El Heraldo
Opinión

Las peores elecciones

Para el 13 de diciembre, cierre de inscripciones de candidatos al Congreso, aparecerán decenas de listas de partidos, coaliciones y grupos significativos de ciudadanos. Esto prueba la baja institucionalidad que existe y que no está al servicio de la participación ciudadana.

A 3 meses efectivos de actividad política para las elecciones legislativas, el país profundiza su división y continúa incontenible el proceso de destrucción de sus bases materiales, sociales y políticas. Estas elecciones se darán en un contexto de crisis política, ilegitimidad, criminalidad, violencia, desigualdades sociales y muy baja institucionalidad. Desde 1958 el país no había estado en un ambiente tan difuso y de incertidumbre política y electoral. Los partidos ya deberían tener candidatos definidos para el Congreso, la manera como los van a postular, y estar en campaña política; pero no han definido las listas que serán presentadas, ni los acuerdos electorales. A estos factores políticos y a la fractura de los partidos se suma el desarraigo de los ciudadanos con ellos y con el proceso electoral. Los partidos, el gobierno, el Congreso y los sectores más pudientes siguen haciendo caso omiso a los llamados urgentes de solidaridad de los sectores más deprimidos de la sociedad. Estamos en el momento de mayor desprestigio de la política electoral y partidista de toda nuestra historia.

Para el 13 de diciembre, cierre de inscripciones de candidatos al Congreso, aparecerán decenas de listas de partidos, coaliciones y grupos significativos de ciudadanos. Esto prueba la baja institucionalidad que existe y que no está al servicio de la participación ciudadana. Una vez más, no es clara ni transparente la forma como se configura y estructura el poder político en Colombia. Esto favorece a minorías sociales que controlan el poder; aunque cada vez les es más difícil retenerlo y por ello reaccionan tan antidemocráticamente a propuestas novedosas, minoritarias o de oposición. Las fuerzas sociales con poder reivindican y reclaman que solo ellos tienen derecho a gobernar, con la premisa de que nadie, distinto a los de siempre, tiene el derecho de llegar al poder o controlar el Congreso. Olvidan que una verdadera democracia siempre construye mayorías electorales y que ellas pueden ser cambiadas. 

No sabemos cuál va a ser el nivel de participación y su impacto, pues los ciudadanos no tienen una expectativa positiva con la política y no la relacionan con sus vidas. Por ello, es pertinente preguntarnos para qué sirve el Congreso; y si este no existiese, en qué cambiaría nuestra vida afectada por la manipulación, abusos, atropellos e incompetencia del poder político. Los partidos están desaparecidos. Cuando los referenciamos es para mal. No alivian las dificultades ciudadanas; por el contrario, hacen la vida más difícil. No hacen propuestas para cumplirlas y solo crean ilusiones. Tampoco generan esperanzas. Se convirtieron en un instrumento para profundizar la división de la sociedad, vulnerando la democracia.  

Gracias a lo que queda de democracia, podemos resistir las tentaciones autoritarias y favorecer la expresión de las demandas sociales y la participación, aunque sean reprimidas y descalificadas desde instancias gubernamentales. Los resultados electorales legislativos son de total incertidumbre y tendrían una negativa influencia en la elección presidencial, afectada por egos y una excesiva fragmentación de candidaturas. 

 

Facebook
Twitter
Messenger
Whatsapp

Más Columnas de Opinión

El Heraldo
Álvaro De la Espriella

Nos excluyeron

Cincuenta billones de pesos alcanza el presupuesto que se ha programado por parte del gobierno nacional, después de los Compes respectivos, para iniciar lo que ya se conoce en las altas esferas como la Ola 50 que es ni más ni menos el desarrollo

Leer
El Heraldo
Alfredo Sabbagh

Camaleones

En Zelig, el divertido filme que con forma de falso documental nos presenta en 1983 el controversial Woody Allen, conocemos la vida de un personaje con la particular virtud de transformarse y cambiar su apariencia de acuerdo con las circunstancias

Leer
El Heraldo
Amylkar D. Acosta M.

Hacia un nuevo país

Ilusionado, como todos los colombianos, que la Constituyente era el camino, como rezaba la publicidad oficial que la promovió, para lograr las grandes transformaciones, empezando por la política, al instalar las sesiones del nuevo Congreso de la

Leer
Ver más Columnas de Opinión
DETECTAMOS QUE TIENES UN BLOQUEADOR DE ANUNCIOS ACTIVADO
La publicidad nos ayuda a generar un contenido de alta calidad
No quiero apoyar el contenido de calidad
X
COMO REPORTAR A WASAPEA
1. Agrega a tu celular el número de Wasapea a EL HERALDO: +57 310 438 3838
2. Envía tus reportes, denuncias y opiniones a través de textos, fotografías y videos. Recuerda grabar y fotografiar los hechos horizontalmente.
3. EL HERALDO se encargará de hacer seguimiento a la información para luego publicarla en nuestros sitio web.
4. Recuerda que puedes enviarnos un video selfie relatándonos la situación.