El Heraldo

Salvando a Petro

La destitución de Gustavo Petro, en el largo plazo, le servirá mucho a él y le hará daño al país. Después de la descocada y criminal administración que hizo Samuel Moreno de la ciudad, no era fácil que los bogotanos le perdieran aún más el respeto y la fe a la oficina del alcalde, y sin embargo Petro lo estaba consiguiendo. A un visitante le esperaba una letanía de quejas de los locales que empezaban con el estado del Puente Aéreo (en donde la cola para esperar un taxi, que antes era corta y eficaz, a veces se extendía más de 100 metros) y seguía con pormenores de los huecos y los trancones, con caras de resignación y comparaciones, desfavorables para la capital, con la vida en otras partes. ¿Cómo iba a ser Petro peor que Moreno, que acababa de llevar a cabo la operación de saqueo masivo más grande de la historia del país? Y sin embargo la percepción parecía ser esa. Me recordaba una vieja broma: El profesor le manda una nota a los padres de un alumno: “Señores, su hijo ha tocado fondo… ¡pero sigue cavando!” Petro, que había sido un parlamentario respetable y combativo, había arruinado su carrera política en su paso por la alcaldía, y seguía cavando.

Hasta que el lunes pasado el procurador Ordóñez lo rescató.

A los malos gobernantes hay que dejarlos que terminen sus periodos, y el pueblo tiene que padecer las consecuencias del mal (o buen, cuando es bueno) liderazgo que ha escogido. Esas son las reglas de la democracia. Si alguien —un genio, un brujo, un filósofo, un procurador— pudiera saber a priori si un gobernante será bueno o malo, no harían falta los votos ni las elecciones. Pero la democracia es un tortuoso proceso de ensayo y error, en el que las reformas importantes a veces toman décadas, y en el que la sociedad crece a tientas hacia la luz, con la certeza, pero también con la lentitud y los meandros, de un organismo vegetal. Por eso, como dijo Churchill, es la peor de las formas de gobierno, con la excepción de todas las demás que se han intentado. Cuando se interrumpe el proceso, las consecuencias suelen ser más graves que el mal que se pretendía curar. Si a Salvador Allende lo hubieran dejado gobernar —y fracasar—, América Latina se hubiera ahorrado quizás a Hugo Chávez.

La decisión del procurador es, sin lugar a dudas, tanto jurídica como política. Y justificable como pueda ser desde el punto de vista jurídico, como han afirmado muchos expertos constitucionalistas, en lo político es de una miopía incalculable. Fortalece a quien pretendía destruir, y lo transforma de un mal alcalde en un héroe de la izquierda continental. Le entrega a Petro, que no había logrado encontrarla por su cuenta, la herramienta invaluable de una narrativa, de la que ya comenzó a sacar provecho en sus dos discursos de esta semana. En ellos, radicalizó su mensaje de izquierda, se mostró más dogmático que nunca e invocó el lenguaje de la lucha de clases tan bien como Chávez o Maduro. Es una narrativa en la que él es víctima de un complot de “la derecha” contra “el pueblo”. Y esa es una película muy taquillera tanto dentro como fuera de nuestras fronteras.

@tways / ca@thierryw.net
 

Facebook
Twitter
Messenger
Whatsapp

Más Columnas de Opinión

El Heraldo
Tatiana Dangond

¿Qué podemos hacer?

En medio de tantas noticias catastróficas a nivel nacional y global, parece que no hubiera espacio para nada diferente al pesimismo. Ese sentimiento, que muchas veces es individual y, como sucede ahora, colectivo, nos genera problemas adicionales

Leer
El Heraldo
Rafael Nieto

Petro radicalizado

Petro se radicaliza. Acentúa su giro a la izquierda extrema. Una de las tácticas es barrer con los técnicos del gobierno y nombrar leales. Aunque no son ni mucho menos los únicos casos, en Planeación nombró a un activista de izquierda, antig

Leer
El Heraldo
Javier Castell Lopez

La magia del tándem

“Soy Clodoaldo rima de Everaldo” reza una frase en el poema Copa del Mundo 70. La rima en el terreno de juego sucede más allá de los apellidos de los futbolistas. Se trata de una complicidad, muchas veces espontánea, natural, y otras veces

Leer
Ver más Columnas de Opinión
X
COMO REPORTAR A WASAPEA
1. Agrega a tu celular el número de Wasapea a EL HERALDO: +57 310 438 3838
2. Envía tus reportes, denuncias y opiniones a través de textos, fotografías y videos. Recuerda grabar y fotografiar los hechos horizontalmente.
3. EL HERALDO se encargará de hacer seguimiento a la información para luego publicarla en nuestros sitio web.
4. Recuerda que puedes enviarnos un video selfie relatándonos la situación.