El titulo es:Su voto no es secreto

Últimas noticias

Mike Pompeo.
00:20

Mike Pompeo, espera arreglar las relaciones entre ambos...

Duván Arizala (en el centro de la foto), es el protagonista de la película.
00:05

El cineasta colombiano acaba de estrenar ‘Somos calentura...

Un camión pasa por la vía Cordialidad, justo a menos de cinco metros se encuentran los palcos donde se desarrollarán las corralejas a finales de septiembre.
00:03

Alcalde del municipio asegura que el organizador ha...

Fernando Carrillo, procurador General.
00:00

Carlos Felipe Córdoba abrió “actuaciones especiales”. ...

Integrantes del partido de La U durante la rueda de prensa llevada a cabo ayer en Bogotá.
00:00

Mientras que en los liberales hay inconformismo con César...

Raúl Maya Pabón.
00:00

El caso se presentó en la Universidad Popular del Cesar.

Fachada de la Universidad Popular del Cesar.
00:00

Los detenidos son nueve estudiantes y una funcionaria....

Ronaldo ‘Rildo’ Herazo.
00:00

Ronaldo Herazo Bertel, ‘Rildo’ es presunto cerebro del ‘...

Ángela María Orozco y Carlos Rosado.
00:00

La CCI realiza encuentro regional de infraestructura. ...

Equipos de gasoducto.
00:00

El aumento registrado fue de 0,9% frente a 2017. ...

Columnas de opinión
Actualizado hace 6 meses

Su voto no es secreto

Algunas personas sintieron violado su derecho al voto secreto en las consultas del 11 de marzo al enterarse de que las cédulas de quienes solicitaban el tarjetón de Petro y Caicedo, eran anotadas en una lista, mientras que las de quienes pedían el de Duque, Ramírez y Ordóñez, se anotaban en otra. ¿Fue un procedimiento inocente o hubo una intención deliberada de clasificar a los votantes entre izquierda y derecha? Ajeno a las teorías conspirativas, me inclino por lo primero.

No obstante, no hace falta creer en conspiraciones ni en el “empadronamiento ideológico”, como llamó el escritor Gustavo Álvarez Gardeazábal al mecanismo de las dos listas, para darse cuenta de que el voto, hoy por hoy, ya no es secreto.

No es que nos estén espiando al momento de marcar el tarjetón, sino que nosotros mismos, a través de nuestra actividad en redes sociales, telegrafiamos minuto a minuto nuestras preferencias políticas.

Las noticias de los últimos días revelaron cómo la enigmática firma Cambridge Analytica usó información de los usuarios de Facebook para adelantar una exitosa campaña a favor de Donald Trump en las elecciones de su país. Quizá una madre soltera cristiana en un pueblo de Arkansas, con un sueldo insuficiente para cubrir el tratamiento de ortodoncia de su hijo menor, fuese especialmente receptiva al mensaje patriotero de Trump. Cambridge Analytica sabía como hacerle llegar ese mensaje a esa madre con la precisión de un misil teledirigido.

Esa misma tecnología que permite vendernos un candidato permite develar, con bastante certeza, por quién hemos votado. Es solo cuestión de análisis de datos.

¿Y eso qué?, se preguntan algunos. La respuesta es que cada quien debe decidir si esa invasión de la privacidad le preocupa o no. Yo pienso que una cosa es que haya activistas u opinadores públicos a quienes no nos molesta revelar por quién vamos a votar; pero otra cosa es que agencias privadas o estatales puedan tener acceso a una base de datos con el voto de cada individuo en la sociedad.

El potencial de hacer daño es enorme. En los países totalitarios del siglo pasado, que disponían de menos tecnología de espionaje que la que hoy tiene cualquier agencia de marketing, era habitual premiar a quienes no gustaban del régimen con vacaciones gratuitas en un resort siberiano de trabajos forzados. Pero no vayamos tan lejos. En 2004, el gobierno de Hugo Chávez usó la infame ‘Lista Tascón’ para castigar a quienes habían votado en su contra en el referendo revocatorio. Quienes figuraban en ella fueron objeto de humillaciones y hostigamientos. Algunos sufrieron dificultades para obtener dólares o sacar un pasaporte. Miles de empleados oficiales perdieron su trabajo.

Si todos los gobiernos fueran benévolos y honestos, no tendríamos que preocuparnos por estas cosas, pero no vivimos en un mundo de arcángeles. En manos de un régimen malintencionado, la clasificación ideológica de la ciudadanía podría servir de base para un macabro sistema de control social. Quien no se aterre ante eso no ha leído suficiente ciencia ficción.

Imagen de JoshMattar

Recuerda que puedes usar tu cuenta de EL HERALDO en cualquiera de nuestros portales:

Inicia Sesión
Regístrate
¿Quieres recibir notificaciones?
Si
No
sssssss
La sesión ha sido cerrada con exito
DETECTAMOS QUE TIENES UN BLOQUEADOR DE ANUNCIOS ACTIVADO
La publicidad nos ayuda a generar un contenido de alta calidad
No quiero apoyar el contenido de calidad
X
COMO REPORTAR A WASAPEA
1) Agrega a tu celular el número de Wasapea a EL HERALDO: +57 310 438 3838
2) Envía tus reportes, denuncias y opiniones a través de textos, fotografías y videos. Recuerda grabar y fotografiar los hechos horizontalmente.
3) EL HERALDO se encargará de hacer seguimiento a la información para luego publicarla en nuestros sitio web.
4) Recuerda que puedes enviarnos un video selfie relatándonos la situación.
Ya soy suscriptor web
#Rusia2018 ¿Cúal es tu marcador? Juega aquí
¿Quieres asistir a la inauguración? Compra tus entradas aquí
¡Estamos listos! marcadores en cero, inicia la segunda fase. Haz tus predicciones AQUÍ
Continuar al sitio
Noticias más leídas del 2017 1