¿Quieres recibir notificaciones?
Si
No
SUSCRÍBETE
Si ya eres suscriptor, actívate sin costo
Opinión

Nueva religión

En el siglo pasado, cuando yo nací, era muy importante saber leer y escribir. 

Una persona analfabeta tenía poca o ninguna capacidad de prosperar, pero podía desenvolverse razonablemente en su vida cotidiana; por ejemplo, podía usar transporte público, comprar en un supermercado, y había una buena cantidad de oficios mal pagados que le permitían sobrevivir.

Hoy nos encontramos ante un nuevo y enorme desafío. La pandemia no solo ha evidenciado grandes dificultades sanitarias y económicas, sino también el inmenso reto de nuestra relación con los datos y la tecnología.

La covid-19 ha acelerado el salto hacia la automatización, que incluye el uso intenso de datos e inteligencia artificial. Esta emergencia ha hecho que una gran cantidad de servicios públicos y privados migren rápidamente a plataformas online, por ejemplo, la actividad educativa, el acceso a ciertos servicios sociales, financieros, públicos y hasta la compra de nuestros alimentos.

Ante esta nueva realidad en el país, un grupo privilegiado no tuvo problemas para desenvolverse: ellos ya tenían una experticia en su trabajo, en su universidad y en la realización de trámites y compras en línea; mientras otro grupo mayoritario no estaba preparado para este brusco cambio, con una precaria o nula conectividad, sin servicios computacionales y sin la más mínima alfabetización digital para enfrentar esta nueva circunstancia.

Esta covid-19 nos aceleró la gran revolución del siglo XXI. La gran mayoría de las personas no tienen otra alternativa que seguir el camino de la sociedad tecnológica. “Seremos una sociedad automatizada, transculturizada, marcadamente controlada, conectada a la mente tecnológica colectiva”, nos dice el físico Sergio Melnik.

Es hora de que nos actualicemos sobre la sociedad que viene, que no será castro-chavista, ni fascista, ni de ninguna idea trasnochada del siglo pasado. Ahora vamos hacia una utopía tecnológica que se basa en la idea de que el conocimiento nos va a resolver nuestros problemas.

Así como en el siglo XX era imprescindible saber leer y escribir, en esta nueva realidad debemos aprender a ser alfabetos digitales, entendiendo la lógica, leyes y principios del ciberespacio. Si no lo hacemos, en un futuro no podremos ni siquiera comprar nuestra comida.

Carlos Gustavo Jung sostenía que los humanos poseemos un inconsciente colectivo, que ha permitido a la humanidad mantener siempre una relación con la divinidad. Hoy, para muchos, la ciencia y la tecnología se están volviendo una nueva religión, un nuevo dios, y creen que por esta vía se alcanzará el bienestar y la felicidad.

Este es un discurso peligroso. No debemos olvidar que las máquinas pueden ser neutras, pero la tecnología es ideología. Alguien puede estar frente a un computador, lo puede usar para ver pornografía o para leer literatura. El discurso de la tecnología es el que impone reglas y condiciones. Algunos incluso plantean que el manejo de los datos nos puede llevar a ser gobernados por una dictadura mundial. Si esto ocurriera, preferiría que el dictador sea el excéntrico Donald Trump —y la bella Melania—, que el enigmático Xi Jinping.

joseamaramar@yahoo.com

 

Facebook
Twitter
Messenger
Whatsapp

Más Columnas de Opinión

Néstor Rosanía

Torpezas diplomáticas

La llegada a la casa Blanca de Joe Biden significa un nuevo capítulo en la relación bilateral de Colombia con los Estados Unidos, relación que en esta ocasión comienza con muchos desafíos por superar gracias a los errores y torpezas diplomát

Leer
Emilio Sardi

De despacio a parálisis

De acuerdo con el Anuario Nacional de Siniestralidad Vial recientemente publicado, el 54% de quienes murieron en accidentes de tránsito en 2019 eran motociclistas. Adicionalmente, buena parte de los peatones y ciclistas, que sumaron poco más del

Leer
Orlando Araújo Fontalvo

Coleccionista de epifanías

Hay un cuento extraordinario que escribió don Juan Manuel en la Edad Media, mucho antes de la invención del cuento como género literario. El sobrino de Alfonso X el Sabio lo llamó «ejemplo», le dio un título excesivo y lo ubicó en el undé

Leer
Ver más Columnas de Opinión
DETECTAMOS QUE TIENES UN BLOQUEADOR DE ANUNCIOS ACTIVADO
La publicidad nos ayuda a generar un contenido de alta calidad
No quiero apoyar el contenido de calidad
X
COMO REPORTAR A WASAPEA
1) Agrega a tu celular el número de Wasapea a EL HERALDO: +57 310 438 3838
2) Envía tus reportes, denuncias y opiniones a través de textos, fotografías y videos. Recuerda grabar y fotografiar los hechos horizontalmente.
3) EL HERALDO se encargará de hacer seguimiento a la información para luego publicarla en nuestros sitio web.
4) Recuerda que puedes enviarnos un video selfie relatándonos la situación.
Ya soy suscriptor web