
1) Agrega a tu celular el número de Wasapea a EL HERALDO: +57 310 438 3838
2) Envía tus reportes, denuncias y opiniones a través de textos, fotografías y videos. Recuerda grabar y fotografiar los hechos horizontalmente.
3) EL HERALDO se encargará de hacer seguimiento a la información para luego publicarla en nuestros sitio web.
4) Recuerda que puedes enviarnos un video selfie relatándonos la situación.
Ya soy suscriptor web