El titulo es:La vida por la apariencia fatua
    ¿Quieres recibir notificaciones?
    Si
    No
    5/10 INGRESAR Explora tu perfil

    Amigo lector,

    Haz disfrutado 5 de 10 contenidos gratuitos.

    Nuestro deseo es que continues informandote y disfrutando de todo nuestro contenido, por eso te invitamos a iniciar sesión ó crea tu cuenta gratis en nuestro portal.

  • SUSCRÍBETE

Últimas noticias

13:56

La orden también aplica para los 11 integrantes que hacían...

Imagen de referencia.
13:19

El informe Mueller, publicado en abril, revela los diversos...

13:03

Otros nueve miembros de esta familia de indígenas, al...

12:21

La sentencia contra Jorge Eliécer Vélez Amador se conoció...

12:14

El mandatario arribó esta mañana al Palacio Distrital para...

12:07

La Fuerza Aérea Colombiana sostuvo que dentro de la rama de...

11:59

Joe Watts se encontraba haciendo una una escena de riesgo a...

11:51

El combate del peso superligero enfrentó a Dadashev contra...

11:45

 La falla de seguridad en Uber, en 2016, afectó...

Columnas de opinión
Actualizado hace 1 años

La vida por la apariencia fatua

Tener una apariencia agradable a la vista de los demás ha sido siempre un anhelo de la humanidad. En la historia de la sociedad occidental son múltiples los estereotipos de belleza que han estado de moda. Aun cuando podemos exceptuar a quienes optan por cultivar exclusivamente su faceta espiritual, en términos generales, este afán de cambiar la apariencia física se encuentra hoy muy arraigado y se ha desbordado en la sociedad actual sumamente consumista, que solo valora el aspecto físico y la riqueza. Las redes sociales, como Instagram, se han convertido en motivantes de la adicción por la apariencia, en el marco de una vanidad fatua y, en algunos casos, hasta ridícula.

Es tan grave la situación que es frecuente escuchar a gente de todas las edades decir que “no hay mujeres feas sino pobres”. Este despropósito menosprecia la dignidad humana y supedita la belleza y autoestima al poder adquisitivo. Igualmente esclaviza a la persona en un ilógico rechazo de su apariencia natural y la búsqueda absurda de modelos de referentes de moda, en una dependencia hacia lo no natural, pese a que como lo expresa el poeta “no hay flores feas, solo ojos que no saben mirarlas”.

El anhelo de gustar lleva a la gente a exponer su salud y su vida en manos de inexpertos, en sitios no adecuados ni avalados por las autoridades. 

Si bien me declaro amante de lo natural, no estoy en contra de los procesos clínico-quirúrgicos y no invasivos que la ciencia dispone para corregir deformidades y limitaciones funcionales. Recomponer, reconstruir, mejorar y embellecer, son solo algunos de los logros de esta área de la medicina que cada día está más actualizada y tecnificada. 

La Sociedad Internacional de Cirugía Plástica Estética (Isaps) escalafonó a Colombia en 2015 como el sexto país del mundo donde más se realizan procedimientos quirúrgicos estéticos (178.000 ese año), esto sin incluir los subregistros de los tratamientos hechos por personas no competentes ni autorizadas. El asunto es tan delicado que, según estadísticas del Instituto Nacional de Medicina Legal, entre 2015 y 2016 las muertes derivadas de cirugías estéticas aumentaron un 130% en el país. 

Empeora aún más la situación el hecho de que las personas que murieron por prácticas quirúrgicas inadecuadas no superaban los 30 años, es decir, que vieron truncados sus proyectos de vida en búsqueda de clichés de hermosura. Otro dato relevante es que cada vez más hombres se someten a cirugías de este tipo, lo que indica que día tras día estos procedimientos cuentan con mayor número de adeptos de todas las edades.

Pero la problemática no se remite solamente a los decesos por malas praxis y a los pacientes que quedan padeciendo lesiones crónicas, sino que a la larga, después de acumular muchas cirugías, se terminan distorsionando los rasgos faciales y corporales del ser humano, y convirtiéndose en esclavos perpetuos, con grave adicción a estos procedimientos. Ante esta triste realidad debemos promover el aprecio a la estética natural de la vida.

 

Imagen de jesika.millano
X

Hola,

Bienvenido a tu cuenta de EL HERALDO.

Con tu cuenta de EL HERALDO vive una nueva experiencia. En este momento nuestros usuarios registrados disfrutan de:

Acceso Ilimitado

Bienvenido a EL HERALDO

Bienvenido, puedes ingresar con tu correo electrónico y contraseña registrada.

Si todavía no tienes una cuenta, puedes registrarte aquí, es gratis.

Conéctate con tu cuenta de Facebook ó Google

Registrate en EL HERALDO

Crea tu cuenta en EL HERALDO y vive una nueva experiencia. En este momento nuestros usuarios registrados disfrutan de:

Acceso Ilimitado

* La contraseña debe ser mayor de 5 caracteres, contener una mayuscula y un dígito

x

Reestablecer tu contraseña

Ingresa el correo electrónico con el cual te registraste, te enviaremos un enlace para que puedas restablecer tu contraseña y acceder de nuevo.

Estimado lector,

Acceso ilimitado
¿Ya tienes una cuenta?
La sesión ha sido cerrada con exíto
Por favor, complete su información de registro aquí
DETECTAMOS QUE TIENES UN BLOQUEADOR DE ANUNCIOS ACTIVADO
La publicidad nos ayuda a generar un contenido de alta calidad
No quiero apoyar el contenido de calidad
X
COMO REPORTAR A WASAPEA
1) Agrega a tu celular el número de Wasapea a EL HERALDO: +57 310 438 3838
2) Envía tus reportes, denuncias y opiniones a través de textos, fotografías y videos. Recuerda grabar y fotografiar los hechos horizontalmente.
3) EL HERALDO se encargará de hacer seguimiento a la información para luego publicarla en nuestros sitio web.
4) Recuerda que puedes enviarnos un video selfie relatándonos la situación.
Ya soy suscriptor web
Copa america Brasil 2019 ¿Cúal es tu marcador? Juega aquí