El titulo es:La popularización de la trampa

Últimas noticias

Adriana Noreña, vicepresidenta de Google para Hispanoamérica durante el evento de ‘ThinkSearch’.
01:06

Tras dos décadas de operación, el gigante del internet, que...

Fachada del Centro Regional de Víctimas, ubicado en el corregimiento de Juan Mina.
00:20

Obras complementarias retrasaron la entrega de la sede, que...

Más de 15 impactos de bala recibió el vehículo en el que se movilizaban Chávez Padua y Mendoza Mendoza.
00:20

El jefe de la Mebar y el alcalde Char dejaron entrever,...

La escritora Marvel Moreno (Barranquilla, 1939 - París, 1995).
00:15

Plinio Apuleyo Mendoza, exesposo de la escritora...

00:10

Joven denunció discriminación debido a que no la dejaron...

Un campesino realiza labores de inspección de cultivo en Manatí
00:05

Campesinos del sur del departamento, en carta enviada al...

Aspecto de las viviendas del proyecto habitacional ‘Candelaria Real I’ que aún no han sido entregadas.
00:05

Personas del municipio denunciaron que habrían “colados” en...

La poeta y novelista colombiana Piedad Bonnett.
00:01

La escritora conversó sobre el duelo.

El colombiano Eléider Álvarez estuvo en Cartagena en una charla con niños.
00:00

El boxeador colombiano, campeón de los semipesados, se...

Iván Rivas (d) y Castañeda (i) no han tenido acción.
00:00

Poco o nada le han aportado al equipo en lo que va del...

Columnas de opinión
Actualizado hace 3 meses

La popularización de la trampa

La trampa como vía para alcanzar un objetivo se ha extendido en la sociedad y se ha popularizado entre las nuevas generaciones de manera descarada, sin pudor ni miramientos en las consecuencias. Es frecuente y natural irrespetar el turno en una fila, el pare en un semáforo o copiarse en un examen.

Un claro ejemplo fue lo que pasó con los jóvenes vinculados a la Universidad del Magdalena, investigados por la justicia dada su supuesta relación con una red delincuencial que suplantaba a aspirantes para ganar cupos en el programa de Medicina.

El colegio Marymount de Barranquilla sancionó a su última promoción de bachilleres con la suspensión de la ceremonia de grado, al percatarse de que algunos de ellos compraron los resultados de las pruebas preIcfes.

Hace unos días, tres jóvenes profesionales violentaron los sistemas de control del estadio Mordovia Arena, en Rusia, al introducir licor camuflado en unos binoculares, al juego de la Selección y, aún peor, luego pregonaron con orgullo su trampa a través de las redes sociales.

La indignación y el rechazo masivo que han generado estas prácticas fraudulentas en el país deberán traducirse en acciones, no solo sancionatorias sino especialmente correctivas y educativas, en todos los ámbitos: la justicia, la institución educativa, el centro de trabajo y muy especialmente en el seno del hogar, que es el sitio en el cual se le siembran a los niños los valores y principios morales.

Es allí donde comienza a cimentarse el valor al esfuerzo, al estudio y al mérito propio. No hay nada que produzca mayor satisfacción que lo que se ha ganado con esmero, dedicación e, incluso, con sudor y lágrimas.

El padre y la madre deben ser ejemplo vivo de moralidad y correcto proceder, y promover de manera permanente estas prácticas en sus hijos. Nunca deben acolitar procederes condenables ni menospreciar las faltas menores de sus hijos, ya que esto se convierte en la cuota inicial de una posible personalidad carente de honestidad y valores, y puede volverse una costumbre permanente. A partir de ahí estas prácticas pueden tomar dimensiones alarmantes, como lo vemos en Colombia, donde la corrupción y las actitudes fraudulentas campean en diversos escenarios sociales.

Muestra de ello es la vergonzosa calificación que otorga la organización Transparencia Internacional en el Índice de Percepción de la Corrupción 2017, situándonos en el puesto 96 entre 180 países evaluados. Otro ranking lamentable fue revelado este año por la Asociación de Examinadores de Fraude Certificado, en el que Colombia ocupa el tercer lugar de fraude y corrupción empresarial en América Latina.

Si en casa seguimos incentivando el ‘todo vale’, pasando por encima de las normas, de la ética y de las demás personas, nuestro presente y nuestro futuro serán sumamente inciertos y estaremos condenados a ser ejemplo de sociedad en crisis y con escasas posibilidades de cambio.

 

 

Imagen de jesika.millano

Recuerda que puedes usar tu cuenta de EL HERALDO en cualquiera de nuestros portales:

Inicia Sesión
Regístrate
¿Quieres recibir notificaciones?
Si
No
sssssss
La sesión ha sido cerrada con exito
DETECTAMOS QUE TIENES UN BLOQUEADOR DE ANUNCIOS ACTIVADO
La publicidad nos ayuda a generar un contenido de alta calidad
No quiero apoyar el contenido de calidad
X
COMO REPORTAR A WASAPEA
1) Agrega a tu celular el número de Wasapea a EL HERALDO: +57 310 438 3838
2) Envía tus reportes, denuncias y opiniones a través de textos, fotografías y videos. Recuerda grabar y fotografiar los hechos horizontalmente.
3) EL HERALDO se encargará de hacer seguimiento a la información para luego publicarla en nuestros sitio web.
4) Recuerda que puedes enviarnos un video selfie relatándonos la situación.
Ya soy suscriptor web
#Rusia2018 ¿Cúal es tu marcador? Juega aquí
¿Quieres asistir a la inauguración? Compra tus entradas aquí
¡Estamos listos! marcadores en cero, inicia la segunda fase. Haz tus predicciones AQUÍ
Continuar al sitio
Noticias más leídas del 2017 1