Columnas de opinión
Actualizado hace 3 meses

Píldoras económicas

Lagos de Caujaral conservacionista

Este club deportivo con bello paisaje natural, entró en la Onda Ecológica Conservacionista. Hasta ahora nos damos cuenta de que a pocos minutos de la Universidad del Atlántico, todo un santuario de flora y fauna coexisten. Un necesario bosque seco tropical –conocido por los ganaderos, como rastrojo– con los dos primeros aguaceros, se tupe de generoso follaje verde y todo se transforma. Con la sequía las aves emigran y hace unos años después de un largo verano, estas se fueron, pero  nuevamente bandadas de pájaros regresaron a su antiguo hábitat. Los investigadores Guillermo Galvis y Hugo A. Vides realizaron para Caujaral, que preside Sergio Espinosa y maneja Juan Amín, una guía para conocer y ayudar a conservar 163 especies de aves que allí se encuentran y que  pocos caminantes, salvo los ‘caddie’ de La Playa, familiarizados con la naturaleza silvestre, habían admirado. Los  golfistas van interesados en el número de  golpes para  llegar al ‘green’.  Los Pájaros pernoctan y anidan diariamente en los árboles cercanos a los lagos. En las mañanas vuelan hacia la ciénaga de Mallorquín y alrededores , para  retornar a sus nidos y posarse en acogedoras ramas, cuando cae el sol en las tardes. Un nuevo inventario, pero esta vez de la flora, fauna y  vegetación está adelantando el Club. Los niños armados - pero de binóculos - aprenden a observar la belleza de la gran variedad de pájaros, posados en los árboles que rodean las verdes campos de golf.  Como el agua del lago, que el sol va evaporando ha sido en parte surtida con otra tratada,  la calidad ha  mejorado y hasta las babillas volvieron al sol y observan a los caminantes pasar.  El turismo de avistamiento de aves es una actividad que  mueve a miles de aficionados con dólares, cuando arriban a  Costa Rica, por ejemplo, a observar los pájaros. Colombia tiene una riquísima biodiversidad y desaprovechada. La de Caujaral ya por los menos está registrada y publicada: un pulmón verde aportante de oxígeno a Barranquilla, La Playa y Puerto Colombia .

Negocio futuro ¿organizable?

 Conocí en una visita de Asoganorte a Centro América, un latifundio de un sincelejano: William Salom, quien en tiene en Costa Rica una hacienda con embarcadero en uno de los ríos de ese lluvioso y verde país que recibe anualmente miles de gringos. Turistas que llegan a un cercano aeropuerto y  pagan por visitarla  para mirar las aves y la fauna. Torres de madera para avistarlos se elevan en medio de los pastos. Al ganado – que también hay –por supuesto - menos atención le ponen. Cabañas para pernoctar a quienes quieran admirar el cielo estrellado, sin la claridad de las luces urbanas que le compitan. Se puede percibir el chirrido de los grillos nocturnos y despertar con el mugido de las vacas llamando a sus terneros al amanecer. Una  cafetería atiende a  los  visitantes. El negocio también puede ser el disfrute del encanto rural. En el país cafetero eso se da.  Aquí podríamos –por ejemplo- atisbar los monos titíes cabeciblancos de El Ceibal o en Los Rosales en Santa Catalina (Bolívar), si se pudiera y las autoridades ambientales no pensaran que el ruido de los turistas los va a perturbar en su bucólica paz. ¿Cuantos pájaros habrá en La Floresta, La Esperanza, Rancho Grande, Los Campanos, El Porvenir, Ayacucho y tantas  reconocidas  propiedades rurales  del Atlántico, que conviene  conservar?

Añorando la sombra

 Con estos calores, como se añora la sombra de los refrescantes árboles de los patios de las casas de antes. Cuando yo era niño –hace más de 70 años viví un tiempo en la Calle del Sello ( 44) entre Cuartel ( también 44 ) y la carrera 45 (Líbano). Eran dos casas contiguas de mi abuela Isabel Tovar Arteta y en ambos patios habían arboles de níspero y de peritas . En épocas calurosas, se ponían las mesas para almorzar bajo los árboles.El calor si se sentía, pero    en las sopas. Los primeros aires acondicionados Carrier  de consola –costosos para la época- solo llegaron en los años 50. Los de Néstor Móseres, Carlos Dieppa y Eliécer Sredni se ensamblaron después. Los que proveía San Andresito, una década más tarde. 

Barranquilla arborizada

 Últimamente  se observan los numerosos  árboles que el Distrito está sembrando sin parar. Han pegado los transplantes y en breve comenzaremos a disfrutar de su refrescante sombra. Las octogenarias Bongas del Hotel El Prado todavía protegen del sol. Cuando Gabriel Noguera dirigía la Cámara de Comercio embró árboles en El Centro  y solo algunos matarratones en la calle Santander (40), “la calle del cambio” , todavía subsisten sin que los rieguen. Hay que acudir a las especies nativas. “Maticas sinvergüenzas que sobrevivan”, decía don Quecho Juliao Sarabia. Desde la Sociedad de Mejoras Públicas, Don Polidoro Plata Rueda y Doña Emma Tovar de Buitrago se les deben la siembra de  robles  amarillos y morados, que en su etapa de florescencia,  engalanan muchas aceras del norte de Barranquilla.  Ustedes ¿ Se imaginan el Gran Malecón frente al río, sombreado por árboles, que por temporadas además le aporten colorido? En Washington D.C. cientos de cerezos que hasta con jardineros envió en donación el emperador del Japón -para cuidarlos en sus inicios-  aportan a la  temporada turística  para admirarlos; apenas florecen. 

Has disfrutado de todos los contenidos gratuitos del mes que ofrecemos a nuestros visitantes

Te invitamos a registrarte en EL HERALDO

¿Ya tienes una cuenta?

Disfruta de los siguientes beneficios:

Acceso ilimitado
Imagen de sandra.carrillo
X

Hola,

Bienvenido a tu cuenta de EL HERALDO.

Con tu cuenta de EL HERALDO vive una nueva experiencia. En este momento nuestros usuarios registrados disfrutan de:

Acceso Ilimitado

Bienvenido a EL HERALDO

Bienvenido, puedes ingresar con tu correo electrónico y contraseña registrada.

Si todavía no tienes una cuenta, puedes registrarte aquí, es gratis.

Conéctate con tu cuenta de Facebook ó Google

Registrate en EL HERALDO

Crea tu cuenta en EL HERALDO y vive una nueva experiencia. En este momento nuestros usuarios registrados disfrutan de:

Acceso Ilimitado

* La contraseña debe ser mayor de 5 caracteres, contener una mayuscula y un dígito

x

Reestablecer tu contraseña

Ingresa el correo electrónico con el cual te registraste, te enviaremos un enlace para que puedas restablecer tu contraseña y acceder de nuevo.

La sesión ha sido cerrada con exíto
Por favor, complete su información de registro aquí
DETECTAMOS QUE TIENES UN BLOQUEADOR DE ANUNCIOS ACTIVADO
La publicidad nos ayuda a generar un contenido de alta calidad
No quiero apoyar el contenido de calidad
X
COMO REPORTAR A WASAPEA
1) Agrega a tu celular el número de Wasapea a EL HERALDO: +57 310 438 3838
2) Envía tus reportes, denuncias y opiniones a través de textos, fotografías y videos. Recuerda grabar y fotografiar los hechos horizontalmente.
3) EL HERALDO se encargará de hacer seguimiento a la información para luego publicarla en nuestros sitio web.
4) Recuerda que puedes enviarnos un video selfie relatándonos la situación.
Ya soy suscriptor web