El titulo es:Vívida, cálida, íntima

Últimas noticias

El ecuatoriano Richard Carapaz (Movistar).
10:46

Carapaz atacó en la subida al San Carlo, con un promedio de...

Imagen de referencia.
10:39

La cifra de las mujeres que fueron objeto de los delitos...

10:33

El fiscal general, Rémy Heitz, que se encarga de la...

Momento de la captura del sospechoso.
10:22

El sospechoso, un hombre de 31 años, fue enviado a la...

10:09

Según la prensa española, los detenidos son...

09:27

El hecho se presentó a las 08:50 de la noche en la calle...

09:00

Los mantenimientos se harán en los circuitos Santa Ana,...

08:57

El hecho se registró en la carrera 5 No. 10-78 del citado...

08:48

Café Tacvba -nombrado así por una legendaria cafetería en...

Theresa May.
08:41

Matt Hancock, el ministro de Sanidad, anunció el sábado por...

Columnas de opinión
Actualizado hace 2 meses

Vívida, cálida, íntima

¿Quién no quedaría maravillado con ‘El libro de Arena’?

La obra narrativa de Borges nos ofrece varios objetos imaginarios que resultan fascinantes. Objetos que ni la tecnología de nuestros días, rayana en la omnipotencia, hará jamás que veamos ni toquemos en este mundo. 

Recuerdo, por ejemplo, el minúsculo “cono de metal reluciente” que, en el cuento “Tlön, Uqbar, Orbis Tertius”, aparece en una pulpería del norte del Uruguay: tiene apenas el tamaño de un dado pero es tan pesado que un niño es incapaz de levantarlo. Recuerdo el Zahir, una moneda común que un hombre llamado Borges recibe como vuelto en una tienda de Buenos Aires y que, a partir de entonces, si bien luego se libra de ella, nunca podrá quitarse un solo instante de la mente a tal punto que le será imposible pensar en ninguna otra cosa. Recuerdo el Aleph, esa “pequeña esfera tornasolada”, refulgente, sólo un poco más grande que una canica normal, pero que contiene todos los lugares y cosas e individuos del Universo, “sin confundirse (…), vistos desde todos los ángulos”, y “sin disminución de tamaño”.

No obstante, de todos sus objetos fantásticos ninguno me interesa tanto ahora como aquellos que tienen que ver con el mundo del libro. ¿Quién, para empezar, no quedaría maravillado, tal vez hasta el éxtasis o la locura, si tuviera El libro de Arena entre sus manos? El Libro de Arena es, ya saben, ese libro quizá de ejemplar único llamado así porque sus páginas son infinitas: por más que uno se esfuerce, nunca encontrará ni la primera ni la última de éstas. ¿Quién no se pasmaría si de pronto se encontrara habitando la biblioteca de Babel, es decir, se encontrara siendo bibliotecario de esa vasta y probablemente infinita torre en que se almacenan no sólo todos los libros que se han escrito, sino todos los que es dable escribir en todos los idiomas? ¿Quién no experimentaría la más arrasadora felicidad si, en una de las galerías hexagonales de esa biblioteca cósmica, diera con el Libro Total, ése que es “la cifra y el compendio perfecto de todos los demás”?

Pero no sólo en la obra de Borges figuran bibliotecas y libros mágicos. Sin ir tan lejos, en Todos estábamos a la espera, de Cepeda Samudio, hay “Un cuento para Saroyan”, un cuento en que un personaje llamado Al asegura que “Faulkner les agrega páginas y personajes a sus novelas cuando uno no lo está viendo, así que cuando tú lees un libro de él por segunda vez encuentras cosas que antes no había, y es por eso: porque él agrega páginas cuando uno no está en casa”. Al sugiere que otros autores también tienen esa misma costumbre.

Emerson, por su parte, en el ensayo titulado “Libros” (que hace parte del volumen Sociedad y soledad, de 1870), formula una metáfora para describir qué es una biblioteca: es un lugar donde, encerrados por un hechicero dentro de cajas de cuero y de papel, se hallan “cientos de queridos amigos”, los cuales están ansiosos por hacernos una señal y revelarnos sus secretos, pero que no podrán salir de su encantamiento y hablarnos hasta que nosotros, los lectores, tomemos la iniciativa de hablarles primero. Si asumimos esta evocación en sentido literal, obtenemos un objeto mágico que podríamos llamar la Biblioteca de Emerson.

Ahora bien, no es fortuito que termine este artículo con la Biblioteca de Emerson porque su sencillo y elemental propósito no es otro que volver a llamar la atención sobre algo en lo cual ella nos hace caer en la cuenta: que el libro factual, el libro que en la realidad cotidiana podemos encontrar fácilmente en una librería, en una biblioteca o en internet… ¡es ya de por sí mágico! Un dispositivo sofisticado que nos permite conversar y escuchar con los ojos –para emplear las fórmulas de Quevedo– a personas ausentes, vivas o muertas: a las mejores personas ausentes, si sabemos elegir bien.

Es increíble que nos abstengamos de esta conversación que, sin importar cuán lejos estén en el espacio y en el tiempo los interlocutores, siempre será vívida, cálida, íntima.

 

Imagen de jesika.millano
X

Hola,

Bienvenido a tu cuenta de EL HERALDO. Aquí puedes conocer más sobre tu cuenta, además de ver y editar su información personal.

Con tu cuenta de EL HERALDO vive una nueva experiencia. Los usuarios registrados tienen acceso a:

Acceso Ilimitado

Accede a EL HERALDO

Bienvenido, por favor ingresa con tu correo electrónico y contraseña registrada.

Recuerda que puedes usar tu cuenta de EL HERALDO en cualquiera de nuestros portales.

Conéctate con tu cuenta de Facebook o Google
¿Tienes problemas para ingresar? Escríbenos a soporteweb@elheraldo.co

Registrate en EL HERALDO

Crea tu cuenta en EL HERALDO y vive una nueva experiencia. Los usuarios registrados tienen:

Acceso Ilimitado

¿Tienes problemas para registrarte? Escribenos a soporteweb@elheraldo.co
x

Reestablecer tu contraseña

Ingresa el correo electrónico con el cual te registraste, para enviarte el enlace para reestablecer tu contraseña.

La sesión ha sido cerrada con exíto
Por favor, complete su información de registro
DETECTAMOS QUE TIENES UN BLOQUEADOR DE ANUNCIOS ACTIVADO
La publicidad nos ayuda a generar un contenido de alta calidad
No quiero apoyar el contenido de calidad
X
COMO REPORTAR A WASAPEA
1) Agrega a tu celular el número de Wasapea a EL HERALDO: +57 310 438 3838
2) Envía tus reportes, denuncias y opiniones a través de textos, fotografías y videos. Recuerda grabar y fotografiar los hechos horizontalmente.
3) EL HERALDO se encargará de hacer seguimiento a la información para luego publicarla en nuestros sitio web.
4) Recuerda que puedes enviarnos un video selfie relatándonos la situación.
Ya soy suscriptor web