El Heraldo
Deportes

Pelotas y letras: Reconcilia-ción Junior-hinchada

A pesar del enojo evidente de los hinchas para con el Junior, me gustaría ver su reacción positiva para acompañar al equipo, en el juego de esta noche ante el Tolima, en un momento en que está vivo en dos torneos. En la Liga Águila marcha sexto con un partido menos (el de hoy) y en la Copa Sudamericana ya está en cuartos de final y con la posibilidad de seguir avanzando ya que el próximo rival es Defensa y Justicia que no es, propiamente, de la élite del fútbol argentino. Entiendo el enojo de la gente por cosas que pasan y es el mismo enojo mío, pero a partir de hoy hay que cerrar filas en torno al equipo “para ayudar a empujar el bus”.

El de esta noche es un partido con morbito. El regreso de Alberto Gamero, DT del Tolima, que pasó por aquí y tuvo que irse por cosas que ahora no vamos a recordar. Viene el equipo de Ibagué que es el actual campeón y el actual líder.
Me gusta lo de invitar a los niños. No es raro. Junior siempre lo ha hecho, pero aprovechando la semana de vacaciones sería bueno ver a papá e hijo en las gradas. O mamá e hijo. O tía y sobrino. O abuelo y nieto. Entiendo que muchos aún están “mareados” con el equipo, pero en este momento es menester ayudar con la presencia en el estadio para devolver la confianza y caminar de la mano con el equipo en Liga y en Copa.

Junior tiene 21 puntos. El número mágico para clasificar se ha movido entre 30 y 29, aunque, en este momento, es 31. El equipo de Comesaña necesita 9 puntos más y, dentro de esos 9, los primeros 3 los debe conseguir en casa ante el Tolima. Que es el mejor hoy día, pues ni modo. Contra ellos jugarán y de ellos habrá que conseguir los primeros 3 puntos.

Una reconciliación hinchada-Junior en este momento es de imperiosa necesidad. No vamos a estar peleados todo el tiempo. Dejemos el tema ahí y después seguimos el debate. Si el equipo ha avanzado en los dos torneos, con estadio casi vacío, acompañarlo potenciará el buen momento que está viviendo.

Que es un Junior raro, que está lleno de pelaos, que Pedro, que Juan, que Andrés, que las estrellas, que Chará, que el ‘Loco’ Alvez, que para qué contrataron al ‘Mudo’, que no se trajeron reemplazos, en fin. Ya ellos no están. Los que están son pelaos como Ditta, Fuentes, Jarlan, Díaz y Daniel Moreno y los históricos. Bueno, es que no están por jóvenes. Están por buenos y rendidores. A ellos hay que darles mérito. Y a Comesaña que se la ha jugado sin titubear.

Cuando me siente en la fría Bogotá a ver el partido Junior vs. Tolima en la pantalla de Win Sports me gustaría verlos a todos en la tribuna. Esta noche, reconciliémonos con el equipo… 

Facebook
Twitter
Messenger
Whatsapp

Más Columnas de Opinión

El Heraldo
Hugo Illera Jiménez

Junior y la sanción a Jorge Duarte

En los más de cuarenta años que he estado en la industria de los medios de comunicación, el fútbol siempre ha sido la misma historia. Los temas del Junior de Barranquilla, por partidos accidentados y fallos arbitrales, siempre se maximizan y s

Leer
El Heraldo
Hernando Baquero Latorre

A cuidar las marchas

Las marchas y manifestaciones han desempeñado un papel crucial en la dinámica de los cambios sociales a lo largo de la historia. Estos eventos han sido catalizadores potentes para transformaciones sociales y políticas, y van más allá de la le

Leer
El Heraldo
Óscar Borja

¡Lee la naturaleza!

Para quienes compartimos que Dios es el creador del universo y de la vida o para quienes no lo aceptan, lo único claro es que, de todos los seres vivos existentes en la naturaleza, el único que tiene la capacidad de comunicarse con sus semejante

Leer
Ver más Columnas de Opinión
X
COMO REPORTAR A WASAPEA
1. Agrega a tu celular el número de Wasapea a EL HERALDO: +57 310 438 3838
2. Envía tus reportes, denuncias y opiniones a través de textos, fotografías y videos. Recuerda grabar y fotografiar los hechos horizontalmente.
3. EL HERALDO se encargará de hacer seguimiento a la información para luego publicarla en nuestros sitio web.
4. Recuerda que puedes enviarnos un video selfie relatándonos la situación.