El titulo es:El drama que se repite

Últimas noticias

Teófilo Gutiérrez persigue el balón ante la mirada de Rangel, Pico e Iván Rivas.
00:00

El DT Luis Fernando Suárez mostró su preocupación por...

00:09

El Gobierno nacional retiró el aval a la propuesta que daba...

00:08

A través de la Resolución 4140, el Ministerio de Educación...

El club argentino arribo a Barranquilla para su juego ante Junior por la fecha 5 de la Copa Libertadores.
00:08

El cuadro argentino, que arribó ayer a Barranquilla,...

Aspecto del debate en la Comisión V del Senado de la República.
00:04

La ministra de Minas hizo la advertencia en el debate de la...

00:04

El fallo fue adoptado de forma unánime por los cuatro...

Draga Lelystad durante labores en el canal de acceso.
00:04

Cormagdalena indicó que se removieron 215 mil m3 de...

Familiares y amigos entierran a algunas de las víctimas de los atentados en Colombo, Sri Lanka, este martes.
00:04

El Gobierno de Sri Lanka sospecha que los atentados fueron...

00:04

Se trabajará articuladamente con Policía Nacional y el...

00:04

Las brigadas de rescatistas siguen en la zona que sigue...

Columnas de opinión
Actualizado hace 1 años

El drama que se repite

La historia de Nicaragua parece una gran obra de teatro en la que los actores  intercambian a lo largo del tiempo los roles principales. Hace unas décadas, Daniel Ortega representaba al líder de las fuerzas democráticas rebeldes que luchaban contra la cruenta dictadura de Anastasio Somoza para liberar a su país. Hoy el mismo exguerrillero representa el papel de dictador despiadado con tanta fidelidad y apego al guion original que asombraría y agradaría al ya desaparecido Anastasio Somoza.

En el año de 1978, poco después del asesinato del periodista Pedro Joaquín Chamorro, los habitantes del barrio indígena de Monimbó, en la épica ciudad de Masaya, se alzaron contra el régimen somocista. Resistieron con armas caseras durante casi una semana a pesar de los bombardeos y ataques desproporcionados de la Guardia Nacional. La posterior caída de Masaya fue mostrada ante los medios de comunicación como un gran triunfo del régimen dictatorial.

Cuarenta años después el gobierno de Ortega recrea esta escena al entrar en esa emblemática ciudad con una enorme fuerza armada compuesta por soldados, policías y grupos paramilitares orteguistas, doblegando con desproporcionada violencia a los jóvenes que protestaban contra la dictadura. La violenta operación debía cumplirse contra toda oposición, dado su valor simbólico, pues este jueves, 19 de julio, la Revolución Sandinista cumple 39 años.

En las últimas décadas el Caribe ha visto renovar sus dictaduras y parecen soplar buenos vientos para ellas, pues de nada han servido los llamados de la iglesia y las condenas de los gobiernos y los organismos internacionales. Ahora estos regímenes no se fundamentan en  la intervención del capital norteamericano sino que encuentran aliados en  la expansión mercantil de China y en el comercio de armas de la Rusia de Putin, como lo hace el régimen de Maduro.

Acogerse a la sombra ideológica de la izquierda garantiza al menos un cierto silencio de algunos gobiernos y también de  sectores políticos y académicos del continente. Como lo afirma la escritora brasileña Eliane Brum, “una izquierda que deja que Daniel Ortega mate en su nombre  no tiene dignidad y está sumida en una crisis mucho mayor de lo que supone”.

La cifra de jóvenes muertos hasta la fecha se acerca ya a los 400. Una figura internacionalmente reconocida como el poeta Ernesto Cardenal afirmó que Nicaragua vive hoy un “terrorismo de Estado”. El exvicepresidente y laureado escritor Sergio Ramírez ha calificado a la violencia oficial como una “represión sin sentido”. Esta aserción nos remite directamente a la obra del pensador oriental Byung Chul Han.  Como este lo afirma en su obra Sobre el poder, la violencia se vuelve pura y sin sentido cuando se la despoja de todo contexto comunicativo. Lo que busca este tipo de violencia, casi pornográfica, no es la obediencia, que al fin y al cabo sigue siendo un acto comunicativo, lo que pretende en realidad es extinguir por completo el hacer del otro, su voluntad, su libertad y su dignidad y, de esta forma, alcanzar el exterminio de toda alteridad.

wilderguerra©gmail.com

 

Imagen de cheyenn.lujan
X

Accede a EL HERALDO

Bienvenido, por favor ingresa con tu correo electrónico y contraseña registrada

Recuerda que puedes usar tu cuenta de EL HERALDO en cualquiera de nuestros portales

Conéctate con tu cuenta de Facebook o Google
¿Tienes problemas para ingresar? Escribenos a soporteweb@elheraldo.co

Registrate en EL HERALDO

Crea tu cuenta en EL HERALDO y vive una nueva experiencia. Los usuarios registrados tienen acceso a:

x

Reestablecer tu contraseña

Ingresa el correo electrónico con el cual te registraste, para enviarte el enlace para reestablecer tu contraseña.

sssssss
La sesión ha sido cerrada con exito
DETECTAMOS QUE TIENES UN BLOQUEADOR DE ANUNCIOS ACTIVADO
La publicidad nos ayuda a generar un contenido de alta calidad
No quiero apoyar el contenido de calidad
X
COMO REPORTAR A WASAPEA
1) Agrega a tu celular el número de Wasapea a EL HERALDO: +57 310 438 3838
2) Envía tus reportes, denuncias y opiniones a través de textos, fotografías y videos. Recuerda grabar y fotografiar los hechos horizontalmente.
3) EL HERALDO se encargará de hacer seguimiento a la información para luego publicarla en nuestros sitio web.
4) Recuerda que puedes enviarnos un video selfie relatándonos la situación.
Ya soy suscriptor web
#Rusia2018 ¿Cúal es tu marcador? Juega aquí
¿Quieres asistir a la inauguración? Compra tus entradas aquí
¡Estamos listos! marcadores en cero, inicia la segunda fase. Haz tus predicciones AQUÍ
Continuar al sitio
Noticias más leídas del 2017 1