El Heraldo
Opinión

Vergüenza nacional

Es que la finalidad de la inviolabilidad de los congresistas explica naturalmente sus características y alcances. En cuanto a sus rasgos esenciales, en primer término, la doctrina constitucional y la práctica jurisprudencial coinciden en señalar que esta prerrogativa es primariamente una garantía institucional en favor del Congreso y de la democracia, en vez de ser un privilegio personal del senador o del representante como tal. 

¿Cómo voto?  Preguntó Anatolio Hernández Lozano, representante a la cámara por el Departamento de Guainía, curul que coronó en representación del Partido de la U, con 2.338  votos.  Rauda la presidente de la corporación Jennifer Arias, representante a la cámara del Centro Democrático, por el departamento del Meta, respondió: Anatolio, vote sí.

Este hecho sin precedente por bochornoso, falto de ética y atípico, en cualquier democracia consolidada del mundo, traería eventualmente consecuencias disciplinarias, penales y censura nacional. Sin embargo, para la “democracia” colombiana teniendo en cuenta el descaro de su clase política, considero simplemente que el episodio no pasará más allá de ser otra anécdota de la corrupción parroquial.    
Es que no importó o muy poco, que en aquel  momento se votaba la norma eliminatoria de la ley de garantías, prohibitiva de la contratación pública en época preelectoral, por si sola inconstitucional como era de conocimiento de la Cámara de Representantes en pleno. Es decir, la corporación debatía una norma espuria con procedimientos que pudieran ser delictivos o por lo menos disciplinables. 

Tamaño despropósito contrasta con el reto que se impuso la presidente de la corporación Jennifer Arias, al expresar en su acto de posesión que: 

"Tenemos el enorme reto de recuperar la imagen de un congreso con altos niveles de desaprobación y estoy convencida que en esta legislatura trabajando en equipo, con presencia aún más fuerte en nuestras regiones y construyendo sobre las diferencias, Colombia brillará desde los territorios".

Su embarrada jamás permitirá la recuperación de la pésima imagen del congreso ni muchos  menos propiciará la disminución de los altos niveles de desaprobación de la corporación. Ni lo uno ni lo otro, todo lo contrario, representa una muestra más de la clase política abyecta y ruin que hay que cambiar en el 2022. 

Los “Honorables Representantes” Arias y Hernández, son una vergüenza para los departamentos del Meta y Guainía,  por supuesto para la nación. 

En tales circunstancias, no hay aplicación de la inviolabilidad parlamentaria, porque según la Sentencia C-1174/04, la inviolabilidad no  comporta, el establecimiento de una especie de “inmunidad judicial” sobre todas las actuaciones de los senadores y representantes que los haría “totalmente irresponsables” y que implicaría que “no pueden ser perseguidos por jurisdicción alguna”.

Es que la finalidad de la inviolabilidad de los congresistas explica naturalmente sus características y alcances. En cuanto a sus rasgos esenciales, en primer término, la doctrina constitucional y la práctica jurisprudencial coinciden en señalar que esta prerrogativa es primariamente una garantía institucional en favor del Congreso y de la democracia, en vez de ser un privilegio personal del senador o del representante como tal. 

Es que bajo la sombra de la inviolabilidad no se puede atropellar el ordenamiento jurídico, ni los principios y valores sociales. Tal hecho por demás deleznable representa una desvergüenza nacional.

 

Facebook
Twitter
Messenger
Whatsapp

Más Columnas de Opinión

El Heraldo
Fernando Giraldo

Un mal innecesario

Los partidos políticos en lugar de trabajar por la mayoría de los colombianos se dedican a dar espectáculos bochornosos de mezquindad, egoísmo y anti-política, sin democracia. Hacen encuestas que amañan, adulteran y aceptan según los result

Leer
El Heraldo
José Consuegra

A merced de la ciberdelincuencia

Las frecuentes denuncias del saqueo de cuentas bancarias y cupos de tarjetas por obra de la ciberdelincuencia se han vuelto comunes en el mundo digital. En Colombia, esta práctica delictiva se encuentra en ascenso en sus diferentes modalidades y,

Leer
El Heraldo
José Félix Lafaurie

Que siga la “Farcsa”

Discrepo del expresidente Uribe en su carta al secretario general de la ONU, cuando afirma que “acuerdo de paz no ha habido”, porque sí lo hubo, pero entre un gobierno que representa a 50 millones de colombianos y unos narcoterroristas que no

Leer
El Heraldo
Ricardo Plata Cepeda

COP26: Es la deforestación

Primera escena: Corría el año 2001. Un grupo de funcionarios de empresas mineras y petroleras nos trasladamos en avioneta primero y por trocha después a la vereda Los Pozos, en San Vicente del Caguán, sede del campamento que el gobierno montó

Leer
Ver más Columnas de Opinión
DETECTAMOS QUE TIENES UN BLOQUEADOR DE ANUNCIOS ACTIVADO
La publicidad nos ayuda a generar un contenido de alta calidad
No quiero apoyar el contenido de calidad
X
COMO REPORTAR A WASAPEA
1. Agrega a tu celular el número de Wasapea a EL HERALDO: +57 310 438 3838
2. Envía tus reportes, denuncias y opiniones a través de textos, fotografías y videos. Recuerda grabar y fotografiar los hechos horizontalmente.
3. EL HERALDO se encargará de hacer seguimiento a la información para luego publicarla en nuestros sitio web.
4. Recuerda que puedes enviarnos un video selfie relatándonos la situación.