El titulo es:Recordar para no repetir
    ¿Quieres recibir notificaciones?
    Si
    No
    5/10 INGRESAR Explora tu perfil

    Tienes 5 artículos gratis restantes

    Regístrate a EL HERALDO y disfruta de contenido ilimitado y muchos beneficios.

  • SUSCRÍBETE

Últimas noticias

19:46

Medicina Legal reportó que mientras hace dos años se...

Edder Farías.
19:17

El jugador venezolano habló sobre sobre su situación actual...

19:02

En su solicitud de medida de aseguramiento el Fiscal sexto...

18:36

En las víctimas hay niños, un líder social y colaboradores...

18:28

Los partidos se disputarán en septiembre en los Estados...

18:27

Y en el Magdalena, la gobernadora rindió homenaje a los...

18:22

En la década de 2008 hasta 2017, se registró un aumento del...

18:03

Los reptiles fueron recuperados por expertos del...

Sector del barrio La Sierrita donde fue atacado a bala el adolescente de 17 años.
18:02

Según las autoridades, la víctima cometió un hurto en el...

Los hermanos Uribe Noguera.
17:31

Catalina y Francisco Uribe Noguera son señalados de haber...

Columnas de opinión
Actualizado hace 1 años

Recordar para no repetir

Por estos días, he disfrutado la película Adiós Muchachos de Louis Malle, que refleja los prolegómenos de la Segunda Guerra Mundial, paralelamente con el ambiente de un internado masculino y que refleja el mundo soterrado predecesor del holocausto que seguiría a una de las épocas más trágicas y bochornosas de la humanidad. Cuando dos proyectos políticos se disputaban la hegemonía mundial: el capitalismo liberal al estilo americano y el comunista al estilo soviético, dos concepciones del mundo irreconciliables con las que solo el gallego de El Pardo supo jugar sus cartas con astucia, su activo principal, que puede esgrimir para hacerse perdonar por los aliados con su “neutralidad” mantenida a lo largo de la guerra. No se recata de pregonar para que llegue a los oídos americanos que no solo ha liberado a los españoles de la terrible contienda, sino que su prudente actuación ha ayudado a las democracias. Porque “si él no hubiera frenado a Hitler”, la suerte de la guerra habría sido muy distinta porque los alemanes habrían tomado Gibraltar y dominado El Estrecho, y la situación de Inglaterra, sola y a punto de desplomarse, se habría agravado. Los aliados tenían que estar muy agradecidos porque él se había visto obligado a realizar sus gestos de simpatía hacia Hitler y al fascismo “por su delicada situación y solo por salvar a su patria, España, de la guerra, porque él solamente anhelaba la paz”. Inclusive estaba dispuesto a declarar la guerra a Japón para luchar contra los “demonios amarillos”, como llamaba a los japoneses. Esa era su defensa. Pero los aliados estaban informadísimos de como Franco colaboraba dejando repostar a los submarinos alemanes en los puertos españoles y de su colaboración aportando la División Azul. Y que, osadamente, declaró, olvidándose de la promesa que hizo en un discurso en Sevilla, que si alguna vez los soviéticos invadían Alemania “un millón de españoles se ofrecería para defender Berlín”. Y llegaría el 6 de agosto de 1945:

Todavía de noche, despega en las Islas Marianas el aparato que porta la bomba atómica en Hiroshima: una fortaleza volante B-29, rotulada Enola Gay, en honor a la madre del piloto, el coronel Paul Tibbets. Cuando el avión alcanza una altura razonable “tan alta que solo es minúsculas motitas en el cielo despejado”, a las 8 y 15, el Enola Gay abre sus compuertas sobre Hiroshima. Ferebee, el piloto, libera la bomba y por primera vez en el mundo, el Little Boy cae aplomado durante 50 segundos y, a 600 metros del suelo, estalla: “Una luz cegadora más que mil soles. Más de un millón de grados centígrados de temperatura”. El padre Arrupe, jesuita español que entonces estaba en el noviciado Nagutsaka, a seis kilómetros del centro de Hiroshima explicaría: “Fue como un fogonazo de magnesio, y, de repente, el aire se enciende en una bola de fuego. Una nube inmensa surge del suelo. Remonta hasta 12 kilómetros de altura y forma un inmenso hongo”. En el Enola Gay, el capitán Robert Lewis, exclama como para sí: “Dios mío, ¿que hemos hecho?”.

¿Cuántas veces tendremos que hacernos en el futuro una pregunta similar?

Imagen de jesika.millano
X

Hola,

Bienvenido a tu cuenta de EL HERALDO.

Con tu cuenta de EL HERALDO vive una nueva experiencia. En este momento nuestros usuarios registrados disfrutan de:

Acceso Ilimitado

Bienvenido a EL HERALDO

Bienvenido, puedes ingresar con tu correo electrónico y contraseña registrada.

Si todavía no tienes una cuenta, puedes registrarte aquí, es gratis.

Conéctate con tu cuenta de Facebook ó Google

Registrate en EL HERALDO

Crea tu cuenta en EL HERALDO y vive una nueva experiencia. En este momento nuestros usuarios registrados disfrutan de:

Acceso Ilimitado

x

Reestablecer tu contraseña

Ingresa el correo electrónico con el cual te registraste, te enviaremos un enlace para que puedas restablecer tu contraseña y acceder de nuevo.

Estimado lector,

Lector de noticias
Acceso ilimitado
Rincón Juniorista
¿Ya tienes una cuenta?
La sesión ha sido cerrada con exíto
Por favor, complete su información de registro aquí
DETECTAMOS QUE TIENES UN BLOQUEADOR DE ANUNCIOS ACTIVADO
La publicidad nos ayuda a generar un contenido de alta calidad
No quiero apoyar el contenido de calidad
X
COMO REPORTAR A WASAPEA
1) Agrega a tu celular el número de Wasapea a EL HERALDO: +57 310 438 3838
2) Envía tus reportes, denuncias y opiniones a través de textos, fotografías y videos. Recuerda grabar y fotografiar los hechos horizontalmente.
3) EL HERALDO se encargará de hacer seguimiento a la información para luego publicarla en nuestros sitio web.
4) Recuerda que puedes enviarnos un video selfie relatándonos la situación.
Ya soy suscriptor web
Copa america Brasil 2019 ¿Cúal es tu marcador? Juega aquí