El Heraldo
Opinión

Memoria amenazada

Endulzar la palabra. Memorias indígenas para pervivir, la exposición organizada por el Centro Nacional de Memoria Histórica fue un éxito. En los escasos tres meses –diciembre de 2017 a febrero de 2018– que estuvo abierta al público en el Museo Nacional, 320.000 personas asistieron a verla, cifra que equivaldría aproximadamente al promedio de habitantes de una ciudad intermedia de Colombia. 

La exposición fue el resultado de un trabajo de cuatro años del Centro Nacional de Memoria Histórica con los grupos indígenas bora, ocaina, muinane, uitoto M+N+K+A, (de la Chorrera en el Amazonas), wiwa (en la Sierra Nevada de Santa Marta), awá binacional (de Nariño, Putumayo y Ecuador), nasa (del norte del Cauca) y barí (del Catatumbo). Y me atrevería a decir que es la primera exposición a nivel nacional donde los grupos indígenas fueron los verdaderos agentes de su propia representación. Se nombran, y así interpelan a las formas convencionales de la historia y las fórmulas desgastadas de la memoria. A través de la exposición, estos pueblos determinan la cronología de su dolor, el complejo registro del daño a sus territorios, los tiempos de su resistencia y las formas autónomas del duelo. 

Esta exposición estará en el Centro de Formación de la Cooperación Española de Cartagena de Indias, desde el próximo 16 de octubre hasta el 16 de noviembre. Es curioso, mientras se hacía el montaje, el nombre de Mario Javier Pacheco empezó a sonar con fuerza para asumir la Dirección del Centro Nacional de Memoria Histórica. En realidad digo curioso para no decir miedoso. Pacheco, además de autopromocionarse como el autor de 67 libros y de obtener un doctorado a distancia en una universidad con sede en Honolulu (Hawái) a la que varios ministerios de educación en Latinoamérica consideran de garaje, es el mismo que dijo que nuestras escuelas vivían en medio de una “guerra semántica”, con profesores que enseñaban el odio y la resistencia a través de dosis de maoísmo y castrochavismo. A Pacheco también se le conoce por haberse referido a la institución que ahora pretende dirigir, como un espacio “infiltrado” por las Farc “para deslegitimar al mismo Estado”. 

Es posible que la prolijidad de Pacheco –no se olviden de los 67 libros publicados– se deba a una virtud todavía no descubierta de la cebolla ocañera. No lo sabemos. Lo que sí sabemos es que se promociona como un conocedor del Catatumbo. Por supuesto, no del Catatumbo representado en el informe Catatumbo: memorias de vida y dignidad, que elaboró el Centro Nacional de Memoria Histórica, ni del ejercicio de memoria del pueblo Barí con el que mostraron el despojo, la violencia y su secular capacidad de resistencia a todas las formas de imposición política, económica y cultural. El pueblo Barí, precisamente, estará representado en la exposición; lo mejor es que vaya a verla, quizá sea la última oportunidad de observar algo así ante la posibilidad de que lleguen funcionarios incapaces de abrir espacios para que las comunidades construyan sus propias formas de narrar su dolor, su dignidad, su resistencia.

javierortizcass@yahoo.com

Facebook
Twitter
Messenger
Whatsapp

Más Columnas de Opinión

El Heraldo
Tatiana Dangond

¿Qué podemos hacer?

En medio de tantas noticias catastróficas a nivel nacional y global, parece que no hubiera espacio para nada diferente al pesimismo. Ese sentimiento, que muchas veces es individual y, como sucede ahora, colectivo, nos genera problemas adicionales

Leer
El Heraldo
Rafael Nieto

Petro radicalizado

Petro se radicaliza. Acentúa su giro a la izquierda extrema. Una de las tácticas es barrer con los técnicos del gobierno y nombrar leales. Aunque no son ni mucho menos los únicos casos, en Planeación nombró a un activista de izquierda, antig

Leer
El Heraldo
Javier Castell Lopez

La magia del tándem

“Soy Clodoaldo rima de Everaldo” reza una frase en el poema Copa del Mundo 70. La rima en el terreno de juego sucede más allá de los apellidos de los futbolistas. Se trata de una complicidad, muchas veces espontánea, natural, y otras veces

Leer
El Heraldo
Iván Cancino G.

Competencia sí, pero no así

La importancia del respeto mutuo y la ética profesional no se circunscribe únicamente al ámbito legal, sino que se expande a todas las facetas de la vida profesional y personal. La experiencia que presencié recientemente durante una audiencia

Leer
Ver más Columnas de Opinión
X
COMO REPORTAR A WASAPEA
1. Agrega a tu celular el número de Wasapea a EL HERALDO: +57 310 438 3838
2. Envía tus reportes, denuncias y opiniones a través de textos, fotografías y videos. Recuerda grabar y fotografiar los hechos horizontalmente.
3. EL HERALDO se encargará de hacer seguimiento a la información para luego publicarla en nuestros sitio web.
4. Recuerda que puedes enviarnos un video selfie relatándonos la situación.