El Heraldo
Opinión

La ciudad del progreso

Esto de que Barranquilla fuese vista por los ojos de otros como un ‘buen vividero’, esto de que seamos sede de importantes eventos internacionales, y esto de que seamos una tierra del deporte, jamás hubiese pasado en manos parecidas a las de anteriores administradores como lo fueron Bernardo Hoyos, más conocido como ‘el Cura Hoyos’, o Guillermo Hoenigsberg, entre otros. Jamás. 

¿Por qué nos debe importar tanto que haya venido el Rey de España a Barranquilla? ¿Por qué hay tanto alboroto porque haya llegado ‘un señor’ a estas tierras caribeñas? ¿Por qué la ciudad se paraliza por algo tan ‘superfluo’?

Esta semana Barranquilla fue tendencia nacional por la llegada del Rey Felipe VI de España, quién vino a Colombia como invitado especial para el ‘World Law Congress’ que se celebró este año en ‘La Arenosa’, y por supuesto, las opiniones no se hicieron esperar. 

Algunos, quienes en mi concepto son los que constantemente ven ‘el vaso medio vacío’, y les produce un absoluto placer promover esta mentalidad en redes sociales, consideraron una ‘ridiculez’ que se celebrara con tanto ‘bombo y platillo’ la llegada del monarca español, pues eso ‘en nada cambia el precio de la yuca’ (una frase que le encanta utilizar con frecuencia a este tipo de internauta digital). 

Sin embargo, la realidad es que sí es importante, e indirectamente sí puede llegar inclusive a cambiar ‘el precio de la yuca’. En principio, el hecho de que Barranquilla haya sido escogida como sede del ‘World Law Congress’, el congreso más importante de juristas en el mundo, debe ser considerado un orgullo para los barranquilleros, pues esto era hasta hace una década, algo completamente impensable. Porque la verdad sea dicha, hasta ese entonces, nuestra tierra era conocida como la ciudad de los arroyos, la de las nefastas administraciones, la de la incoherencia por ser una de las pocas ciudades ribereñas en el planeta que le diera ‘la espalda al río’, y la de la ‘gente bacana’ que ‘no hace’. 

Pero así como lo dijo Felipe Zuleta en su columna en ‘El Espectador’ de la semana pasada, ‘Curramba’ está ‘bella’ y pujante, gracias a las buenas administraciones que la han puesto así. Barranquilla fue soñada, y por ende trabajada, para que hoy pudiera gozar de ser la capital del progreso en Colombia. 

Que el Rey de España haya llegado a Barranquilla es sumamente importante,  porque a pesar de que siempre tuvimos el apodo de ‘Puerta de Oro’, durante muchísimos años, fuimos todo menos eso. Aquí no llegaba otra cosa que no fueran atrasos, y nuestras ‘glorias’ siempre se remontaban al pasado. Hoy, se piensa en la ciudad con una visión de futuro, y aunque indiscutiblemente todavía hay oportunidad para seguir mejorando, y es innegable que existe un alto grado de inseguridad (producto de un fenómeno que está ocurriendo nacionalmente), se siente que vamos en el camino correcto. 

Esto de que Barranquilla fuese vista por los ojos de otros como un ‘buen vividero’, esto de que seamos sede de importantes eventos internacionales, y esto de que seamos una tierra del deporte, jamás hubiese pasado en manos parecidas a las de anteriores administradores como lo fueron Bernardo Hoyos, más conocido como ‘el Cura Hoyos’, o Guillermo Hoenigsberg, entre otros. Jamás. 

Porque para poder llegar a ‘atender’ hasta al mismísimo Rey de España, han sido necesarios años de trabajo. Porque para poder pasar de ser ‘la ciudad de los numerosos arroyos’ a ser la ‘ciudad de las oportunidades’, ha sido necesaria más de una década de planeación. 

Porque Barranquilla se preparó para grandes cosas, y finalmente, han llegado…

PD: Ah y a propósito, solo con progreso, la economía mejora. Y solo así, el precio de la yuca, se hace más asequible.

 

Facebook
Twitter
Messenger
Whatsapp

Más Columnas de Opinión

El Heraldo
Rafael Castillo Vizcaíno

La idea es un Junior intenso

Me gustó el primer partido de Junior. Más allá del resultado, y a pesar de la falta de claridad en el último cuarto de cancha, en gran parte del primer tiempo, intentó ser un equipo intenso, dinámico y agresivo para atacar y para recuperar e

Leer
El Heraldo
Fernando Giraldo

Política de pequeñeces

En momentos críticos y de desarraigo de la política en Colombia, las élites y los aspirantes a continuar dirigiendo el país en lugar de atender el clamor desesperado de las mayorías se han dedicado a la política de pequeñeces, del poder por

Leer
El Heraldo
Ricardo Plata Cepeda

Los simios del cambio II

Vimos en la columna anterior como la evolución que condujo hasta nuestra especie fue estimulada por docenas de cambios climáticos extremos en los últimos millones de años y que la temperatura templada y la estabilidad del clima en los últimos

Leer
Ver más Columnas de Opinión
DETECTAMOS QUE TIENES UN BLOQUEADOR DE ANUNCIOS ACTIVADO
La publicidad nos ayuda a generar un contenido de alta calidad
No quiero apoyar el contenido de calidad
X
COMO REPORTAR A WASAPEA
1. Agrega a tu celular el número de Wasapea a EL HERALDO: +57 310 438 3838
2. Envía tus reportes, denuncias y opiniones a través de textos, fotografías y videos. Recuerda grabar y fotografiar los hechos horizontalmente.
3. EL HERALDO se encargará de hacer seguimiento a la información para luego publicarla en nuestros sitio web.
4. Recuerda que puedes enviarnos un video selfie relatándonos la situación.