El Heraldo
Opinión

Yo hablo bonito de La Guajira

La Guajira merece y necesita una transformación social que la aleje de sistemas corruptos y la acerquen a sus potencialidades.

La Guajira es una tierra que se escribe en femenino y es majestuosa. Cabeza de Colombia y vientre de grandes riquezas culturales, naturales y pluriétnicas. Es una metáfora universal, una tierra de fuerza femenina. Es la DAMA de Colombia, que entre 32 departamentos es el único que se escribe en femenino. Una Dama Resiliente, creativa, poderosa y fructífera.

El título de esta nota, corresponde a una campaña que lidera el emprendimiento Asawaa, y lo escogí porque quiero abrir espacio a reflexiones que nos permitan reconocer las problemáticas que  viven todos los territorios – no solo La Guajira -  pero también que no se desconozcan los procesos esperanzadores y que aportan al desarrollo de una tierra –resiliente- que no se resigna a morir condenada al fracaso, que no se rinde ante la crisis, ni se olvida que nuevos soles vendrán para ella; como lo demuestran sus cactus, que entre más inclemente esté el clima y más adversidades se presenten, siguen reverdecidos.

Con esto no pretendo romantizar y negar las realidades crudas que se padecen por causa de la desigualdad sistemática y estructural, pero es igualmente dañino no reconocer que pasan cosas buenas; lo bueno y esperanzador también pasa en la Guajira que vemos enferma o desahuciada en diferentes reportajes basados en visiones centralistas, racistas y desconocedoras de muchas realidades. Si bien, la solución no es un optimismo (motivacional y engañoso) sin acciones transformadoras; tampoco lo es, la indiferencia social o el olvido de lo bueno.

Por esta razón, hablar bonito de La Guajira es concentrarnos en sus bondades y retornar a una perspectiva de relaciones solidarias y humanizadas, que logremos tejer lazos sociales que nos identifiquen como un pueblo que piensa y actúa desde criterios de inclusión y respeto, un territorio capaz de cambiar la receta de la indiferencia y los prejuicios, por un universo de posibilidades y que no ejerza el -canibalismo sociocultural - que instala a cualquier territorio en la involución, necesitamos unirnos e incluso desde las diferencias sumar esfuerzos para que cambiemos el imaginario que muchos tienen de lo que es La guajira, pero sobre todo para vivir en ella dignamente como merecemos todos y todas.

Hay que creer en la Guajira, amarla, aportarle, transformarla; porque más allá de ser  lapidarios y señalar todo, debemos ser ejemplo de transformación; dejar de criticar y actuar, sacudir la creatividad para comenzar a producir nuevas ideas, pues el mundo no cambia si cada uno no lo hace y en la Guajira falta que se unan las voluntades de amor por la dama majestuosa de Colombia, que hagamos una nueva sociedad. “Al fin y al cabo, somos lo que hacemos para cambiar lo que somos”, decía Eduardo Galeano.

Y cierro estas letras, afirmando que La Guajira es una tierra que merece ser cuidada y respetada por todos y todas; nativos, turistas o los que sin nacer en ella merecen ser llamados guajiros y guajiras por adopción. Su biodiversidad y pluriculturalidad la hacen majestuosa. Es momento de vivirla sin racismo y desde visiones incluyentes desde apropiaciones culturales.  Basta de discriminaciones y posturas verticales que denigran a sus comunidades, basta de instrumentalizarla y  de tratarla como una región menor del país, cuando es cabeza  y cuenta con una riqueza cultural, biodiversa, pluriétnica y de recursos naturales.

La Guajira merece y necesita una transformación social que la aleje de sistemas corruptos y la acerquen a sus potencialidades, la unión de sectores académicos, privados, organizaciones sociales, entidades territoriales y gobierno nacional; porque no hay duda de que es un reservorio de riquezas que activan las opciones de reinventarla sin caer en la desesperanza aprendida. En otras palabras, hay que fortalecer la autoestima por nuestra tierra. Por eso, el camino es hablar bonito de La Guajira y accionar cosas buenas para ella.

Facebook
Twitter
Messenger
Whatsapp

Más Columnas de Opinión

El Heraldo
Daniela Cepeda Tarud

Nuevo capítulo en Carnaval

Después de los 11 años y 6 meses más intensos, pero al mismo tiempo más gratificantes de su vida, como ella los describe, el pasado martes Carla Celia anunció su retiro de Carnaval S.A.S. Tuve la oportunidad de compartir de cerca con ella dur

Leer
El Heraldo
José Félix Lafaurie

Buen momento ganadero

En medio de la crisis económica por la pandemia, el ministro de Comercio resaltó el papel de las exportaciones no tradicionales en la recuperación, con la carne bovina en un destacado lugar, lo que representa un buen momento ganadero, pero con

Leer
El Heraldo
Fernando Giraldo

Pensar en los demás

Pensar en los demás exige construir democracia; lo contrario es la ruta segura hacia la extinción democrática. Colombia es un país donde la mayoría de la población no tiene tiempo ni motivación para acercarse a la política; y pareciese que

Leer
El Heraldo
Remberto Burgos

El sombrero vueltiao

Identidad, integración de las razas criollas, símbolo de una cultura única… El sombrero vueltiao habla por Colombia, por sus gentes. Sobre las cabezas de los colombianos, aquí y en otros países, despliega sus alas como una orgullosa maripos

Leer
Ver más Columnas de Opinión
DETECTAMOS QUE TIENES UN BLOQUEADOR DE ANUNCIOS ACTIVADO
La publicidad nos ayuda a generar un contenido de alta calidad
No quiero apoyar el contenido de calidad
X
COMO REPORTAR A WASAPEA
1. Agrega a tu celular el número de Wasapea a EL HERALDO: +57 310 438 3838
2. Envía tus reportes, denuncias y opiniones a través de textos, fotografías y videos. Recuerda grabar y fotografiar los hechos horizontalmente.
3. EL HERALDO se encargará de hacer seguimiento a la información para luego publicarla en nuestros sitio web.
4. Recuerda que puedes enviarnos un video selfie relatándonos la situación.
Ya soy suscriptor web