El Heraldo
Opinión

El poder del inconsciente

¿Por qué hacemos lo que hacemos?

Intentando aprender de las inéditas situaciones a las que nos enfrentamos día a día en tiempos de pandemia, decidí releer el libro ¿Por qué hacemos lo que hacemos? del Dr. John Barch, psicólogo social y experto mundial en el fascinante tema de la mente inconsciente.

Dejo sentado que en esta oportunidad mi lectura se centró en encontrar entre sus páginas argumentos adicionales, más allá de la reduccionista explicación de la indisciplina, que me ayudaran a entender los fenómenos sociales detrás de la velocidad de contagio tan acelerada que ha tenido la COVID-19 en el departamento.

De una manera muy ágil y sin caer en tecnicismo, el autor, basado en una sólida evidencia científica, enfrenta al lector a la inquietante realidad del poder que ejerce nuestra mente inconsciente en muchas de las decisiones transcendentales que tomamos en nuestras vidas, incluidas la elección de pareja y el lugar donde vivimos.

Propone el Dr. Barch que el inconsciente obtiene la energía del pasado, presente y futuro “ocultos”, para condicionar nuestras acciones. El pasado evolutivo y las vivencias de los primeros años de vida no recordados, actúan de manera sigilosa modelando nuestras respuestas al entorno y con ello, por ejemplo, identificando como amenaza evolutiva a nuestros semejantes y no a los gérmenes.

Apasionante resultó volver a leer los estudios que muestran cómo la forma en que nos cuidan en nuestros primeros días nos condiciona para que privilegiemos el calor afectivo de una conversación en la esquina de nuestro barrio a una fría pero segura reunión virtual, aún en tiempos de aislamiento obligatorio. Si la influencia del pasado en nuestros comportamientos diarios puede ser documentada de forma parcial, documentar la del futuro se hace mucho más complejo.

Nuestras metas y motivaciones pueden tener consecuencias no intencionadas en nuestras acciones si las dejamos en el plano del inconsciente. Medidas políticas que imponen restricciones individuales en beneficio del bien común suelen ser desacatadas, entre otras cosas, por ese deseo inconsciente que a todos nos impulsa a intentar obtener recompensas. Quedarse en casa no trae para algunos beneficios tangibles, disfrutar de los amigos y alguna que otra bebida, sí. El presente, eso que hacemos aquí y ahora, influye en la conducta de quienes nos rodean y en el comportamiento general, sobre todo si ejercemos algún tipo de liderazgo.

 Las aves en una bandada se mueven al unísono porque perciben mutuamente sus movimientos y su velocidad; en sus cerebros existe un vínculo directo entre percepción y acción. Los seres humanos también recibimos la influencia de nuestros congéneres, pero a diferencia de las aves, podemos ver y oír lo que hacen otros de forma indirecta y virtual, en televisión, revistas y periódicos, entre otros. De manera inconsciente imitamos lo que vemos, algunas veces a pesar de que seamos conscientes de que infringimos leyes.

 Cuando las noticias muestran que personajes de la farándula y de la política violan impunemente las recomendaciones gubernamentales que buscan detener la diseminación descontrolada de la infección, las acciones de muchos podrían pasar a serán guiadas por el poder del inconsciente expresado con la imitación.

Quise compartir con ustedes la contextualización de mi lectura con la única intención de que juntos sanemos el dolor del señalamiento por haber sido los primeros que posiblemente ya experimentamos en el país el “pico de la pandemia”.

@hmbaquero hmbaquero@gmail.com

Facebook
Twitter
Messenger
Whatsapp

Más Columnas de Opinión

El Heraldo
Sergio Arenas

Servicios públicos en riesgo

El nuevo proyecto de reforma para modificar la Ley de Servicios Públicos en el país pretende, como lo anunció el presidente Petro hace unos meses, que el eje del servicio sea el usuario, una intención plausible desde los derechos sociales. Sin

Leer
El Heraldo
Manuel Moreno Slagter

Los vidrios polarizados

Por estos días generó inconformidad un anuncio que advertía sobre la puesta en marcha de controles destinados a verificar la correcta aplicación de la resolución 3777 de 2003 del Ministerio del Transporte, que regula el tono de oscuridad del

Leer
Ver más Columnas de Opinión
X
COMO REPORTAR A WASAPEA
1. Agrega a tu celular el número de Wasapea a EL HERALDO: +57 310 438 3838
2. Envía tus reportes, denuncias y opiniones a través de textos, fotografías y videos. Recuerda grabar y fotografiar los hechos horizontalmente.
3. EL HERALDO se encargará de hacer seguimiento a la información para luego publicarla en nuestros sitio web.
4. Recuerda que puedes enviarnos un video selfie relatándonos la situación.