El Heraldo
Opinión

Electricaribe, urgente

La enfermedad letal que padece Electricaribe se llama desinversión. Una empresa con todos sus activos a la intemperie en un clima hostil que en 10 años no ha remplazado casi nada de lo que se deteriora diariamente, está abocada al colapso. Los expertos han estimado las necesidades de inversión solo para compensar la obsolescencia en $240.000 millones anuales. Y eso no es para atender el crecimiento de la demanda regional, que crece un 50% más rápido que en el resto del país. Es solo para lo que los anglosajones llaman “capital para permanecer en el negocio”. En otras palabras, quienes no realizan esas inversiones indispensables están de facto saliéndose del negocio. 

Pero hay más, bajo los designios de Gas Natural Fenosa (GNF) se remplazaron cientos de kilómetros de cable de cobre por cable de aluminio, mucho menos resistentes al medio ambiente, un despropósito técnico o ético inexplicable. Y lo que resulta tanto o más incomprensible, las inversiones en el Sistema de Transmisión Regional (STR), que eran responsabilidad y prerrogativa, es decir deber y derecho, de la empresa, tampoco se acometieron. Ante el riesgo asociado, la Creg tuvo que abrir a terceros inversionistas la opción de meterse en el territorio de Electricaribe a hacer esas inversiones, habiéndose adjudicado 14 convocatorias a diversas empresas del sector que ya han comprometido cerca de $1,2 billones en los 28 proyectos que las componen. Muchos años antes de su insólita demanda al gobierno colombiano por una supuesta expropiación, GNF se había dado a la tarea deliquidar su negocio sin pausa.

Ahora bien, según la nueva reglamentación de la tarifa de distribución, el inversionista podrá comenzar a cobrar las inversiones desde su presupuestación. Es decir, anticipándose a la entrada en servicio de las mejoras relacionadas. Señal que podría ser bien recibida por un potencial inversionista u operador. Salvo por el hecho de que será muy mal recibida por unos usuarios que comenzarán a sentir el disparo de las tarifas por un servicio que inevitablemente seguirá deteriorándose antes de comenzar a mejorar. Con un rezago de billones, se estima en al menos dos años el período de fuertes inversiones antes de que la disminución en la frecuencia y duración de las interrupciones del servicio sean notorias en la región. 

La única manera de conciliar esos dos requerimientos antagónicos es que el Gobierno nacional asuma, sin cargo a la tarifa, es decir sin trasladárselas al nuevo operador, las inversiones por $1,5 billones correspondientes a los dos primeros años. A lo cual hay que agregarle otros $1,2 billones para asumir los pasivos pensionales dejados de financiar por la secuencia de los tres accionistas mayoritarios que ha tenido Electricaribe en los últimos 20 años. Es indispensable que la nación asuma su responsabilidad de gestión, de control y de inversión en la solución de un problema económico y social de envergadura nacional.

rsilver2@aol.com

Facebook
Twitter
Messenger
Whatsapp

Más Columnas de Opinión

El Heraldo
Eduardo Verano

Se asoma una bonanza

La Biblia enseña que hay que prepararse igual para épocas de vacas gordas que para vacas flacas. Los recursos adicionales de las bonanzas no se despilfarran porque son necesarios en la escasez.

Tendremos ingresos adicionales por una in

Leer
El Heraldo
Haroldo Martinez

Olimpiadas y TEPT

Entender las dimensiones del Trastorno de Estrés Postraumático (TEPT) es lo que permite aceptar la actitud de Simone Biles, la superestrella del equipo de gimnasia olímpica de los Estados Unidos en la pista de salto de Tokio el 27 de julio de 2

Leer
El Heraldo
Roberto Zabarain

Lichiguez

El reciente evento llevado a cabo en algún sitio de la carretera que conduce a Cartagena nos retrotrajo a aquellas afortunadamente superadas épocas de lichiguez, cuando el entonces alcalde con  su gabinete a bordo y acompañado por un grupo

Leer
El Heraldo
Manuel Moreno Slagter

Más prudencia

Un candidato presidencial le mandó un trino a sus seguidores, refiriéndose a la efectividad de las vacunas para contrarrestar la variante delta del coronavirus. Escribió lo siguiente: «las vacunas no sirven para el virus covid-delta, según la

Leer
Ver más Columnas de Opinión
DETECTAMOS QUE TIENES UN BLOQUEADOR DE ANUNCIOS ACTIVADO
La publicidad nos ayuda a generar un contenido de alta calidad
No quiero apoyar el contenido de calidad
X
COMO REPORTAR A WASAPEA
1. Agrega a tu celular el número de Wasapea a EL HERALDO: +57 310 438 3838
2. Envía tus reportes, denuncias y opiniones a través de textos, fotografías y videos. Recuerda grabar y fotografiar los hechos horizontalmente.
3. EL HERALDO se encargará de hacer seguimiento a la información para luego publicarla en nuestros sitio web.
4. Recuerda que puedes enviarnos un video selfie relatándonos la situación.