El Heraldo
Opinión

Majestad presidencial

La majestad de un presidente se gana por la transparencia familiar y personal, expuestas a lo largo de su vida, logros, ejecutorias, intelecto y  personalidad. Al contrario, la majestad de la presidencia se pierde por: elegir a candidatos “defectuosos”, en su material humano, carentes académica, intelectual y emocionalmente para el ejercicio del cargo, y también, llevando a la primera magistratura del Estado a un ser corrupto.

La majestad representada por un Presidente de Estado se ha perdido. Para el pueblo soberano, la percepción del ejercicio presidencial no es la mejor, generalizadamente considera que cualquier perico de los palotes puede ser  presidente en Latinoamérica.

La verdad es que el material, contextura, intelecto y talla moral, de un Presidente de Estado, deben ser las mejores. Sin embargo, para desventura de los estados latinoamericanos muchos de sus presidentes son opacos, del peor material humano, sin contextura en sus personalidades, escasos de mente y enanos morales.

Entonces, considero que los candidatos presidenciales deben pasar previamente la “prueba del oro”. Sí, aquella traída para la ocasión por el Eclesiastés, que plantea: “El oro se prueba con fuego y el hombre se prueba con oro”.

El oro significa: pureza, valor, dignidad, superioridad y majestad, propios de la figura presidencial. El fuego históricamente representa la fuerza de purificación e integración humana.

Es decir, los candidatos previamente a ser votados por el ciudadano deben ser probados objetivamente en sus pasiones, principios morales, intelecto y prospección. Una buena manera de hacerlo simbólicamente es con oro, dinero o plata.

Para ello, su trayectoria pública, familiar, comercial, industrial, académica y personal, deben ser sometidas a prueba de fuego, no es más que examinar cual ha sido su comportamiento con el “oro público”, el erario o hacienda pública, seguramente al terminar el ejercicio, nos sorprenderemos como morimos de decepción, al patentizar mayoritariamente el mal material humano, que se nos presenta como candidatos a Presidente de Estado.

No hay duda, también es importantísimo escrutar la vida familiar de los candidatos, bajo los mismos parámetros del “fuego y oro”. Porque si bien es cierto “no existen delitos de sangre”. No es menos cierto, que el ciudadano no tiene porque cargar con el lastre delictivo e inmoral familiar del candidato.

La majestad de un presidente se gana por la transparencia familiar y personal, expuestas a lo largo de su vida, logros, ejecutorias, intelecto y  personalidad. Al contrario, la majestad de la presidencia se pierde por: elegir a candidatos “defectuosos”, en su material humano, carentes académica, intelectual y emocionalmente para el ejercicio del cargo, y también, llevando a la primera magistratura del Estado a un ser corrupto.

En Latinoamérica pareciera últimamente que el único requisito exigible para ser Presidente de Estado u ostentar cualquier cargo público es ser corrupto. Además, adornar su trasegar personal y familiar con faltas al ordenamiento jurídico, en cualquiera de sus aéreas. 

La explicación diáfana de tan aberrante situación consiste en falta de: educación, pobreza y cultura política, carencias que hacen del pueblo una presa fácil, que no sabe elegir ni es consciente del valor de su voto.

Todos somos responsables con nuestro voto en devolverle la majestad a la institución Presidencial del Estado. Siendo así las cosas, debemos ser probados nosotros mismos con “Fuego y Oro”.

 

Facebook
Twitter
Messenger
Whatsapp

Más Columnas de Opinión

El Heraldo
Oriana Álvarez Vos

Más y mejores empleos

Esta semana el DANE presentó las cifras del mercado laboral, para el 2022, la tasa de desempleo total nacional fue 11.2 por ciento, 2.6 puntos porcentuales más baja que la reportada el año pasado.  En el 2021, la economía logró gene

Leer
El Heraldo
Néstor Rosanía

Genocidio de la UP

La sentencia proferida por la Corte Interamericana de Derechos Humanos, condenando al Estado colombiano nos deja una serie de reflexiones. 

Primero. Esto debe ser visto como una sentencia de inicio y no de final, quiere decir, el si

Leer
El Heraldo
Orlando Araújo Fontalvo

Novelistas malos y buenos

Un monumento a la arbitrariedad supuso la publicación en 1910 de Novelistas malos y buenos, del padre Pedro Ladrón de Guevara, el único manual de censura literaria que alcanzó a ser publicado en Colombia. En él, su autor se dedica a descalifi

Leer
El Heraldo
Eduardo Verano

El ELN y la paz

Tuve la experiencia como Min Ambiente del gobierno Samper de ayudar a coordinar las conversaciones de paz de 40 políticos y empresarios con una delegación del ELN, y se firmó el acuerdo de Puerta de Cielo en julio 1998, con el auspicio Gobierno

Leer
Ver más Columnas de Opinión
DETECTAMOS QUE TIENES UN BLOQUEADOR DE ANUNCIOS ACTIVADO
La publicidad nos ayuda a generar un contenido de alta calidad
No quiero apoyar el contenido de calidad
X
COMO REPORTAR A WASAPEA
1. Agrega a tu celular el número de Wasapea a EL HERALDO: +57 310 438 3838
2. Envía tus reportes, denuncias y opiniones a través de textos, fotografías y videos. Recuerda grabar y fotografiar los hechos horizontalmente.
3. EL HERALDO se encargará de hacer seguimiento a la información para luego publicarla en nuestros sitio web.
4. Recuerda que puedes enviarnos un video selfie relatándonos la situación.