El Heraldo
Opinión

Zaha Hadid

Yo conocí a Zaha en Londres, en la escuela de Arquitectura donde estudiamos juntas. 

Ella en ese momento era toda una artista, una arquitecta/pintora. Sus proyectos parecían tan imposibles de construir que exponía sus planos como “cuadros” y los vendía en las galerías de todo Londres. 

Siempre vestida de un solo color, con mirada penetrante y una seguridad impresionante, con aire de diva  desde entonces. Ya después, como arquitecta “egresada”, nos encontramos de nuevo en una conferencia que en ese momento estaba dando Norman Foster sobre sus edificios en Hong Kong y New York. 

En otra ocasión yo estaba en Londres y mi amigo Juan Carlos Arcila, con quien ella tenía una estrecha relación, me contó que Zaha cumplía años y que tenía una fiesta en la sede de un antiguo acueducto de Londres. Allí terminé, invitada por ella, y me contó que había diseñado unos zapatos con una firma brasileña “Melissa” y bueno, fue toda una experiencia. En la entrada habían unos grandes tubos del antiguo acueducto que casi abrazaban un “zapato gigante” de tacón transparente. Esa era la puerta de entrada a la fiesta.. muy Zaha!!! En ese momento supe que ella era muy, muy especial.

Estuve varias veces en su estudio de la calle Bowling Green que era un antigua escuela que conservaba hasta la campana original. Las aulas, convertidas en salones grandotes unidos hasta de 3 o 4 unidades, estaban repletas de arquitectos de todas las edades y todas las nacionalidades. En esos grandes espacios cuyos “avisos” decían: América, Asia, Europa… ¡Todo reflejaba la cantidad de proyectos e intervenciones alrededor del mundo! Para hablar con ella había en su estudio una gran pantalla desde dónde dirigía el funcionamiento de la oficina y los detalles de cada uno de los proyectos que se realizaban día a día.

Zaha ya era famosa; su arquitectura deconstructivista la hizo ganar el Pritzer (como el premio nobel de arquitectura) en el 2004, fue la primera mujer en recibirlo.  Zaha construía edificios neofuturistas, completamente dominados por curvas empiezan a aparecer por todas partes del mundo: La ópera de Guanzhog en China, el centro acuático de Londres y el Museo Nacional de Arte en Roma. Una lista interminable que la hizo ganadora de muchos reconocimientos, los más importantes de la profesión de arquitecto ( El Mies Van der Rohe en el 2003, El Eureopean Union Prize, o el Premium Imperiale en el 2009). 

Por eso, cuando convocan a un concurso internacional para un proyecto importante de Bogotá, decido llamarla para que participara. Convencerla no fue fácil, pero finalmente lo logré. Aún recuerdo ese encuentro en uno de sus sitios favoritos para almorzar: “The Chiltern Firehouse”, explicando las reglas y los precios de Colombia (irrisorios para ella) ¡pero ajá! Convocó a todo su equipo y concursó; El resultado: ¡No ganó! ¡Todavía hoy no lo puedo creer! Tiempo después ella me llamó muy decepcionada a darme los resultados al recibir una lacónica carta de agradecimiento por su participación.

Nos volvimos a ver meses después y me regalo un dossier con el proyecto, ¡fantástico! Como todo lo que ella hacía. Días después viajó a Miami donde estaban ya en etapa de construcción de una de sus últimas obras. Yo tenía una cita virtual con ella en su oficina.  Cuando llegué, acababan de recibir la noticia de USA: ¡Zaha acababa de morir! La tristeza y la frustración me invadieron y escribí por primera vez una columna para la revista Semana: “Mi última cita con Zaha”. Hoy cada vez que visito un proyecto de renovación urbana de talla mundial como el Gugenhaim de Bilbao –del arquitecto Frank Gehry, que transformó por completo la ciudad. O recientemente el museo Luis Vuitton en Paris, con largas colas para entrar a sentir su arquitectura; o ese edificio magnífico para la facultad de economía de la Universidad de Viena que diseñó Zaha en medio de todo el campus y que te invita a estudiar y a soñar. Siempre que veo todos estos proyectos pienso lo que hubiera sido para Colombia hoy tener una obra con el sello de Zaha Hadid... pero ajá...

 

Facebook
Twitter
Messenger
Whatsapp

Más Columnas de Opinión

El Heraldo
Rafael Castillo Vizcaíno

Paciencia con Bacca

Confío en Carlos Bacca. Estoy seguro de que su calidad y poder goleador siguen vigentes, a pesar de que en los últimos partidos se ha visto mal.

Es innegable que en los compromisos recientes no ha estado en el nivel que requiere Junior

Leer
El Heraldo
Álvaro Villanueva

UCI: pasado y realidad

En 1958, el Hospital Johns Hopkins, en Baltimore, fundó el primer centro multidisciplinario de cuidados intensivos, en donde las 24 horas del día, médicos y enfermeras realizaban el cuidado de los enfermos críticos. En Bogotá se creó la prim

Leer
El Heraldo
Eduardo Verano

Empresa eléctrica y competitividad

Tradicionalmente Colombia ha manejado el sector eléctrico dando ventajas formidables a la energía hidráulica, porque tenemos grandes caídas de agua. Esto nos ha llevado a olvidar la importancia de una canasta energética balanceada con precios

Leer
El Heraldo
Hernán Baquero Bracho

Estrategias para el desarrollo

Henry Fayol Afirmaba en 1908: "antes de actuar hay que saber lo que se puede y lo que se quiere". Concepto que cada día tiene vigencia por cuanto implica la conclusión que "planificar es necesario". ¿Qué es la planificación? Según Newman es:

Leer
Ver más Columnas de Opinión
DETECTAMOS QUE TIENES UN BLOQUEADOR DE ANUNCIOS ACTIVADO
La publicidad nos ayuda a generar un contenido de alta calidad
No quiero apoyar el contenido de calidad
X
COMO REPORTAR A WASAPEA
1. Agrega a tu celular el número de Wasapea a EL HERALDO: +57 310 438 3838
2. Envía tus reportes, denuncias y opiniones a través de textos, fotografías y videos. Recuerda grabar y fotografiar los hechos horizontalmente.
3. EL HERALDO se encargará de hacer seguimiento a la información para luego publicarla en nuestros sitio web.
4. Recuerda que puedes enviarnos un video selfie relatándonos la situación.