El Heraldo
Opinión

¡Vamos a cuidar a los abuelitos!

El próximo mes de julio llego a los 70 años, soy autosuficiente en todo sentido, para mi fortuna poseo la empatía que es un don que disfruto y he hecho de la solidaridad con quienes menos tienen y están en el límite de lo infrahumano parte fundamental de mi vida. Lo llamo don porque cuando era muy niña, recuerdo a mi mamá diciendo a mi papá, “ya Lola tiene un nuevo protegido”, lo que significaba que había un niño que pasaba cada día en busca de la ayuda que podía prestarle. Sin embargo, elegí no traer hijos a este mundo que desde siempre intuí mezquino, desigual e injusto. Y no me equivoqué ni me he arrepentido jamás, ni siquiera hoy día cuando me definen como “abuelita” --con esa manía paisa de clavar el diminutivo a cualquier sujeto u objeto--, que me suena insultante, indigno, infamante, degradante y envilecedor de nosotros, quienes tenemos apenas 70 años e iniciamos el camino de la verdad hacia la ancianidad que según la OMS inicia en los ochenta.

Los abuelos siempre fueron y seguirán siendo los abuelos, personajes de leyenda para cada uno de nosotros quienes tuvimos la dicha de disfrutarlos como compañía divertida y permisiva, siempre prestos a consentirnos y llenos de bellas historias reales o inventadas que para la ocasión eran lo mismo, que nos hacían alucinar, abrían ventanas a mundos desconocidos y nos escuchaban. No es lo mismo que los abuelos a quienes les imponen cuidado y responsabilidades con los nietos, que tienen que asumir el rol del no que corresponde a los padres, porque estos están ausentes e inmersos en el mundo de la producción para tener más mientras aman menos. Esa clase de abuelazón la disfruté con sobrinos y sus hijos.

Pero hoy, lo cierto es que tengo un cabreo monumental, me siento rebajada y menospreciada con esa maldita frase del presidente, “vamos a cuidar a los abuelitos” y, por tanto, ordenó nuestro encierro durante algo más de 12 semanas, mientras sugirió a los demás procurar no andar en condumios, permanecer en casa y hacernos las compras. O sea, vamos a pillar el COVID-19 por conducto de hijos, nietos, sobrinos o domiciliarios desde la puerta de la casa, porque nadie quiere entrar. Vivo en un privilegiado lugar con huerta, grandes jardines de flores y frutales a 100 pasos del mar y compañeras picando la edad “abuelitaria” con quienes desternillarme de risa y hacer yoga, poseo una biblioteca virtual de más de 400 ejemplares y desde hace muchos años disfruto, casi que demasiado, la soledad. ¿Pero qué harán los “abuelitos y abuelitas” que viven en apartamentos de una habitación, cuyos hijos y nietos los visitan “cuando pueden” (que es casi nunca) y solían llenar sus días con tertulias en los centros comerciales o jugando cartas en clubes? El panorama es negro: sabremos de suicidios, depresión profunda, aparición de enfermedades mentales y manías. 

losalcas@hotmail.com  

Facebook
Twitter
Messenger
Whatsapp

Más Columnas de Opinión

El Heraldo
Tatiana Dangond

Bañarse o no

La realidad del acceso al agua en Bogotá es bastante crítica. Parece que, aunque se  debieron activar activar alertas tempranas, incluso desde la administración de Claudia López, los habitantes de la ciudad no comprenden completamente la

Leer
El Heraldo
Alberto Linero

Confío en ti

Me emociono leyendo los salmos. Me gustan las imágenes que usa el poeta para expresar las emociones que le produce su experiencia espiritual. Las figuras literarias son tributarias de su momento histórico, de su cultura y social en el que viven.

Leer
Ver más Columnas de Opinión
X
COMO REPORTAR A WASAPEA
1. Agrega a tu celular el número de Wasapea a EL HERALDO: +57 310 438 3838
2. Envía tus reportes, denuncias y opiniones a través de textos, fotografías y videos. Recuerda grabar y fotografiar los hechos horizontalmente.
3. EL HERALDO se encargará de hacer seguimiento a la información para luego publicarla en nuestros sitio web.
4. Recuerda que puedes enviarnos un video selfie relatándonos la situación.