El Heraldo
Opinión

Oportunidades del puerto

El 6 de marzo de 2012, en desarrollo del Acuerdo de Prosperidad N° 64 celebrado en Barranquilla, el presidente Juan Manuel Santos anunció que era la hora de poner en práctica la tan anhelada recuperación del río Magdalena, que desde la época de Simón Bolívar se había soñado. Para ello apoyó e impulsó todo lo que fuera necesario para que ese contrato de Asociación Publico Privada, APP, fuera una realidad.

Desde esa fecha hasta hoy todas las cosas que han pasado se resumen en que el contrato para el proyecto de Recuperación de la Navegabilidad en el río Magdalena, comúnmente llamado APP No. 001 de 2014, no vas más. Si bien lo anterior le ha producido daños y perjuicios al Río, al canal de acceso de Barranquilla, a sus usuarios, al país y a la ciudad, al punto de que a esta la obligaron a decretar una calamidad doméstica, y a Cormagdalena, que decretó la urgencia manifiesta, lo sucedido también genera oportunidades.

El contrato que arranca, que se espera esté listo en enero de 2018, buscará –al menos que se cambie– garantizar la recuperación de la navegabilidad en un trayecto de 908 km, desde Puerto Salgar a Barranquilla, para que por el Río naveguen grandes convoyes de carga las 24 horas del día todo el año.

El costo de dicho contrato, hasta ahora, es de $2.5 billones, suma que se justifica para tratar de incrementar el volumen de la carga a movilizar por el Río, sin incluir a Barranquilla, que en 2016 fue de 2.454.000 toneladas y en 2015 de 1.896.000. 

Mientras toda esa carga se mueve por esos 908 km, por el puerto de Barranquilla, que solo tiene 22 km en el Río, se movilizaron 10.481.822 toneladas en 2015 y 10.990.416 en 2016, volúmenes que al ser comparados con lo que pasa por el resto del Río obligan al lector más inocente a formularse varios interrogantes.

Para completar este escenario, al Canal del Dique, con solo 115 km, el Fondo de Adaptación le invertirá $2,2 billones con el fin de disminuir el riesgo de inundaciones, controlar la entrada de sedimentos a la bahía de Cartagena y recuperar su navegabilidad, entre otras obras.

Si así son las cosas, qué tiene de injusto que el puerto de Barranquilla, repito, con solo 22 km y por donde se mueve el mayor número de toneladas por el Magdalena, sea atendido en función de lo anterior y no bajo la premisa de fomentar el desarrollo y el tránsito de barcazas fluviales por esta zona del país, como parece que hubiera sido el propósito con el que nos han querido tratar.

A pesar del tiempo que se perdió, es una excelente oportunidad para que Barranquilla en la nueva APP, que de manera oportuna y anticipada ha venido preparando Cormagdalena, no solo participe con sus sugerencias y recomendaciones, como ya está ocurriendo, sino que sean atendidas sus necesidades, que no son las de un puerto de barcazas sino la de uno marítimo.

Estamos seguros que Cormagdalena, además de tomar hoy el liderazgo para que de una vez por todas la ciudad tenga su puerto de aguas profundas, seguirá respaldando a Barranquilla entregándole a su puerto marítimo y fluvial en esa nueva APP, una anchura de canal, zonas de fondeo, mantenimiento de tajamares y zonas de giro, acorde con la naturaleza del puerto, y para que nadie evada sus responsabilidades es necesario que las multas a imponer al nuevo concesionario, en todos los casos, tengan un valor superior al costo de las obras o servicios que no se lleguen a ejecutar por incumplimientos.

@clorduy

clorduym@gmail.com

Facebook
Twitter
Messenger
Whatsapp

Más Columnas de Opinión

El Heraldo
Francisco Cuello Duarte

La paz total. ¿Una metáfora?

La propuesta del presidente Gustavo Petro sobre la paz total es un acto político de largo alcance, que demuestra la moderna estrategia de un gobernante inspirado en las enseñanzas de Maquiavelo sobre el manejo del poder político, especialmente

Leer
El Heraldo
Simón Gaviria

La tributaria territorial

Todo candidato promete gastar más, pero cobrar menos impuestos. Una aritmética basada en “eficiencias” en la administración de impuestos, esfuerzos que, aunque útiles, nunca han recaudado lo suficiente para equilibrar finanzas. La discipli

Leer
El Heraldo
Nicolás Renowitzky R.

El aeropuerto que no fue

Procuro tocar temas que conozco y no especular sobre lo que no me consta. No he viajado en avión desde antes de empezar la pandemia, por lo que no conozco la remodelada y muy criticada terminal del aeropuerto Ernesto Cortissoz. Solo he visto su f

Leer
Ver más Columnas de Opinión
DETECTAMOS QUE TIENES UN BLOQUEADOR DE ANUNCIOS ACTIVADO
La publicidad nos ayuda a generar un contenido de alta calidad
No quiero apoyar el contenido de calidad
X
COMO REPORTAR A WASAPEA
1. Agrega a tu celular el número de Wasapea a EL HERALDO: +57 310 438 3838
2. Envía tus reportes, denuncias y opiniones a través de textos, fotografías y videos. Recuerda grabar y fotografiar los hechos horizontalmente.
3. EL HERALDO se encargará de hacer seguimiento a la información para luego publicarla en nuestros sitio web.
4. Recuerda que puedes enviarnos un video selfie relatándonos la situación.