El Heraldo
Opinión

¡Hurra!, ¡por fin!, ¡albricias!

Nací un martes de carnaval, o sea, la reencarnación de Joselito y, desde la infancia, mi cumpleaños ha coincidido en muchas ocasiones con el sábado y lo celebro donde me encuentre, y me disfrazo; me resulta significativa esa fecha, hace parte de mi propia vivencia y mitología cultural. 

“No es la más fuerte de las especies la que sobrevive, tampoco es la más inteligente la que sobrevive. Es aquella que se adapta mejor al cambio”. Esta es una de las famosas frases de Charles Darwin que se constituye en piedra angular de su teoría acerca de la evolución y que traigo a colación a partir de la tan esperada noticia de la Alcaldía de Barranquilla referente al aplazamiento de los carnavales de este año 2022 debido a la pandemia por Coronavirus y teniendo en cuenta las cifras que muestran el comportamiento del virus a nivel mundial y local. Aunque no me parece que poner una fecha tentativa en el corto plazo sea recomendable porque eso crea falsas expectativas y puede provocar una segunda frustración si hubiera que aplazarlo otra vez. No hay nada absolutamente predecible con este virus y no se puede estar adivinando el futuro con el corazón más que con la razón.

Inteligencia es lo que vamos a necesitar para adaptarnos al espíritu de estos tiempos y de lo que viene adelante. El aplazamiento del carnaval es un buen ejercicio para demostrarnos a nosotros mismos que somos suficientemente inteligentes para aplazar el principio del placer -el hedonismo en esos cuatro días-, y asumir una actitud racional que ponga la conservación de la vida y la salud por encima de cualquier cosa en este mundo. Entre otras razones, para poder disfrutar otros carnavales.

No va a pasar nada si se aplaza el carnaval, los únicos perjudicados serán los hacedores del carnaval y los que mueven su economía en esas fiestas, la venta informal. El resto de participantes somos espectadores y no tenemos ninguna disculpa para no celebrar las carnestolendas como se hacía antes: en la sala de la casa, o cuadrando con algún vecino o familiar para hacer la vaca y armar el sancocho, comprar la maizena y el ron. Pero, en este período de adaptación inteligente y evolución mental, debe ser mostrando carné de vacunación con esquema completo, libre de síntomas, tapabocas obligatorio y baile individual, no hay parejas, todos a la distancia exigida; cada quien con su vaso.

Nací un martes de carnaval, o sea, la reencarnación de Joselito y, desde la infancia, mi cumpleaños ha coincidido en muchas ocasiones con el sábado y lo celebro donde me encuentre, y me disfrazo; me resulta significativa esa fecha, hace parte de mi propia vivencia y mitología cultural. Y este lo celebraré en la fecha oficial con el mismo nivel de disfrute de los anteriores y la plena consciencia de estar rindiendo un homenaje a la vida y a la ciencia después de haber pasado por la experiencia del contagio y poder echar el cuento gracias a las vacunas.

Ante cualquier cambio en la vida hay dos opciones: o se sufre o se disfruta. Lo primero es fácil, sólo hay que quejarse y no hacer nada. Lo segundo es más difícil, requiere creatividad, inteligencia para comprender las razones del cambio, sabiduría para saber escoger entre lo que conserva la vida versus el desperdicio, adaptación a lo diferente como demostración de evolución y madurez como carnavaleros pensantes.

haroldomartinez@hotmail.com

Facebook
Twitter
Messenger
Whatsapp

Más Columnas de Opinión

El Heraldo
Eduardo Verano

Democratizar la democracia

Este domingo el país tiene una cita importante con la democracia. La ciudadanía acudirá en primera vuelta a elegir al Presidente de la República. La invitación es escoger y  votar entre las variadas alternativas que existen. En cada elec

Leer
El Heraldo
Orlando Araújo Fontalvo

Homero y los chistes

Son dos las doctrinas que han pretendido responder a la pregunta respecto de si realmente existe algo que pueda llamarse «Literatura». De un lado se ubica el esencialismo, con su fe en el realismo, las categorías generales, los universales, las

Leer
El Heraldo
Néstor Rosanía

Fico el uribista avergonzado

Esta campaña presidencial se ha caracterizado porque los candidatos han centrado sus esfuerzos en capturar a los electores que se consideran apolíticos o indecisos y que no se identifican con un partido político o una ideología definida, desde

Leer
Ver más Columnas de Opinión
DETECTAMOS QUE TIENES UN BLOQUEADOR DE ANUNCIOS ACTIVADO
La publicidad nos ayuda a generar un contenido de alta calidad
No quiero apoyar el contenido de calidad
X
COMO REPORTAR A WASAPEA
1. Agrega a tu celular el número de Wasapea a EL HERALDO: +57 310 438 3838
2. Envía tus reportes, denuncias y opiniones a través de textos, fotografías y videos. Recuerda grabar y fotografiar los hechos horizontalmente.
3. EL HERALDO se encargará de hacer seguimiento a la información para luego publicarla en nuestros sitio web.
4. Recuerda que puedes enviarnos un video selfie relatándonos la situación.