El Heraldo
Opinión

¿Paciente o padeciente?

Es una queja nacional, en todos los departamentos y municipios del país es la misma irregularidad en la atención médica y no es por culpa de los médicos ni del personal paramédico, quienes siempre están al frente de la situación tratado de resolver la vida de cada consultante, pero siempre cargan con la culpa por la calidad de la atención en términos de tiempo, que no en la calidad de la atención.

La definición de paciente en medicina viene del latin patiens, patientis, que es el participio presente de pati, que se refiere a sufrir o soportar, experimentar un proceso o una acción que parte de una causa ajena y se aplica a cualquier persona que es atendida por un profesional de la salud debido a que sufre un dolor o malestar físico o emocional.

Inicialmente, no tenía nada que ver con tener paciencia o ser paciente, que son cualidades de un sujeto en particular que tiene elevados niveles de tolerancia para soportar determinadas situaciones. Sin embargo, desde el hecho de esperar un turno ya se necesita manejar los niveles de tolerancia a la frustración de no poder ser atendido con la premura o afán de la persona que consulta por un malestar de cualquier índole. Esto se agrega a los síntomas y representa una situación en la que está en juego la capacidad del consultante para manejar tal condición, qué tan paciente es el paciente.

Con el advenimiento de la tecnología para diagnosticar enfermedades con métodos de laboratorios o gabinete, se ha hecho más compleja la atención y son más prolongados los períodos de espera para lograr una atención que satisfaga las necesidades de salud después de pasar por todas las evaluaciones que consideren los médicos tratantes.

Como substrato básico de la atención está el sistema de salud de cada país, lo cual determina la forma en que se atienden los pacientes, y este es el punto en que se convierten en padecientes, es decir, padecer el sistema de atención médica de su país.
La reflexión da para pensar en nuestra condición de personas que acudimos a consulta en el sistema de salud de este país del que se dicen tantas cosas a favor o en contra pero que sirve para adjudicarnos alguno de los dos títulos como consultantes,

Es un hecho demostrado que ser paciente en Colombia equivale a ser paciente como paciente y padeciente frente al sistema de salud. Más allá de lo que se dice que hay una cobertura casi total de los pacientes, la funcionalidad de ese sistema no da ninguna garantía para los afiliados a dicho sistema. ¿De qué sirve estar “cubierto por el sistema de salud” y tener que ser padeciente de la forma en que este opera? Desde una consulta de urgencia hasta las remisiones a los diversos especialistas que deben atender al paciente, puede pasar cualquier cantidad de tiempo para que le den la cita de urgencia y peor aún los controles.

Es una queja nacional, en todos los departamentos y municipios del país es la misma irregularidad en la atención médica y no es por culpa de los médicos ni del personal paramédico, quienes siempre están al frente de la situación tratado de resolver la vida de cada consultante, pero siempre cargan con la culpa por la calidad de la atención en términos de tiempo, que no en la calidad de la atención.

Ojalá haya una reestructuración de la atención médica en el país para dejar de ser los padecientes en que nos convertimos y regresar a nuestra condición inicial de pacientes.

haroldomartinez@hotmail.com 

Facebook
Twitter
Messenger
Whatsapp

Más Columnas de Opinión

El Heraldo
Rafael Nieto

Arrodillado a los mafiosos

La intervención de Petro en la ONU fue un estriptis de sus convicciones más íntimas.

Se basa en el prejuicio de que la guerra contra las drogas fracasó y que es la lucha contra el narcotráfico la que explica la violencia en nuestro

Leer
El Heraldo
Tatiana Dangond

Mirreyes colombianos

Hace algunos años me encontré con un video en el que se mostraba el suntuoso estilo de vida de mexicanos conocidos como los “mirreyes”,  jóvenes que presumen sus carros, yates y dinero. Cuando vi el artículo de Cambio y los videos que

Leer
El Heraldo
Juan Carlos Echeverry

Gaste, el jefe paga

Propongo un ejercicio mental sencillo: piense por un momento que su ingreso al año sean 130 millones de pesos, es decir, cerca de 11 millones al mes. No está nada mal. El año siguiente su jefe le sube a 160, es decir, 13 millones 300 mil al mes

Leer
El Heraldo
Jesús Ferro Bayona

El poeta fusilado

Una vez durante un viaje por España, estuve en Granada. Fui a ver en Fuente Vaqueros la casa donde nació el poeta García Lorca y en la que vivió cortos años así como fue de corta su vida. En una esquina de la planta baja de la casa-museo act

Leer
Ver más Columnas de Opinión
DETECTAMOS QUE TIENES UN BLOQUEADOR DE ANUNCIOS ACTIVADO
La publicidad nos ayuda a generar un contenido de alta calidad
No quiero apoyar el contenido de calidad
X
COMO REPORTAR A WASAPEA
1. Agrega a tu celular el número de Wasapea a EL HERALDO: +57 310 438 3838
2. Envía tus reportes, denuncias y opiniones a través de textos, fotografías y videos. Recuerda grabar y fotografiar los hechos horizontalmente.
3. EL HERALDO se encargará de hacer seguimiento a la información para luego publicarla en nuestros sitio web.
4. Recuerda que puedes enviarnos un video selfie relatándonos la situación.