Opinión | EL HERALDO

¿Quieres recibir notificaciones?
Si
No
INGRESAR Explora tu perfil

Amigo lector,

Haz disfrutado 5 de 10 contenidos gratuitos.

Nuestro deseo es que continues informandote y disfrutando de todo nuestro contenido, por eso te invitamos a iniciar sesión ó crea tu cuenta gratis en nuestro portal.

SUSCRÍBETE
Opinión

Ambigüedades

Los gobernantes están perdiendo el control de la situación ocasionada por el COVID-19 Y para salir bien librados construyen chivos expiatorios: la reactivación económica; la responsabilidad de alcaldes en la implementación de medidas ‘infalibles’ del gobierno nacional; y, últimamente, los ciudadanos tildados de ‘atenidos’, irresponsables e indisciplinados. Se desconoce que, en su inmensa mayoría, los ciudadanos a pesar de la situación y falta de claridad gubernamental se han adaptado ejemplarmente, son solidarios e innovadores.

Hagamos un recorrido de lo ocurrido al primero de junio. Teníamos dos alternativas: la primera consistía en no cerrar la vida social para preservar la economía y atender la emergencia con los recursos que se tenían; este escenario nos era difícil pues el sistema de salud es pésimo. La otra alternativa era cuarentana estricta para proteger la vida y destinar todos los recursos al sistema de salud. Al inicio, en medio del pánico y afán político, el Gobierno no optó por la primera pensando en la vida de las personas, a riesgo de una quiebra económica. Tampoco optó por la segunda; la acogió a su manera: con vacilaciones, reservas y sometido a presiones y acuerdos con grupos poderosos, siempre en la sombra. No preparamos el sistema de salud pues la plata terminó en bancos, grandes empresas y en débiles ayudas a los más pobres. En abril, empezamos a dar botes, del timbo al tambo, y se da la primera apertura pensando exclusivamente en la economía, cuando la capacidad de respuesta del sistema de salud no había mejorado. Hoy está igual que en marzo, con 3000 camas UCI de 12.000 prometidas para mayo (se concentró el sistema en la pandemia, reduciendo severamente la atención de otras necesidades de salud); y, sin embargo, se optó por reabrir gran parte de la economía formal, en un momento crítico de contagio. Pusimos en riesgo la estabilidad económica y no mejoramos el sistema de salud. Como consecuencia, los ciudadanos más frágiles se desesperan, ven ambigüedades y orientaciones contradictorias, restricciones, hambre y penurias en el horizonte; y reclaman sus derechos y desacatan medidas confusas, autoritarias e incoherentes.

Perdimos tiempo y oportunidad; favorecimos condiciones para el descalabro de pequeños y medianos empresarios y gran parte del sector informal. Hoy, con datos en la mano (tarea fácil) la alternativa hubiese sido pasar del cierre total inicial, con el sistema de salud preparado, a la apertura total regulada, sin discriminación y con una adecuada capacitación ciudadana; y todos trabajando. Si bien hubiésemos asumido un costo no marginal en vidas, se habría salvado la economía y preparado la capacidad para los momentos más difíciles.

No tenemos modelo. Y aquí estamos: echándole la culpa a los ciudadanos, rogando que nos vendan equipos en el exterior, temiendo al pico de la pandemia y con un futuro de penuria para todos. Saldremos de esta con más concentración de riqueza, más desempleo y pobreza, descenso de sectores medios, un alto precio en vidas y el deterioro de los eventos de salud cuya atención ha sido aplazada. Qué incompetencia. Elegimos gobiernos para acertar, no para ensayar. Los ciudadanos no imponemos la política; la apoyamos y la exigimos.

Facebook
Twitter
Messenger
Whatsapp

Más Columnas de Opinión

Weildler Guerra C.

La culpa de los pobres

Viajaba con mi padre rumbo a Barranquilla cuando pudimos ver las viviendas sobre un suelo anegado y salitroso, las personas y animales que deambulaban cerca de ellas, las basuras y las paredes improvisadas con madera, latas y cartón.  Existe

Leer
Eduardo Verano

País de guerreros

El país no se amilana, se crece y corresponde hacer un análisis de la calidad de producción mental en la radio, la televisión y la prensa para medir cuál ha sido el impacto de la cuarentena en el ánimo de la gente. 

El anális

Leer
Francisco Cuello Duarte

Sin bajar la guardia

En nuestro criterio, esto se debe a la siguiente fórmula de comportamiento social: i + d + p= m, donde m es muerte, i es ignorancia, d es desorden social y p es pobreza. Hay que advertir que el factor pobreza cobija tanto al sector institucional

Leer
Roberto Zabarain

Sitiados

La película trata sobre una comunidad que desarrolla sus actividades en un  fuerte que consideraba inexpugnable: sólidos cimientos, gruesos y fuertes muros, altas torres de vigilancia y, en fin, todo lo que podía garantizar abrigo, segurid

Leer
Ver más Columnas de Opinión
La sesión ha sido cerrada con exíto
Por favor, complete su información de registro aquí
DETECTAMOS QUE TIENES UN BLOQUEADOR DE ANUNCIOS ACTIVADO
La publicidad nos ayuda a generar un contenido de alta calidad
No quiero apoyar el contenido de calidad
X
COMO REPORTAR A WASAPEA
1) Agrega a tu celular el número de Wasapea a EL HERALDO: +57 310 438 3838
2) Envía tus reportes, denuncias y opiniones a través de textos, fotografías y videos. Recuerda grabar y fotografiar los hechos horizontalmente.
3) EL HERALDO se encargará de hacer seguimiento a la información para luego publicarla en nuestros sitio web.
4) Recuerda que puedes enviarnos un video selfie relatándonos la situación.
Ya soy suscriptor web