El Heraldo
Opinión

Una callada manera

Se encuentra el Teatro Amira de la Rosa sobre el costado de un boulevard rodeado de frescos árboles que cuando florecen da gusto pasear por sus calles. Acudir a él los domingos en la mañana en su época de esplendor o en las noches de gala inspiraba a los barranquilleros a vestirse con las mejores indumentarias pues, la elegancia y educación de sus acomodadoras, los relucientes pisos, la pulcra alfombra roja del segundo nivel, el aire acondicionado confortable, el imponente cuadro del maestro Alejandro Obregón en el salón principal eran un mandato de las buenas maneras. Su construcción fue una obcecada idea de un grupo de barranquilleros cívicos que sortearon infinidad de obstáculos con tan grande deseo de hacerlo bello que viajaron a Austria a conocer un modelo para adaptarlo al nuestro. Ni la entrada al teatro de la opera de Viena es tan magnífica como las escaleras coronadas por la lámpara de miles de cristales del Amira de la Rosa. Es un espacio de la cultura y el arte que se nos está muriendo de una callada manera.

Paradójicamente, de una callada manera también, hay en Barranquilla otro espacio cultural que se mantiene vivo, palpitante, con un profundo respeto por todos los artistas a quienes contrata para veladas de teatro, de danza, de música, de conferencias ofreciéndolas gratis al público como contribución desinteresada al desarrollo de la creatividad de los barranquilleros, es el Centro Cultural Colombo-Americano entidad sin ánimo de lucro que bajo el apoyo de la Embajada de Estados Unidos, en estos tiempos de auto bombo cumple silenciosa pero pertinazmente con su labor cultural de largas décadas. 

Desde hace sesenta y cinco años además de enseñar inglés, el Colombo –como le dice la gente- tiene una galería gratuita abierta a todos los ciudadanos donde pone a disposición de cada artista en su gran noche un coctel con el más amable trato para él y sus invitados. Tiene una biblioteca bilingüe para la ciudad con ejemplares valiosos, una sala multimedia contemporánea, una sede norte innovadora en su concepción ecológica para que los niños disfruten de aire limpio con amplios espacios de estudio.

El Teatro Amira se nos muere porque hay personas que lo están dejando morir, mientras el Colombo-americano vive con su programación artística y cultural, su estilo de atención, respeto y rectitud gracias a su director Edward McGrath y su esposa María Cristina Betancourt quienes, sin ningún alarde, por estas fechas pasan a gozar de un merecido retiro después de años de puntualidad en sus horarios, de atención amable en sus oficinas dejando un ejemplo de buenas maneras, de honestidad y de actitud de servicio hacia los estudiantes, artistas y visitantes.  Ellos, sabiamente, han formados a sus sucesores Sarita Barceló y Mario Zapata para que continúen con los mismos principios en beneficio del arte y la cultura de Barranquilla y la región Caribe. Necesitamos que la Alcaldía con seres humanos sensibles saque al Teatro Amira de la Rosa de esa muerte lenta, callada, que nos duele a todos los barranquilleros para que allí vuelva a vivir el arte y la cultura con la alegría de la fuente de agua que nos daba la bienvenida.

luceromartinezkasab@hotmail.com 

 

Facebook
Twitter
Messenger
Whatsapp

Más Columnas de Opinión

El Heraldo
Simón Gaviria

Quiebra del comercio

La presión estructural de los gigantes de internet sobre el comercio venía con fuerza, la pandemia aceleró la alfabetización digital diez años. Llamadas por zoom reemplazaron viajes de negocios, Rappi la ida al supermercado. La presión forz

Leer
El Heraldo
Francisco Cuello Duarte

¿Atrapados y sin salida?

El paro nacional que actualmente se encuentra en estado agónico, produjo graves consecuencia económicas, sociales y políticas. Sobre las primeras, y en palabras del gobierno nacional, las pérdidas a la economía superan los 11.9 billones de pe

Leer
El Heraldo
Cecilia López Montano

Reactivación y pobreza

Barranquilla como el resto del país le está apostando a la reactivación de la economía más allá de cualquier otra prioridad. Es decir, la economía por encima de la salud a pesar de estar en semejante nivel de la pandemia. Ojalá no sea esta

Leer
El Heraldo
Nicolás Renowitzky R.

Juegos y Arena del Río

Contrastó mi enorme entusiasmo al enterarme que Barranquilla había sido elegida por aclamación como sede de los Juegos Panamericanos del 2027 con la frialdad demostrada por los medios de comunicación del interior del país. Deben estar “resp

Leer
Ver más Columnas de Opinión
DETECTAMOS QUE TIENES UN BLOQUEADOR DE ANUNCIOS ACTIVADO
La publicidad nos ayuda a generar un contenido de alta calidad
No quiero apoyar el contenido de calidad
X
COMO REPORTAR A WASAPEA
1. Agrega a tu celular el número de Wasapea a EL HERALDO: +57 310 438 3838
2. Envía tus reportes, denuncias y opiniones a través de textos, fotografías y videos. Recuerda grabar y fotografiar los hechos horizontalmente.
3. EL HERALDO se encargará de hacer seguimiento a la información para luego publicarla en nuestros sitio web.
4. Recuerda que puedes enviarnos un video selfie relatándonos la situación.