El Heraldo
Opinión

El día después de Trump

La era Biden no será fácil.

Algunas victorias electorales provocan entre los ganadores varios tipos de sensaciones. La de Joe Biden, presidente número 46 de los Estados Unidos, produjo alivio en ese país y en el mundo. La ciclotímica forma de gobierno de Donald Trump generó una mezcla de angustia, depresión, rabia y miedo. Ese coctel fue el que desactivó una nación que tuvo un récord de participación que no se veía desde 1900. Las minorías, las mujeres y los jóvenes unificaron esfuerzos de forma ordenada y eficaz para ponerle un muro al trumpismo.

La era Biden no será fácil. Ya vemos que Trump no quiere aceptar que sus ideas perdieron. El empresario perdedor tiene una razón mediata y otra inmediata para desconocer los resultados. La cercana, es lograr influir en las elecciones definitivas del próximo 5 de enero en el estado de Georgia, donde se juegan dos sillas del senado norteamericano. Trump quiere que la idea, sin ninguna prueba, de un supuesto fraude mantenga electrizados a los radicales republicanos en ese territorio sureño donde después de 30 años ganó las presidenciales un demócrata. Si ganan los republicanos hacen la mayoría senatorial y podrán bloquear la agenda del nuevo inquilino de la Casa Blanca. Y la de largo plazo, es extender sus 72 millones de votos e incidir dentro de cuatro años en la elección para seguir radicalizando y dividiendo a los estadounidenses. Tamaño reto para el nuevo mandatario, pero es una gran oportunidad para Kamala Harris.

A propósito de Kamala, el día que Biden anunció su victoria como el presidente de mayor edad, 77 años, que gana en ese país, dejó la percepción de una evidente y capaz sucesora en caso de no presentarse a su reelección en 2025. Algunos observadores de la política afirman que la única forma para que los demócratas puedan alcanzar el sueño de tener la primera presidente gringa era asegurar primero la vicepresidencia y luego encaminarla a la silla de George Washington. A esto también le debe tener temor el derrotado Donald Trump.

La agenda del nuevo gobierno es clara. Primero, superar la crisis del Covid por cuyo pésimo manejo perdió Trump. Segundo, la recuperación económica pospandemia y “desinflamar” las relaciones internacionales de ese país que con el anterior gobierno tuvo una política exterior inflamatoria en todos los frentes de la diplomacia. En lo bilateral tuvo triunfos inconclusos, y el multilateralismo trumpista arremetió contra la ONU, OTAN y la OMS, sin lograr su descompuesto cometido. Por ello la acción internacional de Biden, experto en esta materia, será sin duda un pilar de su gestión.

Para Colombia, que muchos la metieron en la refriega electoral “floridiana”, hay que recordar que una cosa es una campaña y otra, gobernar. Biden es un estadista. Entiende perfectamente la diferencia. Lo que debería hacer el gobierno Duque es leer muy bien el nuevo tono y reformular la partitura. Necesariamente va a tener que cambiar algunos músicos, pero ojalá la batuta la retome la Casa de Nariño y deje al jefe del partido de gobierno con su colega expresidente en largas charlas en Mar A Lago. ¿Cuál será el hándicap del exsenador? ¡Soñar no cuesta nada!

@pedroviverost

Facebook
Twitter
Messenger
Whatsapp

Más Columnas de Opinión

El Heraldo
Tatiana Dangond

Los retos de Petro

Hoy se posesiona el primer presidente de izquierda en Colombia, un hecho que tiene expectante a toda la sociedad por las repercusiones que ello pueda tener de cara a las libertades económicas, pero que sin duda es la muestra de una democracia que

Leer
El Heraldo
Rafael Nieto

Balance agridulce

Duque tuvo que lidiar con dos eventos catastróficos, la pandemia y los paros y bloqueos del 2021 impulsados por la izquierda radical.

El manejo de la crisis de salud pública fue impecable. No hay habitante que no haya recibido atenció

Leer
El Heraldo
Juan Carlos Echeverry

¿El progresismo es marxismo?

El marxismo es en esencia una prerrogativa. Como teoría es deficiente, simplista y pretenciosa. Equivale a reducir la historia universal a un par de ocurrencias supuestamente geniales de un señor. Pero la historia universal no es reducible a un

Leer
El Heraldo
Catalina Rojano

Abrazar la verdad

En el colegio conocí la historia de Colombia. Una historia contada desde una sola orilla. Una en la que relatos como el desplazamiento forzado de mis abuelos maternos de tierras santandereanas hacia la Costa Caribe a mediados del siglo XX no se c

Leer
Ver más Columnas de Opinión
DETECTAMOS QUE TIENES UN BLOQUEADOR DE ANUNCIOS ACTIVADO
La publicidad nos ayuda a generar un contenido de alta calidad
No quiero apoyar el contenido de calidad
X
COMO REPORTAR A WASAPEA
1. Agrega a tu celular el número de Wasapea a EL HERALDO: +57 310 438 3838
2. Envía tus reportes, denuncias y opiniones a través de textos, fotografías y videos. Recuerda grabar y fotografiar los hechos horizontalmente.
3. EL HERALDO se encargará de hacer seguimiento a la información para luego publicarla en nuestros sitio web.
4. Recuerda que puedes enviarnos un video selfie relatándonos la situación.