El Heraldo
Opinión

Un peso que se divide

Porque a pesar de lo que les pese, la procesión la llevan por dentro, y nunca pierden la esperanza de que las cosas cambien.

Nadie sabe las cruces que otros cargan, ni cuánto tiempo las llevan cargando. Nadie sabe cuánto dolor hay en la historia de una familia, ni cuánta lucha ha habido dentro de las paredes de un hogar. Nadie sabe lo que tan solo es visible para quienes cargan cruces similares, y completamente invisible para los ojos del resto. Nadie sabe lo que hacen los padres por sus hijos.

Es por esta razón que quizás una de las lecciones más grandes que me ha dado la vida es esta: por más que creamos que tenemos la verdad revelada, por más que pensemos que lo sabemos todo, por más que hagamos de suposiciones unas certezas, no tenemos idea de lo que el otro está viviendo. Y me incluyo en este listado, pues como ser humano que soy muchas han sido las veces que me he equivocado creyendo que lo sé todo, cuando en realidad no sé absolutamente nada.

Tal vez por eso es que siento demasiada admiración por los que sin miedo deciden ser padres y, por ende, eligen convertirse para siempre en los responsables de aquellos que traen a este mundo de tantos peligros, de tantas tentaciones y de tantos obstáculos. Creo que por esto es que cuando se acercan fechas como el Día de la Madre o Día del Padre, agradezco tanto el hecho de tenerlos con vida, luchando siempre por las nuestras. 

Y es que el amor de los padres por sus hijos es tan grande (esto lo he escrito antes, pero vale la pena repetirlo) que es un amor que trasciende todo, un amor que perdona una y mil veces, un amor incondicional. Es un trabajo que no conoce ni de horarios, ni de condiciones, ni de vacaciones. Es un amor que jamás será igual de recíproco. Es un amor que asumo que solo conoce el que es papá, porque ni como hijos alcanzamos a dimensionar. Sin importar lo que pase, ahí siempre están.

Porque desde el instante en el que nacemos, nos enseñan lo que a ellos les enseñaron, y nos celebran las pequeñas victorias, pero también nos ayudan a cargar las cruces que nos pesan, tratando de hacerlas más ligeras para el camino. Solo ellos son capaces de entender el sufrimiento, porque lo sufren con nosotros. Solo ellos pueden ayudarnos a cargarla, porque tienen amor de sobra para ello.

Por eso hoy, a tan solo una semana de que sea celebrado un día como el del padre, uno que, seamos sinceros, pasa un poco desapercibido, celebro a todos los que se han quedado para educar, para formar, para amar y para cargar el peso a lo largo del camino.

Porque a pesar de lo que les pese, y de lo mucho que a veces les cueste caminar con ella encima, la procesión la llevan por dentro, y nunca pierden la esperanza de que las cosas cambien, y de que esa cruz algún día deje de pesarles a todos.

PD: Gracias al mío por siempre ayudarnos a cargarnos las nuestras, y siempre con la fe intacta.

Facebook
Twitter
Messenger
Whatsapp

Más Columnas de Opinión

El Heraldo
Tatiana Dangond

Bajeza machista

El machismo en Colombia, además de ser un negocio sumamente rentable, se utiliza como estrategia para desprestigiar a la mujer con facilidad sin necesidad de incurrir en mayores esfuerzos para llegar a ello. Esta semana vimos florecer al machismo

Leer
El Heraldo
Rafael Nieto

Eutanasia y gobierno de los jueces

En una democracia, el ejercicio de definir las conductas punibles es una atribución exclusiva del Legislador como representante del pueblo. En esta materia, sin embargo, como en tantas otras, la Corte Constitucional viene usurpando las funciones

Leer
El Heraldo
Catalina Rojano

Idiotas espaciales

El 12 de abril de 1961 llegó al espacio el primer cosmonauta humano, Yuri Gagarin. A esa gran proeza le siguió la llegada del Apolo 11 a la Luna el 20 de julio de 1969, lo que Neil Armstrong, el primero en pisar el luminoso astro, describió com

Leer
El Heraldo
Ismael Cala

Tres rituales de vida para estar en bienestar

Algunas personas piensan que las rutinas de cuidado personal solo se limitan a asearse diariamente, comer sano y hacer ejercicios. Aunque claro, muchos terminan por obviar las dos últimas opciones. Hablar de cuidado personal está más enfocado

Leer
Ver más Columnas de Opinión
DETECTAMOS QUE TIENES UN BLOQUEADOR DE ANUNCIOS ACTIVADO
La publicidad nos ayuda a generar un contenido de alta calidad
No quiero apoyar el contenido de calidad
X
COMO REPORTAR A WASAPEA
1. Agrega a tu celular el número de Wasapea a EL HERALDO: +57 310 438 3838
2. Envía tus reportes, denuncias y opiniones a través de textos, fotografías y videos. Recuerda grabar y fotografiar los hechos horizontalmente.
3. EL HERALDO se encargará de hacer seguimiento a la información para luego publicarla en nuestros sitio web.
4. Recuerda que puedes enviarnos un video selfie relatándonos la situación.