El Heraldo
Opinión

Aló, juventud

A nosotros, veteranos de muchas batallas, nos corresponde seguir reclamando que los jóvenes tengan más oportunidades.

Viví cuatro años de mi adolescencia en las cercanías de Zipaquirá. Fueron los años del bachillerato que hice en el seminario-colegio que los padres jesuitas tenían en una finca que se llamaba El Mortiño. Pero por ser ambiente campestre la vida no era de club. Nos despertaba una campana a las 4:30 de la mañana, cuando el cuerpo estaba aún tibio bajo las cobijas en aquella fría campiña sabanera. A los que nos gustaba el deporte, como a mí el baloncesto, nos tocaba desperezarnos más rápido para bajar a la cancha a entrenar en semana, a menudo bajo esa llovizna pertinaz que cae en el altiplano cundiboyacense.

No me sienta mal como costeño contar esta parte de la historia sabiendo por enésima vez que García Márquez estudió el bachillerato en un colegio del casco urbano de Zipaquirá. Y mucho menos ahora cuando Egan Bernal, El cóndor de Zipaquirá, ha ganado a los 24 años el Giro de Italia, y antes el Tour de Francia, para gloria suya y alegría de los colombianos que atravesamos en este momento no digamos los gloriosos sino los dolorosos como en el rosario. De algo o de mucho espero que nos sirva este triunfo suyo en Europa, allá donde ciertos compatriotas, al revés del campeón, nos hacen quedar como parias regando una mala imagen del país.

Egan no se arropó con la bandera del “nos están matando”, mientras subía y bajaba por las montañas de Italia en bicicleta. Al contrario, en sus primeras declaraciones dijo que quiere regresar pronto a Colombia, la tierra que ama. ¿Volver a esa Colombia donde matan a los jóvenes?, pensarían algunos europeos mal informados por algunas ONGs.

Es necesario que el Estado escuche a los jóvenes, que aumente el presupuesto de la educación y la matrícula cero, que los jóvenes participen con ideas en la democracia. Pero que no sea quemando etapas. La justicia no consiste en que la tengan fácil sino en que haya igualdad de oportunidades, pero también con reconocimiento a los méritos de cada cual. Y todo eso se gana madrugando para entrenar, esforzándose en el estudio, teniendo aguante para llegar lejos, por sí mismos y no con dádivas, dándole duro para resistir los trayectos extenuantes y superar los hándicaps. No son cosas del pasado. Por muchos años, y hasta reciente fecha, fui testigo de los largos recorridos en bus que tenían que hacer, y todavía hacen, los estudiantes universitarios para llegar a las seis y treinta de la mañana a la clase de química, de cálculo o de filosofía. Y a nadie le hizo daño esa lucha por ser mejor; por el contrario, los que se esforzaban más eran siempre los que sacaban mejores notas y puntajes en las pruebas Saber. Lo que sí es cierto es que el mercado no está ofreciendo más empleo a los jóvenes; pide experiencia cuando no la puede tener quien acaba de terminar sus estudios; paga salarios mínimos cuando empiezan a trabajar pero sin promocionarlos con mayor remuneración después. A nosotros, veteranos de muchas batallas, nos corresponde seguir reclamando que los jóvenes tengan más oportunidades y no los conviertan en carne de cañón callejera las ideologías del odio.

Facebook
Twitter
Messenger
Whatsapp

Más Columnas de Opinión

El Heraldo
Enrique Dávila

Alfabeto, Psique, coralibe

¿Alfabeto y abecedario son lo mismo? B. E. Ossa, Barranquilla

 Lo son. Abecedario proviene de los nombres de las cuatro primeras letras: a, be, ce, de. En el caso de la ‘de’, el sufijo latino -arius (en español -ario) o ‘con

Leer
El Heraldo
Indalecio Dangond

La última legislatura

Todos los años para esta época suelo escribir sobre el mismo tema. Las iniciativas o proyectos de Ley que me gustaría ver tramitándose en el Congreso de la República, para mejorar la productividad y competitividad de nuestro sector agropecuar

Leer
El Heraldo
Marcela Garcia Caballero

Feminismo condicionado

Cuando me preguntan que si soy ‘feminista’, nunca sé a ciencia cierta qué responder, pues creo en la causa del feminismo, creo que las mujeres nacimos para cumplir todos nuestros sueños, creo que debemos tener los mismos derechos que los ho

Leer
El Heraldo
Karen Abudinen

La conectividad y su poder transformador

A lo largo y ancho de Colombia, en cada una de sus regiones, hay historias de vida donde se funden la curiosidad, la innovación, la creatividad y el emprendimiento con la tecnología y la conectividad. El resultado es el descubrimiento de oportun

Leer
Ver más Columnas de Opinión
DETECTAMOS QUE TIENES UN BLOQUEADOR DE ANUNCIOS ACTIVADO
La publicidad nos ayuda a generar un contenido de alta calidad
No quiero apoyar el contenido de calidad
X
COMO REPORTAR A WASAPEA
1. Agrega a tu celular el número de Wasapea a EL HERALDO: +57 310 438 3838
2. Envía tus reportes, denuncias y opiniones a través de textos, fotografías y videos. Recuerda grabar y fotografiar los hechos horizontalmente.
3. EL HERALDO se encargará de hacer seguimiento a la información para luego publicarla en nuestros sitio web.
4. Recuerda que puedes enviarnos un video selfie relatándonos la situación.