El Heraldo
Deportes

Pelotas y Letras | Diciembre y el Niño Dios

Los días de Navidad y previos al año nuevo son de amor y tranquilidad, de prometer, de pensar más en lo humano que en lo material.

El día antes de la Navidad, en el programa Conexión de Win Sports, dije que me encantaba que los ateos estuvieran hablando del Niño Dios. Es que, en diciembre, vivimos un tiempo diferente al del diario vivir del complicado mundo en que estamos. Y sí que lo es cuando quienes no creen en la existencia del buen Dios, que todo lo puede, hablan de su hijo amado, de Jesús nacido.

Alguna vez, alguien me preguntó que cómo creía que debería ser la vida. Le contesté que ojalá todos los meses fueran diciembre. Y que todas las noches fueran Nochebuena en espera del Niño Dios. O como en las horas previas a las 12 de la noche del 31 de diciembre.

Diciembre tiene un encanto que lo hace diferente. Es un mes de vida y recordación. Es el mes de los propósitos, de los pensamientos positivos. Es el mes de la reconciliación y reunión. Es el mes de abrir el baúl de la vida y acordarnos de los amigos, de los familiares lejanos y de los que ya se fueron.

Es el mes de dejar la neura, de proponerse menos acelere y más tranquilidad. Es el mes de la memoria, de la búsqueda de las viejas fotos, de los regalos archivados y de volver a orar.

Es el mes de juntar niños y grandes alrededor del pesebre para orar, pedir y cantar. Para volver a repetir la historia de María, José, el Niño Jesús y el establo. De la estrella de Belén, de los Reyes Magos y el incienso, la mirra y el oro.

Los días de Navidad y previos al año nuevo son de amor y tranquilidad, de prometer, de pensar más en lo humano que en lo material. La gente cambia y el cielo azul y la brisa se vuelven referentes para hablar de los días bonitos, de los días de diciembre. Es también un mes para los balances de lo que se hizo bien o no tan bien. De nuestros deportes, deportistas y del Junior del alma.

Ese Junior que produce todas las sensaciones al ganar una estrella en diciembre, o la frustración de no alcanzarla, y en todas las promesas que vienen detrás de esas metas no logradas. Este año vivimos de las alegrías que nos depararon Anthony Zambrano, los Titanes pentacampeones de baloncesto en un suceso único, las Atlantas y su primer título, la Liga Profesional de Béisbol, el boxeo, el trabajo callado, duro y efectivo de las ligas departamentales y del más humilde de nuestros deportistas.

Vivir en diciembre es respirar otro aire, es saber que la vida vale la pena vivirla, es ver las caritas alegres y sonrientes de los niños y el sentirnos cerca a ese Niño Dios que nos reúne para que, a través de él, nos cercioraremos que aún hay esperanzas de un mundo mejor...

Les deseo salud, dicha, ventura y prosperidad en el 2022.

Facebook
Twitter
Messenger
Whatsapp

Más Columnas de Opinión

El Heraldo
Carlos Eduardo Correa Escaf

El agua, con más de un uso

El agua residual tratada pasa de ser un residuo a un recurso, recurso que, además de representar una disminución de costos en el sector productivo, representa menor presión sobre las fuentes hídricas y un aprovechamiento eficiente.

C

Leer
El Heraldo
Carlos Eduardo Correa Escaf

El agua, con más de un uso

El agua residual tratada pasa de ser un residuo a un recurso, recurso que, además de representar una disminución de costos en el sector productivo, representa menor presión sobre las fuentes hídricas y un aprovechamiento eficiente.

C

Leer
Ver más Columnas de Opinión
DETECTAMOS QUE TIENES UN BLOQUEADOR DE ANUNCIOS ACTIVADO
La publicidad nos ayuda a generar un contenido de alta calidad
No quiero apoyar el contenido de calidad
X
COMO REPORTAR A WASAPEA
1. Agrega a tu celular el número de Wasapea a EL HERALDO: +57 310 438 3838
2. Envía tus reportes, denuncias y opiniones a través de textos, fotografías y videos. Recuerda grabar y fotografiar los hechos horizontalmente.
3. EL HERALDO se encargará de hacer seguimiento a la información para luego publicarla en nuestros sitio web.
4. Recuerda que puedes enviarnos un video selfie relatándonos la situación.