¿Quieres recibir notificaciones?
Si
No
INGRESAR Explora tu perfil

Amigo lector,

Haz disfrutado 5 de 10 contenidos gratuitos.

Nuestro deseo es que continues informandote y disfrutando de todo nuestro contenido, por eso te invitamos a iniciar sesión ó crea tu cuenta gratis en nuestro portal.

SUSCRÍBETE
Opinión

Perdón y olvido

Los colombianos sabíamos que la impunidad era parte del precio que debíamos pagar para lograr acercarnos a una paz necesaria.

En los últimos días, según se deduce luego de revisar las diferentes declaraciones que han dado los antiguos integrantes de las Farc, va quedando claro que no van a reconocer buena parte de los crímenes que cometieron durante medio siglo de insurrección. Esto en realidad no sorprende tanto, dado que desde hace rato los colombianos sabíamos que la impunidad era parte del precio que debíamos pagar para lograr acercarnos a una paz necesaria. A estas alturas cada uno de nosotros deberá buscar la manera de lidiar con los sentimientos que eso nos suscite, hayamos sido víctimas o no de sus actos. Por eso, y aunque me parece que los ejemplos personales siempre estarán enturbiados por las emociones, acudiré a ello para exponer mi opinión sobre el tema.

Mi madre estaba cenando en el club El Nogal cuando explotó la bomba el viernes 7 de febrero del 2003. A pesar de la gravedad de sus heridas, y de pasar de los cincuenta en aquel momento, logró sobrevivir al atentado luego de soportar varios días hospitalizada. Su esposo no corrió con la misma suerte y murió ese sábado en una unidad de cuidados intensivos, lo que le daría fin a más de veinticinco años de matrimonio. Como se puede suponer, la vida le cambió por completo. Ella falleció hace unos años, sin haber logrado recuperarse del todo.

Por mucho tiempo viví con la desazón y la rabia que dejan las desgracias cercanas, especialmente cuando nada logra darle sentido a lo que ocurrió. El azar en este país puede traer consigo cosas espeluznantes y supongo que a ella y a su esposo también les tocó esa mala suerte que le ha tocado a millones de colombianos. Sin embargo, pasados los años, la resignación y el tiempo van haciendo su trabajo y hoy puedo afirmar que soy capaz de perdonar a quienes le arruinaron la vida a mi madre. Cuando digo que los perdono quiero decir que no tengo impulsos vengativos, ni les deseo males, y ni siquiera pretendo que se les impongan condenas o reparaciones, mientras menos sepa de todo eso, mejor. Lo que no puedo y no quiero hacer es olvidar.

Insisto. Una cosa es abandonar racionalmente la expectativa de justicia y no continuar buscándola, como me pasa a mí, y otra es pretender que sumado a ese perdón, nos olvidemos de todo de lo que fueron capaces de hacer. Todo inane, además. Porque ciertamente a nadie le mejoró la vida luego de algún asesinato, o de algún secuestro o atentado, nadie fue más feliz después de enterrar a sus muertos. Que esas personas hayan encontrado justificación a la matanza indiscriminada de civiles es un asunto que no se puede tachar, que no puede ignorarse.

Ojalá ellos pasen lo que les queda de vida con la paz y la calma que les negaron a tantos, que terminen sus días como mejor les parezca, pero que no nos pidan más. Los dejamos tranquilos, que nos dejen tranquilos a nosotros. Por respeto, deberían abandonar voluntariamente su búsqueda de poder.

moreno.slagter@yahoo.com

Facebook
Twitter
Messenger
Whatsapp

Más Columnas de Opinión

Fernando Giraldo

Cambiar o perecer

Llegamos tarde a la democracia liberal. Esta ya no responde a los reclamos y necesidades del presente. Estamos ad portas de estallidos sociales y las élites no ven o no entienden lo que está ocurriendo. Su torpeza e incomprensión nos ponen en r

Leer
José Félix Lafaurie

Día Nacional del Ganadero

En el año 2005, la Junta Directiva de Fedegán instauró el 30 de septiembre como el Día Nacional del Ganadero, fecha en que las Farc, en 1995, asesinaran alevemente a José Raimundo Sojo Zambrano, expresidente de Fedegán, a quien le cobraron s

Leer
Remberto Burgos

Del médico al policía

La OMS estableció el 17 de septiembre como el día de seguridad del paciente. Su objetivo es prevenir y reducir los riesgos, faltas y lesiones que sufren los pacientes durante la prestación de la atención en salud. El propósito es poner en pr

Leer
Ver más Columnas de Opinión
La sesión ha sido cerrada con exíto
Por favor, complete su información de registro aquí
DETECTAMOS QUE TIENES UN BLOQUEADOR DE ANUNCIOS ACTIVADO
La publicidad nos ayuda a generar un contenido de alta calidad
No quiero apoyar el contenido de calidad
X
COMO REPORTAR A WASAPEA
1) Agrega a tu celular el número de Wasapea a EL HERALDO: +57 310 438 3838
2) Envía tus reportes, denuncias y opiniones a través de textos, fotografías y videos. Recuerda grabar y fotografiar los hechos horizontalmente.
3) EL HERALDO se encargará de hacer seguimiento a la información para luego publicarla en nuestros sitio web.
4) Recuerda que puedes enviarnos un video selfie relatándonos la situación.
Ya soy suscriptor web