¿Quieres recibir notificaciones?
Si
No
SUSCRÍBETE
Opinión

WhatsApp y el poder del propósito

Vivimos en un mundo en el que rápidamente sabemos si una empresa o marca cumple su propósito. Es decir, su promesa de existencia, el pacto que fija el camino: o sentido de pertenencia o utilización a regañadientes. Ahí radica el éxito o el fracaso de las marcas empresariales o personales. Formar parte de algo es sustancialmente superior, y determina en los rendimientos.

Por ejemplo, un cambio de políticas ha puesto en alarma a WhatsApp, la aplicación más popular de mensajería. En solo tres días, 25 millones de personas descargaron Telegram, su competencia directa. ¿Consideran los usuarios que se ha distorsionado su propósito original?

WhatsApp, que surgió en 2009, tiene una influencia tan generalizada que parece haber estado siempre en nuestras vidas. Nació y se desarrolló con el propósito de “conectar el mundo a través de la comunicación en tiempo real”. Hasta su llegada, las compañías telefónicas cobraban por enviar mensajes de texto, y las llamadas internacionales eran costosas.

Pero, el anuncio de nuevas condiciones de privacidad (luego pospuestas), para compartir datos con su casa matriz, Facebook, desató el vendaval.

Si en principio no es descabellado solicitar permiso para usar nuestros datos, ¿por qué tanta gente lo ha desinstalado masivamente? Habría varias razones: desde amenazar a los usuarios con no poder utilizar la app si no firmaban las nuevas cláusulas de privacidad, hasta la suspicacia generada por la cesión de información personal.

Es lo que sucede cuando se olvida el propósito.

Es estrictamente cierto que WhatsApp tiene derecho a ser rentable y a obtener ingresos por sus servicios. El tema de cómo se financia siempre ha sido un asunto aparentemente no resuelto, mucho antes de ser adquirida por Facebook. Y es que nada es gratis todo el tiempo.

Sin embargo, su propósito de servir de herramienta responsable de la reinvención de la telefonía mundial se ha visto seriamente afectado por la citada amenaza.

Como recuerda la consultora Boston Consulting Group, el propósito es la razón de ser de una empresa, más allá de lo que hace, fabrica o vende. Si la misión es “qué hacemos” y la visión es “a dónde vamos”, el propósito es, sin dudas, “por qué existimos”.

Solo el tiempo dirá si la rectificación de WhatsApp servirá para convencer a los usuarios. Mientras tanto, asumamos que todos somos marcas y nos guiamos por principios similares. Descubrir el propósito —y conservarlo— es una buena garantía de progreso.

 @cala

Facebook
Twitter
Messenger
Whatsapp

Más Columnas de Opinión

Kelina Puche

Vivienda en Barranquilla

En el sector edificador se han puestos las mayores expectativas para el impulso de la reactivación económica no solo por los altos niveles de encadenamientos productivos que tiene con el resto de los sectores económicos, sino también por su in

Leer
Hernando Baquero Latorre

Higiene

El título de esta columna deriva del nombre de una diosa de la mitología griega llamada Higía (Hygieia), hija de Asclepios, dios de la medicina. Mientras a su padre se le asociaba directamente con la curación de los males, a ella se le relacio

Leer
Néstor Rosanía

El horror de los ‘falsos positivos’

Según la Comisión Nacional sobre Prisión Política y Tortura de Chile, la cifra oficial de asesinados en la dictadura de Augusto Pinochet en Chile es de 3227; en Colombia, según el informe oficial de la Jurisdicción Especial para la Paz, es d

Leer
Ver más Columnas de Opinión
DETECTAMOS QUE TIENES UN BLOQUEADOR DE ANUNCIOS ACTIVADO
La publicidad nos ayuda a generar un contenido de alta calidad
No quiero apoyar el contenido de calidad
X
COMO REPORTAR A WASAPEA
1) Agrega a tu celular el número de Wasapea a EL HERALDO: +57 310 438 3838
2) Envía tus reportes, denuncias y opiniones a través de textos, fotografías y videos. Recuerda grabar y fotografiar los hechos horizontalmente.
3) EL HERALDO se encargará de hacer seguimiento a la información para luego publicarla en nuestros sitio web.
4) Recuerda que puedes enviarnos un video selfie relatándonos la situación.
Ya soy suscriptor web