Columnas de opinión |

Petición a un fantasma

Romper totalmente las relaciones diplomáticas con un país no es un juego de adolescentes caprichosos. Las implicaciones de una decisión de esa envergadura suponen, no solo que el Gobierno esté preparado para asumirlas cuando se presenten coyunturas urgentes, sino también que cuente con un margen de gobernabilidad suficiente como para no tener que explicar lo inexplicable.

En uno de los muchos arrebatos de índole ideológico que forman parte de nuestro paisaje gubernamental, el presidente Duque decidió suspender completamente la diplomacia con Caracas, desconocer el gobierno de Maduro y convertir en interlocutor oficial a Juan Guaidó.

El problema de esta disparatada salida es que Guiadó, a pesar de lo que diga Duque o cualquiera que piense que el régimen chavista es espurio, solo puede ser un mandatario en teoría: no controla a las Fuerzas Armadas, no tiene injerencia en ningún organismo del Estado y, por supuesto, no está a cargo de las relaciones exteriores de Venezuela. Eso sin contar con que nadie votó por él y su autoproclamación como presidente tiene tantos cuestionamientos como los del mismo Maduro.

Es por eso que la captura de la exsenadora Merlano constituye una oportunidad para confirmar el verdadero alcance de la decisión presidencial de cortar la comunicación diplomática con Venezuela. El resultado no puede ser más absurdo.

Una prófuga de la justicia es detenida y Colombia, con tal de no dar su brazo a torcer, decide tramitar la orden de extradición a un gobierno que no existe. La caricatura se pinta sola y da pie para reflexionar acerca de la idoneidad del gobierno Duque para manejar con responsabilidad y sensatez los más delicados asuntos del Estado.

Pensemos por un momento que un asesino en serie o un terrorista o un narcotraficante huye a Venezuela y es capturado en ese territorio. ¿Cómo piensa Duque y su equipo que puede lograr traer a un delincuente a que responda ante la justicia de Colombia por sus delitos?

Es inaceptable que la respuesta a una pregunta tan sencilla dependa de la improvisación, la terquedad y la falta de anticipación de un gobierno que pone por encima los caprichos personales de sus líderes a los intereses mayores de la Nación.

Dictaduras iguales o peores que la Venezuela han pululado en el continente sin que las reservas acerca de su legitimidad hayan conducido Colombia a anular los canales diplomáticos. No muy lejos están los ejemplos de Chile, Argentina, Uruguay, Paraguay, y más atrás los de Bolivia, Perú y la misma Venezuela.

Y la razón es muy simple: la relación entre países va más allá de las diferencias ideológicas o los conflictos internos, y no pueden estar sujetas a las veleidades de la política.

@desdeelfrio

Has llegado al límite de acceso a noticias para usuarios no registrados.

Registrate con tu correo y disfruta gratis las noticias.

¿Ya tienes una cuenta?

Disfruta de los siguientes beneficios:

Acceso ilimitado
Imagen de sandra.cantillo
X

Hola,

Bienvenido a tu cuenta de EL HERALDO.

Con tu cuenta de EL HERALDO vive una nueva experiencia. En este momento nuestros usuarios registrados disfrutan de:

Acceso Ilimitado

Bienvenido a EL HERALDO

Bienvenido, puedes ingresar con tu correo electrónico y contraseña registrada.

Si todavía no tienes una cuenta, puedes registrarte aquí, es gratis.

Conéctate con tu cuenta de Facebook ó Google

Registrate en EL HERALDO

Crea tu cuenta en EL HERALDO y vive una nueva experiencia. En este momento nuestros usuarios registrados disfrutan de:

Acceso Ilimitado

* La contraseña debe ser mayor de 5 caracteres, contener una mayuscula y un numero

x

Reestablecer tu contraseña

Ingresa el correo electrónico con el cual te registraste, te enviaremos un enlace para que puedas restablecer tu contraseña y acceder de nuevo.

La sesión ha sido cerrada con exíto
Por favor, complete su información de registro aquí
DETECTAMOS QUE TIENES UN BLOQUEADOR DE ANUNCIOS ACTIVADO
La publicidad nos ayuda a generar un contenido de alta calidad
No quiero apoyar el contenido de calidad
X
COMO REPORTAR A WASAPEA
1) Agrega a tu celular el número de Wasapea a EL HERALDO: +57 310 438 3838
2) Envía tus reportes, denuncias y opiniones a través de textos, fotografías y videos. Recuerda grabar y fotografiar los hechos horizontalmente.
3) EL HERALDO se encargará de hacer seguimiento a la información para luego publicarla en nuestros sitio web.
4) Recuerda que puedes enviarnos un video selfie relatándonos la situación.
Ya soy suscriptor web