El Heraldo

¡Gracias, Benedicto!

Desde hace varios días circula una carta en internet y las redes sociales escrita por un joven Daniel, de 23 años, titulada “Benedicto, gracias por renunciar”. Extracto algunos apartes de la carta por ser hoy el último día del pontificado de Benedicto XVI.  Cuenta el joven que después de cuestionarse las posibles causas, encontró la respuesta en la siguiente afirmación: El señor Ratzinger ha renunciado toda su vida.

“Sí, el Papa renunció a una vida normal. Renunció a tener una esposa. Renunció a tener hijos. Renunció a ganar un sueldo. Renunció a la mediocridad. Renunció a las horas de sueño, por las horas de estudio. Renunció a ser un cura más, pero también renunció a ser un cura especial. Renunció a no llenar su cabeza de Mozart, para llenarla de teología. Renunció a llorar en los brazos de sus padres. Renunció a estar jubilado, a disfrutar de unos nietos. Renunció a disfrutar su país. Renunció a tomarse días libres. Renunció a su vanidad. Renunció a defenderse contra los que lo atacaban. El Papa fue un tipo apegado a la renuncia.

Un papa que renuncia a su pontificado cuando sabe que la Iglesia no está en sus manos, sino en las de alguien mayor, es un papa sabio. Nadie es más grande que la Iglesia. Ni el Papa, ni sus sacerdotes, ni sus laicos, ni los casos de pederastia, ni los casos de misericordia. Nadie es más que ella.

Ser papa es un acto de heroísmo. Hoy Ratzinger se despide crucificado por los medios de comunicación, crucificado por la opinión pública y crucificado en la humildad, esa que duele tanto entender.

Benedicto XVI decidió apartarse por amor a su Iglesia. Se marcha sin homenajes pomposos en el más alto grado de humildad”.

El Papa nos ha dado una gran lección de humildad colocando primero la voluntad de Dios antes que a sí mismo; “en el mundo de hoy, sujeto a rápidas transformaciones y sacudido por cuestiones de gran relieve para la vida de la fe, para gobernar la barca de San Pedro y anunciar el Evangelio es necesario el vigor tanto del cuerpo como del espíritu”.

Es Dios quien realmente importa, es a Cristo a quien seguimos los católicos, y la Iglesia es de Cristo.

Por Luz María P. de Palis
luzmapalis@yahoo.com.ar

Facebook
Twitter
Messenger
Whatsapp

Más Columnas de Opinión

El Heraldo
Enrique Dávila

Sardina, alumbrar, tarajalludo

Me enteré de que la palabra ‘sardina’, como referencia al pez de ese nombre, tiene que ver con la isla de Cerdeña. ¿No entiendo por qué? Pedro Hernán Torres Blanco, B/quila

Los nativos de la isla italiana de Cerdeña son denomin

Leer
El Heraldo
Julio César Henríquez

Eclipse de medusa

Medusa era la gorgona capaz de convertir en piedra a quienes le miraran fijamente a los ojos. La belleza desfigurada le convirtió en un monstruo temible, transformando su cabello en serpientes crueles y terroríficas. Después de ser decapitada s

Leer
El Heraldo
Amat Zuluaga

Ojalá Petro se dejara ayudar

En un desafortunado discurso el presidente de nuestro país pronunció la siguiente frase “Cuando se habla de extraer, ahí no se habla de mucho trabajo. Extraer lo que ya está debajo de la tierra: llámese carbón, llámese petróleo, llámese

Leer
El Heraldo
Miguel Vergara

Siempre se puede hacer mejor

En el complejo mundo del desarrollo, la búsqueda de equilibrio es esencial. Aunque el debate actual sobre la modificación del Plan de Ordenamiento Territorial (POT) de Barranquilla resalta la vivienda, la movilidad y el medio ambiente, hay dos v

Leer
Ver más Columnas de Opinión
X
COMO REPORTAR A WASAPEA
1. Agrega a tu celular el número de Wasapea a EL HERALDO: +57 310 438 3838
2. Envía tus reportes, denuncias y opiniones a través de textos, fotografías y videos. Recuerda grabar y fotografiar los hechos horizontalmente.
3. EL HERALDO se encargará de hacer seguimiento a la información para luego publicarla en nuestros sitio web.
4. Recuerda que puedes enviarnos un video selfie relatándonos la situación.