El Heraldo
Opinión

Guía de la buena esposa

Aunque el proyecto liberador de las mujeres en oposición a la hegemonía del hombre lleva varios siglos, en los últimos cincuenta años, especialmente en el mundo occidental, han ocurrido hechos que han ido reconociendo los derechos de las mujeres, aunque todavía hay un largo y tortuoso camino para alcanzar una igualdad de derechos entre los géneros.

¿Cuál cree usted que debería ser la definición de una buena esposa? Hace solo cincuenta años, un respetado psicólogo norteamericano publicó una guía de la buena esposa. Aunque cueste creerlo, esto es lo que él recomendaba hace medio siglo.

-Ten la cena a punto. Planifícala con antelación, para así tener lista una comida deliciosa para cuando el esposo regrese. Es una manera de hacerlo sentir que has pensado en él y que te preocupas por sus necesidades.

-Estar preparada. Tómate quince minutos para descansar y así estar fresca para cuando el esposo llegue. Retoca tu maquillaje, ponte un lazo en el cabello y luce radiante.

-Escucharlo. Puedes tener docenas de cosas importantes para contarle, pero el momento de su llegada no es la ocasión, déjalo hablar primero. Recuerda que los temas de conversación de él son más importantes que la loza.

-No hagas preguntas acerca de sus ocupaciones, o cuestiones sus juicios o integridad. Recuerda, él es dueño y señor de la casa, y esto implica devoción y decoro. No tienes derecho a discutirle.

- Una buena esposa sabe cuál es su sitio.

De todos los cambios que han ocurrido en los últimos cincuenta años, nada ha sido más importante que la lucha por la igualdad de derechos entre hombres y mujeres. Cuando la psicología estudiaba los estereotipos de género, al hombre lo describían como: líder, inteligente, competitivo, convincente, independiente, personalidad dominante; en cambio, la mujer era descrita como: cariñosa, inocente, gentil, ingenua, fiel, tímida, caritativa, tierna, adaptable.

Dentro de toda esa palabrería se justificaba una brutal desigualdad de poder entre hombres y mujeres. Mientras a ellas se les asignaba una vida desprovista de importancia, ellos gozaban del poder absoluto, dueños de todo lo material y con derecho de abusar y destruir a las mujeres de acuerdo a su conveniencia.

Aunque el proyecto liberador de las mujeres en oposición a la hegemonía del hombre lleva varios siglos, en los últimos cincuenta años, especialmente en el mundo occidental, han ocurrido hechos que han ido reconociendo los derechos de las mujeres, aunque todavía hay un largo y tortuoso camino para alcanzar una igualdad de derechos entre los géneros.

Esta columna sería intrascendente si no les comentara la investigación de una alumna del doctorado en ciencias sociales sobre “Feminicidios en el departamento del Atlántico”. La doctorante hizo un análisis de contenido de 132 asesinatos de mujeres, cometidos por hombres en el departamento del Atlántico, en un período de tiempo, y reseñados en el periódico EL HERALDO. La principal causa de esos asesinatos está relacionada con el hecho de que el asesino no acepta el reconocimiento de ella como persona; es decir, la ve no como un sujeto, sino como un objeto de su propiedad.

La historia nos ha enseñado que quien goza de privilegios puede hacer lo que sea para mantenerlos. Lo que las mujeres han ido logrando no es producto de la razón y generosidad de los hombres; ha sido una larga batalla que ocurre en el interior de los hogares, en los lugares de trabajo o en cualquier ámbito de la vida pública, “y lo que falta”.

Facebook
Twitter
Messenger
Whatsapp

Más Columnas de Opinión

El Heraldo
Hernán Baquero Bracho

Juego de tronos

Sin duda alguna las elecciones presidenciales en cualquier estado del planeta generan mucha conmoción y controversia por la expectativa de la transición de poder que acarrean y nuestro país no es la excepción. Todos creen tener la razón en qu

Leer
El Heraldo
Roberto Zabarain

Que otra vez fracase

No hay plazo que no se cumpla, así que el domingo estaremos en lo que antes fue una fiesta, convertida hoy en desfile de rostros herméticos que no dejan traslucir preferencias. Tal como en las películas de terror, los avances sugieren escenas h

Leer
El Heraldo
Haroldo Martinez

Zoonosis alborotada

Insisto en lo que recomiendan las autoridades de salud serias en este mundo cuando dicen que debemos mantener la guardia arriba con respecto a todo lo que se está presentando a nivel universal con el advenimiento de epidemias que se vuelven pande

Leer
El Heraldo
Fabrina Acosta Contreras

Un bololó llamado Colombia

Bololó en una palabra de uso especial en contextos del Caribe donde tuve el honor de nacer. “Se armó tremendo bololó” era muy usual escuchar dicha frase, para cosas caóticas, parranderas o de las cotidianidades particulares de la tierra de

Leer
Ver más Columnas de Opinión
DETECTAMOS QUE TIENES UN BLOQUEADOR DE ANUNCIOS ACTIVADO
La publicidad nos ayuda a generar un contenido de alta calidad
No quiero apoyar el contenido de calidad
X
COMO REPORTAR A WASAPEA
1. Agrega a tu celular el número de Wasapea a EL HERALDO: +57 310 438 3838
2. Envía tus reportes, denuncias y opiniones a través de textos, fotografías y videos. Recuerda grabar y fotografiar los hechos horizontalmente.
3. EL HERALDO se encargará de hacer seguimiento a la información para luego publicarla en nuestros sitio web.
4. Recuerda que puedes enviarnos un video selfie relatándonos la situación.