¿Quieres recibir notificaciones?
Si
No
INGRESAR Explora tu perfil

Amigo lector,

Haz disfrutado 5 de 10 contenidos gratuitos.

Nuestro deseo es que continues informandote y disfrutando de todo nuestro contenido, por eso te invitamos a iniciar sesión ó crea tu cuenta gratis en nuestro portal.

SUSCRÍBETE
Opinión

El Dr. Villanueva

Cuando en veinte años se estudie lo que pasó en el fatídico 2020, cuando cuenten acerca de las trágicas muertes que pudieron prevenirse, y cuando hablen acerca de quiénes fueron los que encontraron la tan anhelada vacuna, yo quiero que también puedan hablar acerca de los otros héroes de esta historia, los que poco hablan porque su modestia no se los permite, y los que hacen lo que hacen por vocación, y no por reconocimiento.

Sé que no soy nadie para pensar que mis palabras tendrán eco, pero al menos sé que al escribirlas, quedarán inmortalizadas para siempre. Me gusta pensar que alguien en el futuro podrá toparse con ellas y leerlas. Me gusta creer que si lo escribo, jamás lo olvido. Por eso hoy quiero dedicarle esta columna a uno de esos héroes silenciosos que con sus acciones hablan. Por eso hoy quiero hablar del doctor que no quiero que nadie olvide. Por eso hoy quiero darle las gracias al hombre que le salvó la vida a mi primo.

Pero para poder hablar sobre lo que hizo el doctor Álvaro Villanueva Calderón, primero tengo que contar qué fue lo que le sucedió a mi primo Carlos Hernando Pérez, cómo fue que se contagió con el Coronavirus y cuáles fueron esos errores que casi le cuestan la vida.

Su hija Juliana aterrizó en Barranquilla el pasado 15 de marzo. Había estado un año por fuera estudiando una maestría en Madrid. No venía de vacaciones, simplemente había acabado el curso y era hora de volver a casa. Pero Juliana, que no portaba ningún síntoma, viajó completamente protegida. No habló con nadie, ni tocó a nadie en el camino. Nadie la fue a buscar al aeropuerto y cuando llegó a su casa, nadie la recibió. Se encerró en su cuarto para cumplir con el protocolo de total aislamiento que el gobierno le había exigido, y le dejaban la comida en la puerta. A los pocos días de su llegada, los encargados de la Secretaría de Salud fueron al apartamento a hacerle las pruebas, y luego de una semana (ya que en ese momento, los exámenes debían viajar a Bogotá), vinieron los resultados. “Negativo”, le dijeron. Así que por fin, pudo salir del encierro y volvió a ver a sus familiares en la sala. Ni siquiera le dieron un abrazo.

Juliana no salió de su casa, como tampoco lo hizo su familia, pero a los pocos días, mi primo Carlos se empezó a sentir mal. Tenía tos, fiebre y falta de apetito. Así que le hicieron la prueba, pero por segunda vez en esta historia, le dijeron que había salido negativa.

Sin embargo, al seguir presentando los mismos síntomas, mi primo llamó al doctor Álvaro Villanueva Calderón y le contó lo que le estaba sucediendo. Este le indicó que se fuese al hospital inmediatamente, y ordenó que le dieran el tratamiento para combatir el Coronavirus, a pesar de que sus pruebas hubiesen salido negativas.

Desde el primer momento, fue él quien se apersonó del tema y estuvo en constante comunicación con los médicos de la clínica en la que estaba Carlos. Le recetó siete días de hidroxicloroquina, pero al final, el Dr Villanueva y el equipo médico de la clínica, al ver que sus pulmones estaban muy comprometidos, decidieron sedarlo y entubarlo. Al cuarto día de estar en ese estado, le repitieron la prueba, y finalmente salió positiva.

Mi primo Carlos se salvó porque el doctor Álvaro Villanueva siguió el instinto que le ha dado su experiencia, porque se dejó llevar por los síntomas y no por unos resultados que, lastimosamente, no son precisos, y porque ha dedicado su vida a combatir este tipo de casos, pero, ¿cuántos colombianos cuentan con un Dr. Villanueva? ¿Cuántos dependen de lo que diga una prueba para que lo atiendan en un hospital? ¿Cuántos morirán por esto?

Esas son las preguntas que a mí me quitan el sueño.

Facebook
Twitter
Messenger
Whatsapp

Más Columnas de Opinión

Jesús Molina

La pandemia: la piñata de los corruptos

La pandemia del COVID-19, aunque ha traído muchos males, ha abierto la oportunidad para poner al desnudo la degradación ética y moral de quienes roban y desgreñan la Nación. Haciendo gala de un cinismo grande y, de una conducta temeraria, con

Leer
Marcela Garcia Caballero

Como no se puede opinar

Sí, hoy voy a evitar dar mi opinión ante un país polarizado que no entiende que todos tenemos una historia de sangre, que todos tenemos un muerto víctima de la guerra, que todos tenemos una tristeza, que todos tenemos una razón para querer ju

Leer
Indalecio Dangond

Un plan maquiavélico

Siempre nos mantuvieron engañados, hasta ahora venimos a darnos cuenta que en Colombia existían dos frentes guerrilleros. El armado, que operaba en las zonas rurales del país, traficando con droga, bombardeando pueblos, asesinando a nuestros so

Leer
Ver más Columnas de Opinión
La sesión ha sido cerrada con exíto
Por favor, complete su información de registro aquí
DETECTAMOS QUE TIENES UN BLOQUEADOR DE ANUNCIOS ACTIVADO
La publicidad nos ayuda a generar un contenido de alta calidad
No quiero apoyar el contenido de calidad
X
COMO REPORTAR A WASAPEA
1) Agrega a tu celular el número de Wasapea a EL HERALDO: +57 310 438 3838
2) Envía tus reportes, denuncias y opiniones a través de textos, fotografías y videos. Recuerda grabar y fotografiar los hechos horizontalmente.
3) EL HERALDO se encargará de hacer seguimiento a la información para luego publicarla en nuestros sitio web.
4) Recuerda que puedes enviarnos un video selfie relatándonos la situación.
Ya soy suscriptor web