El Heraldo
Opinión

COVID-19, distopía

Soñé que el mundo se paralizaba. Una pandemia se apoderaba de la humanidad y demostraba la fragilidad de la vida. La salud era el tema principal y la economía pasaba a un tercer plano. Morían personas, otras se enfermaban y los demás sentían miedo. Entrábamos en confinamiento. El distanciamiento físico era nuestra salvación. La vida social ahora era únicamente virtual. Estábamos lejos de nuestros familiares y amigos. Las cuentas no dejaban de llegar y la angustia crecía. Los hospitales no estaban diseñados para atendernos a todos. La sociedad colapsaba por la crisis. La desigualdad nos estallaba en la cara. La vida cambió.

Desperté.

No es un sueño.

No es ciencia ficción.

Es la nueva realidad.

Llevo quince días en confinamiento. Tomé la decisión de quedarme en casa antes de que fuera una medida obligatoria. Los días son lentos y las noches eternas. La cotidianidad es una pausa constante. La incertidumbre es la única verdad. Un virus llegó a recordarnos que somos mortales, que nada está asegurado. Nos muestra la profunda desigualdad en los países latinoamericanos. El deficiente sistema de salud y la urgencia de cambiar el rumbo. Nos confirma el valor inigualable de la vida.

Somos diferentes y cada uno reacciona de manera distinta. Esta situación afecta al mundo entero. Por supuesto, unos se encuentran en una condición inaceptable e injusta. Otros al menos tienen techo y comida. Sin embargo, la preocupación y fragilidad es colectiva. Por primera vez, nos reconocemos como parte de un todo. Hacemos parte de la misma distopía. Un suspiro de esperanza será nuestro motor. La lucha por la vida nuestra salvación.

El mundo necesita reaccionar. Defender la educación, la salud pública y de calidad, los derechos fundamentales. No es un asunto de “castrochavistas”, es un tema de humanidad. En este stop colectivo es clave reflexionar. Comprender que la protección de la vida es prioridad. También es momento de recuperar al ser humano. En este proceso, tal vez nos perdamos más. Es un reto encontrarnos, pero será difícil. El poshumanismo es la nueva cara de la sociedad.

Žižek cree que es el fin del capitalismo y el despertar de la sociedad, mientras que Byung-Chul Han considera que la negación de las experiencias que vivimos crea una barrera de falsedad en la percepción que se interpone entre la realidad y nuestra experiencia. También afirma que el individualismo podría crecer después de esto y que el virus no vencerá al capitalismo. Ahora, sí manifiesta que la crisis sanitaria mostrará ámbitos ocultos y negados, nos obligará a modificar nuestra forma de concebir el mundo.

Nadie sabe qué va a pasar. Nadie lo puede asegurar. Todos estamos en un vacío. Es el eco de una colectividad que se aleja, que se encierra y, al mismo tiempo, se acompaña. Es el paro de la vida, esa vida que se siente tan frágil y vulnerable. Esa vida que nos recuerda la vida que olvidamos.

Colofón: He vivido días complicados junto a mis amigos. Uno de nosotros entró a UCI en Madrid. Es un joven de 29 años, sano y no hacía parte de la población vulnerable. Pero así de sorpresivo es este virus. Le pasó a él, como podría pasarle a cualquiera de nosotros. Su recuperación es la ilusión que nos acompaña día a día. Te queremos, Jesús. Fuerza.

@MariaMatusV – maria.matus.v0@gmail.com

Facebook
Twitter
Messenger
Whatsapp

Más Columnas de Opinión

El Heraldo
Remberto Burgos

¡Infames!

En el momento de escribir estas líneas Colombia batió récord en la pandemia; 31.65 6casos/día y 573 fallecimientos. Pero el enajenamiento social nos tiene indolentes: ya no importan estas cifras y la soñada inmunidad de rebaño será estampid

Leer
El Heraldo
José Consuegra

Nefasta polarización

Como columnista he experimentado en carne propia la grave y compleja situación de polarización que vive el país. Cuando escribo de temas como la pobreza y la necesidad de equidad me clasifican en la izquierda y cuando me refiero a la creación

Leer
El Heraldo
José Félix Lafaurie

Paro homicida

Los 550 colombianos que murieron de la covid-19 el 9 de junio no eran una cifra, sino víctimas de un “paro homicida”, que mata el empleo y la subsistencia de los más necesitados, y también a quienes caen, por desgracia, en la cadena de cont

Leer
El Heraldo
Fernando Giraldo

Miedo y esperanza

Un amigo, a propósito de una anterior columna, dijo que me estaba convirtiendo en “activista”. Le respondo que sueño con un mundo libre y justo, en el cual no se utilice la democracia contra ella misma. La democracia perece cuando es menosca

Leer
Ver más Columnas de Opinión
DETECTAMOS QUE TIENES UN BLOQUEADOR DE ANUNCIOS ACTIVADO
La publicidad nos ayuda a generar un contenido de alta calidad
No quiero apoyar el contenido de calidad
X
COMO REPORTAR A WASAPEA
1. Agrega a tu celular el número de Wasapea a EL HERALDO: +57 310 438 3838
2. Envía tus reportes, denuncias y opiniones a través de textos, fotografías y videos. Recuerda grabar y fotografiar los hechos horizontalmente.
3. EL HERALDO se encargará de hacer seguimiento a la información para luego publicarla en nuestros sitio web.
4. Recuerda que puedes enviarnos un video selfie relatándonos la situación.