¿Quieres recibir notificaciones?
Si
No
INGRESAR Explora tu perfil

Amigo lector,

Haz disfrutado 5 de 10 contenidos gratuitos.

Nuestro deseo es que continues informandote y disfrutando de todo nuestro contenido, por eso te invitamos a iniciar sesión ó crea tu cuenta gratis en nuestro portal.

SUSCRÍBETE
Opinión

Empecemos por casa

Creo profundamente que tenemos que ser la generación del cambio.

En el mes de junio se celebró el mes del ‘orgullo LGBTIQ’, y como ha sucedido con muchas cosas en esta pandemia, su celebración fue virtual.

Y aunque de muchas formas se manifestaron digitalmente millones de personas para celebrar el amor y para enviar mensajes de apoyo a la lucha por tener los mismos derechos en absolutamente todas partes, aún es triste encontrar mensajes discriminatorios cuyo propósito está en deslegitimar su manera de amar. Sobre todo cuando se trata de gente joven.

Creo profundamente que tenemos que ser la generación del cambio, que debemos educar de una manera distinta, y que le debemos enseñar a los que traemos al mundo, que no tiene nada de malo ser homosexual, bisexual, o creer que han nacido en el cuerpo equivocado. Que eso no es una enfermedad. Que eso no ‘se pega’. Que es una característica más del ser humano. Que es un gusto y, hasta dónde entiendo: ‘entre gustos y colores, no discuten los doctores’.

Es por esto que me aterra encontrarme con personas de mi edad, que han tenido la fortuna de recibir una educación universitaria, que han hecho maestrías en el exterior, que han tenido la oportunidad de conocer el mundo y que han sido testigos de su diversidad cultural, hablando abiertamente sobre la necesidad de seguir privando de derechos a aquellos que han escogido profesar libremente su amor. Me aterra ver que aún hay gente que quiere que amar sea ilegal.

Me sucedió justo esta semana. Estaba hablando con una amiga de mi época escolar, quien desde hace un tiempo ya es mamá, cuando de repente empezamos a hablar sobre el movimiento LGBTIQ, y me comentó lo que opinaba al respecto. Me dijo que consideraba ‘que ahora que tenía hijos, entendía por qué había que restringir a los homosexuales de hacer muestras de cariño en público y que había que tener menos programas de televisión con ‘personajes gais’, porque esto podía ‘confundir’ a los niños y convertirlos en homosexuales’.

Me dio dolor ver que estamos todavía lejos de lo que debería ser, pues en vez de estar tratando de ‘tapar el sol con un dedo’, en vez de intentar ‘blindar’ a los niños de la ‘desgracia’ de ser homosexual, deberíamos estar construyendo una sociedad en la que todos normalicemos la homosexualidad. Porque la idea es que esta conversación llegue a ser tan normal para un niño o una niña, que no tenga por qué sentirse como un ‘monstruo’ por serlo, que no tenga por qué sentir que está ‘cometiendo un pecado’, y que no tenga que pasar sus días deseando ser lo que todos consideran que es ‘normal’.

La única manera de combatir la discriminación es educando diferente. Haciéndoles entender a quienes vienen detrás de nosotros, la importancia del respeto, de la tolerancia, pero sobre todo, de la igualdad. Todos somos iguales y algo tan puro como el amor, no puede ser una razón para intentar diferenciarnos.

Así que olvidémonos de una vez por todas aquello de seguir ‘satanizando’ la homosexualidad, aquello de ver con malos ojos ‘eso de que caminen agarrados de la mano’, y aquello de seguir censurando programas de televisión por ‘insinuación homosexual’.

Porque una persona no ‘se transforma’ en gay. Simplemente, descubre lo que siempre ha sido.

Facebook
Twitter
Messenger
Whatsapp

Más Columnas de Opinión

Néstor Rosanía

La estrategia uribista

Primero, el uribismo históricamente ha querido romper el principio de los pesos y contra pesos de las ramas del poder público, y controlar cada una de las ramas, quiere decir tener en el Congreso mayorías parlamentarias que les permitan tener e

Leer
Álvaro Villanueva

Contra el pesimismo de la OMS

Organizaciones no gubernamentales como Human Rights Watch (HRW) han acusado a Tedros de provocar centenares de muertos en su país de origen, Etiopía, por no haber informado de las tres epidemias de cólera cuando fue Ministro de Sanidad, en 2006

Leer
Francisco Cuello Duarte

Denunciar, denuncia, denunciar!

Hace más de quince años tuve el atrevimiento de denunciar a un alcalde de mi pueblo, Macondo, porque se estaba robando los dineros del municipio. Fui entonces a hablar con el Contralor quien me atendió muy bien, pues estos funcionarios manejan

Leer
Emilio Sardi

¡Reforma Tributaria!

Para mal de Colombia, la camarilla que ha manejado su economía durante las últimas décadas tiene una recomendación estándar para cualquier situación que el país enfrente. Haya lluvias o sequía, crisis o bonanza internacional, precios de ma

Leer
Ver más Columnas de Opinión
La sesión ha sido cerrada con exíto
Por favor, complete su información de registro aquí
DETECTAMOS QUE TIENES UN BLOQUEADOR DE ANUNCIOS ACTIVADO
La publicidad nos ayuda a generar un contenido de alta calidad
No quiero apoyar el contenido de calidad
X
COMO REPORTAR A WASAPEA
1) Agrega a tu celular el número de Wasapea a EL HERALDO: +57 310 438 3838
2) Envía tus reportes, denuncias y opiniones a través de textos, fotografías y videos. Recuerda grabar y fotografiar los hechos horizontalmente.
3) EL HERALDO se encargará de hacer seguimiento a la información para luego publicarla en nuestros sitio web.
4) Recuerda que puedes enviarnos un video selfie relatándonos la situación.
Ya soy suscriptor web