El titulo es:El retorno de la sal

Últimas noticias

Draga Lelystad durante labores en el canal de acceso.
00:04

Cormagdalena indicó que se removieron 215 mil m3 de...

Miembros de la comisión quinta del Senado en un reciente debate de control político.
00:16

El propósito es que los ministros de Hacienda y Minas...

La pintura de los torreones de la iglesia de San José luce desgastada, igual que gran parte de la fachada.
00:10

Tras su clausura por daños en la estructura del techo en...

Luis Díaz remata de volea frente al Deportivo Pasto.
00:09

Los rojiblancos son el decimosexto equipo con más remates a...

Accidente registrado en Ciénaga, Magdalena.
00:08

En el registro hubo cuatro siniestros que causaron...

Familiares de Leonardo Navarro Mendoza y Candy Maestre en Valledupar.
00:08

EL HERALDO recogió las primeras impresiones de los...

Este año en la Feria del Libro de Bogotá participarán unos 170 autores de 24 países. También se conmemorarán los 200 años de Colombia como república.
00:07

Como lo informó el evento, la inauguración se adelantó para...

00:07

La institución armada ofrece hasta $50 millones por...

00:07

En el Mundial de Polonia, que se disputará entre mayo y...

La puesta en escena de Neelo Allawala fue una de las más aplaudidas.
00:06

La ciudad de Karachi brilló con las propuestas presentadas...

Columnas de opinión
Actualizado hace 1 años

El retorno de la sal

La sal fue un producto importante para los grupos indígenas desde tiempos prehispánicos. En el México Antiguo, cuenta el arqueólogo Blas Castrillón, “La sal se convirtió en un bien de prestigio que se entregaba como tributo, como regalo en alianzas matrimoniales y como elemento de tipo medicinal y ritual, no necesariamente para consumo”. En una declaración fechada en 1534, el soldado español Esteban Martin mencionaba a los Coanaos, un singular pueblo indígena que habitaba entre el Cabo de la Vela y el Valle de Upar, al cual describió como “gente crecida y animosa que trafica mucho la tierra adentro llevando sal a vender a trueque de oro”. Durante la colonia, la demanda de sal impulsó a los comerciantes holandeses a explotar con gran vigor las célebres salinas de Araya en el oriente de Venezuela. 

Esta misma sal tuvo en Colombia durante la segunda mitad del siglo XX al municipio de Manaure como el epicentro de la producción nacional. Hoy, después de años de recesión económica  y de una década sin explotación artesanal formal, un grupo de 874 recolectores indígenas, de los que un 70% son mujeres,  se apresta a recoger unas 60.000 toneladas de sal. La producción artesanal implica un esfuerzo humano bajo condiciones inclementes de altas temperaturas, en contraste, el precio obtenido es muy bajo en el mercado nacional y el valor de una tonelada puede oscilar hoy entre 15.000 y 30.000 pesos. Es casi imposible para una familia indígena satisfacer sus necesidades con  ese nivel de ingresos. No es casual que Manaure sea el municipio que presenta el mayor número de muertes de infantes por desnutrición o por causas asociadas a esta. En consecuencia, una de las vías más seguras para combatir este flagelo es el del fortalecimiento de la economía tradicional indígena. Este es el camino indicado, no el de un asistencialismo misericordioso que asegura la entrada de los donantes al cielo, pero acentúa la dependencia de la población wayuu de la ayuda pública o privada y les resta capacidad de agencia a los individuos y a las familias.

Si estos productores indígenas pudiesen disponer de una planta procesadora, como lo tienen previsto en su plan de acción, tendrían la capacidad de mineralizar su producto y ofrecerlo a diversos sectores, como el de los ganaderos, que demandan volúmenes significativos de sal con mejores precios. Manaure se encuentra situado en una zona de régimen aduanero especial y dispone de una no aprovechada potencialidad portuaria. Por tanto, la reactivación de su producción industrial y artesanal  lo pondría en condiciones de abastecer la demanda de sal del país y aun de disponer de excedentes para la exportación. Para ello requieren de acompañamiento institucional  y de socios privados que se interesen en este sector. Además, deben unificar voluntades entre los distintos sectores económicos y comunitarios que tienen divergentes visiones de futuro.

Solo así podríamos afirmar que la expresión “estar salado” no es un estado invencible del infortunio sino una condimentación apropiada y promisoria de la vida.

Wilderguerra©gmail.com

Imagen de cheyenn.lujan

Accede a EL HERALDO

Bienvenido, por favor ingresa con tu correo electrónico y contraseña registrada Recuerda que puedes usar tu cuenta de EL HERALDO en cualquiera de nuestros portales
Conéctate con tu cuenta de Facebook o Google
¿Tienes problemas para ingresar? Escribenos a soporteweb@elheraldo.co
sssssss
La sesión ha sido cerrada con exito
DETECTAMOS QUE TIENES UN BLOQUEADOR DE ANUNCIOS ACTIVADO
La publicidad nos ayuda a generar un contenido de alta calidad
No quiero apoyar el contenido de calidad
X
COMO REPORTAR A WASAPEA
1) Agrega a tu celular el número de Wasapea a EL HERALDO: +57 310 438 3838
2) Envía tus reportes, denuncias y opiniones a través de textos, fotografías y videos. Recuerda grabar y fotografiar los hechos horizontalmente.
3) EL HERALDO se encargará de hacer seguimiento a la información para luego publicarla en nuestros sitio web.
4) Recuerda que puedes enviarnos un video selfie relatándonos la situación.
Ya soy suscriptor web
#Rusia2018 ¿Cúal es tu marcador? Juega aquí
¿Quieres asistir a la inauguración? Compra tus entradas aquí
¡Estamos listos! marcadores en cero, inicia la segunda fase. Haz tus predicciones AQUÍ
Continuar al sitio
Noticias más leídas del 2017 1