El Heraldo
Opinión

Alcantarilla, negligencia y muerte

Ese dolor de madre no impedirá acudir a la judicatura para que Puerto Colombia responda por la muerte de Luisa Fernanda y de esta manera no se sigan sucediendo muertes de jóvenes llenos de vida, me lo afirma.

Ley natural de vida. El reloj marcaba las 10 de la noche, Everlides se encontraba frente a su televisor, cuando con sobresalto contestó su teléfono celular. Al otro lado, su sobrina  Helen le informaba la caída de Luisa Fernanda, su única hija, en una alcantarilla en el corredor universitario de Puerto Colombia.

Los acelerados latidos de su corazón de madre anunciaban lo peor. Sin embargo, su fé católica le daba la certeza de superar de la mano de Dios la gravedad de lo sucedido. 

En la víspera de la misa de ocho días, compungida confiesa en nuestra entrevista, que jamás llegó a pensar que, días después de aquella fatídica noticia, enterraría a su hija amada, debido, -según ella lo que califica entre sollozos-,  a una clásica negligencia médico quirúrgica en el tratamiento recibido por fractura de tibia y peroné cerrada, producida a Luisa Fernanda con la caída en una alcantarilla de 7 metros de profundidad, “cuidados” dispensados por los galenos De La Peña, -padre e hijo-, especializados en ortopedia, quienes adelantaron los procedimientos en la Clínica Porto Azul.

En un absurdo cambio de la “Ley de la Vida”, nadie imagina el dolor sufrido por una madre que entierra a su hija de tan solo 18 años de edad. En condiciones naturales Everleides, esperó morir feliz de vieja y ser enterrada por su hija Luisa Fernanda. Hoy, en cambio, Everleides se encuentra muerta en vida, sepultada en su propio dolor.

Maldita Alcantarilla.   Repugnancia, residuos, baterías y excrementos recorren las entrañas subterráneas de las calles por donde libre transitamos. Suele calificarse a lo peor de los representantes de la sociedad, como “ratas de alcantarilla” porque son los únicos seres, -quienes en símil con aquel roedor-, son capaces de mutar y sobrevivir al putrefacto ambiente “adornado” por sus propias heces. 

En un país como el nuestro, cobra especial importancia la muerte de Luisa Fernanda, en atención a la responsabilidad estatal por la exposición de aquellas trampas de muerte humana, en que se han convertido las alcantarillas.

Literalmente, Luisa Fernanda cayó en un ambiente séptico inundado de bacterias, oscuro, enmontado y desprovisto de señales de advertencia que impidieran su circulación libre y segura de todo peligro. 

Everlides, su madre, no duda en responsabilizar de tal omisión al municipio de Puerto Colombia. A mi pregunta: ¿Qué le pediría a Dios en estos momentos? Con voz casi inaudible, responde: “Dios devuélveme a mi hija”.

Ese dolor de madre no impedirá acudir a la judicatura para que Puerto Colombia responda por la muerte de Luisa Fernanda y de esta manera no se sigan sucediendo muertes de jóvenes llenos de vida, me lo afirma.

Un poco mas de dos horas duró el dramático rescate de Luisa Fernanda efectuado por el Cuerpo de Bomberos, tiempo interminable en que se aferró al de arriba con valentía salió con vida, consciente y con la esperanza en terminar sus estudios de Ingeniería Industrial.

¡Maldita alcantarilla! 

@orlandocaba                              

 

Facebook
Twitter
Messenger
Whatsapp

Más Columnas de Opinión

El Heraldo
Sergio Arenas

Servicios públicos en riesgo

El nuevo proyecto de reforma para modificar la Ley de Servicios Públicos en el país pretende, como lo anunció el presidente Petro hace unos meses, que el eje del servicio sea el usuario, una intención plausible desde los derechos sociales. Sin

Leer
El Heraldo
Manuel Moreno Slagter

Los vidrios polarizados

Por estos días generó inconformidad un anuncio que advertía sobre la puesta en marcha de controles destinados a verificar la correcta aplicación de la resolución 3777 de 2003 del Ministerio del Transporte, que regula el tono de oscuridad del

Leer
Ver más Columnas de Opinión
X
COMO REPORTAR A WASAPEA
1. Agrega a tu celular el número de Wasapea a EL HERALDO: +57 310 438 3838
2. Envía tus reportes, denuncias y opiniones a través de textos, fotografías y videos. Recuerda grabar y fotografiar los hechos horizontalmente.
3. EL HERALDO se encargará de hacer seguimiento a la información para luego publicarla en nuestros sitio web.
4. Recuerda que puedes enviarnos un video selfie relatándonos la situación.