El Heraldo
Opinión

Las responsabilidades del fútbol

Los clubes de fútbol suelen quedarse al margen de estos hechos, o se lavan las manos con excesiva rapidez, una actitud indolente con los aficionados, quienes al fin y al cabo se supone que son su razón de ser. Sin ellos el negocio del fútbol no existiría, por eso merecen más respeto y consideración, más atención.

En octubre de 2019, motivado por las violentas protestas que se estaban desarrollando, expuse en este espacio que si no era posible protestar sin destruir y sin poner en peligro a medio mundo, era mejor replantearse el método. Me refería a la responsabilidad indirecta que le correspondía a quienes organizaban esas manifestaciones, abriendo con esa invitación la posibilidad de encontrar otras maneras de expresar las inconformidades, de tal forma que no trajesen consigo tanto peligro y zozobra.

Recordé esa postura luego de leer las noticias que dieron cuenta de los violentos sucesos acontecidos en medio de un partido de fútbol celebrado en Bogotá. Hinchas de Santa Fe y Nacional se trabaron en un desproporcionado enfrentamiento que empañó significativamente lo que debió ser una ocasión festiva: el regreso de los espectadores a los estadios tras las medidas preventivas ocasionadas por la pandemia. Desconcertantes imágenes revelaban salvajes agresiones en medio de la tribuna, invasión a la cancha de juego, familias corriendo despavoridas y un desorden que no se compadecía con el momento. Todo eso resultó decepcionante. Pero la cereza del pastel vino luego del apaciguamiento, cuando una hora después, como si nada hubiese pasado, ignorando a los lesionados y el mal rato, el partido se reanudó. Una torpeza inexcusable que vale la pena resaltar.

Los clubes de fútbol suelen quedarse al margen de estos hechos, o se lavan las manos con excesiva rapidez, una actitud indolente con los aficionados, quienes al fin y al cabo se supone que son su razón de ser. Sin ellos el negocio del fútbol no existiría, por eso merecen más respeto y consideración, más atención. Entonces no basta con anunciar planes que no se cumplen o culpar a las autoridades, o expresar que esos comportamientos tan violentos y destructivos son excepcionales; se reclama más decisión y responsabilidad. La condescendencia con las barras «bravas» —cuya denominación es intrigante (¿por qué tanta bravura?)— es de absoluta potestad de los clubes, quienes podrían censurarlas por un buen tiempo, sin necesidad de explicar mayor cosa. Que no entren más a los estadios: creo que todos preferiríamos un partido en silencio que un partido con heridos o con muertos. También puede ser interesante que ante hechos tan vergonzosos como los que he mencionado, ambos equipos pierdan los puntos en disputa, que nadie gane, que los clubes se jueguen el pellejo ante los actos violentos de sus seguidores. Quizá con medidas así, proponiendo consecuencias directas que conlleven pérdidas económicas, se espabilan los dirigentes.

Es lamentable que en El Campín tenga que disponerse de una «tribuna familiar», suponiendo que deben resguardarse a las familias del resto de los asistentes, entendiéndolos como bárbaros sin control. Si estuviese en mis manos, todas las tribunas de todos los estadios serían familiares, ya basta de tanta tontería por un «trapo» o un color, tanta virulencia inútil y riesgo evitable. Y si definitivamente no somos capaces de ver un partido en paz, pues que se acaben los partidos o los vemos todos por televisión. Como dije, ante el fracaso, hay que replantearse el método.

moreno.slagter@yahoo.com

 

Facebook
Twitter
Messenger
Whatsapp

Más Columnas de Opinión

El Heraldo
Frauky Jiménez Mazo

La ira en mi vida

Para vivir una relación de pareja plena es importante que cada miembro logre exorcizar sus propios demonios. Antes de pedirle al otro que cambie, debes asegurarte de que eres capaz de cambiar.

La ira es una emoción normal y humana. Sir

Leer
El Heraldo
Manuel Moreno Slagter

Ver para creer

Cada vez que inicio la redacción de una columna suelo revisar las aproximaciones que ya he publicado sobre lo que pienso exponer. Al sumar casi ocho años escribiendo en este espacio es inevitable que se repitan temas, por lo tanto, la tarea no e

Leer
El Heraldo
Yamid Amat Serna

“Los desalmados”

Aprendí que para el alma no existe nacimiento ni muerte porque el alma es innaciente, es eterna, permanente y primordial. El alma es la consciencia. 

Aprendí que el alma no sufre el deterioro del cuerpo, es perenne, es fuente colm

Leer
Ver más Columnas de Opinión
DETECTAMOS QUE TIENES UN BLOQUEADOR DE ANUNCIOS ACTIVADO
La publicidad nos ayuda a generar un contenido de alta calidad
No quiero apoyar el contenido de calidad
X
COMO REPORTAR A WASAPEA
1. Agrega a tu celular el número de Wasapea a EL HERALDO: +57 310 438 3838
2. Envía tus reportes, denuncias y opiniones a través de textos, fotografías y videos. Recuerda grabar y fotografiar los hechos horizontalmente.
3. EL HERALDO se encargará de hacer seguimiento a la información para luego publicarla en nuestros sitio web.
4. Recuerda que puedes enviarnos un video selfie relatándonos la situación.