El Heraldo
Deportes

Dura resistencia; victoria sin dudas

El miércoles anterior, al ver cómo Millonarios ejercía una marca personal sobre determinados jugadores del Junior, recordé a Van Gaal y su Holanda en el pasado Mundial de Brasil. Y más recientemente, el lunes, en el partido de la ‘Premier League’ de Inglaterra, al Everton practicando la misma oposición a los creativos del Manchester City. 

Me llama la atención este tipo de marcaje porque si bien no ha desaparecido, ni desaparecerá, mundialmente esas persecuciones tan personalizadas ya son de poco uso. En Colombia muchísimo más. Les resultaría raro e incómodo, supongo, a los jugadores del Junior tener ese acoso tan cercano y permanente de los jugadores de Millonarios. Miguel Ángel Russo seguramente observó la importancia que están teniendo Pico y Cantillo en la organización del juego en Junior, que decidió perturbar su labor haciéndoles marcas muy estrechas con Silva y Rojas. También lo hizo con Domínguez sobre Chará. Y los laterales sobre Escalante y James, después sobre Jarlan. 

En un escenario de oposición infrecuente para los jugadores de Junior, la labor creativa y de desequilibrio fue bastante compleja. Esa pegajosa y fastidiosa presencia de un defensor tan cerca logró desactivar, en buena parte del trámite del juego, la elaboración limpia de las jugadas. 

Cuando el rival plantea este tipo de marcas personales, se recomienda que los de atrás se agreguen conduciendo el balón para atraer a uno de los marcadores y así liberar a su compañero. Lo hizo muy bien Gutiérrez en el primer tiempo y al final Arias como antesala de la jugada del penal. Ese movimiento de los de atrás que no tienen una vigilancia tan rigurosa, tiene que estar secundado por el movimiento sin balón de los que están siendo marcados hombre a hombre. A veces lo entendieron, otras se dejaron llevar por esa necesidad de estar en contacto permanente con el balón, que favoreció la fricción y la dureza que suele generarse en este tipo de marcas. 

Sin embargo, y ahí el mérito de Junior, no obstante esa molesta resistencia defensiva, a la que no está habituado, fue capaz de acceder al área de Millonarios en cuatro o cinco oportunidades con peligro. Fue perseverante y ambicioso siempre. Sostuvo el ritmo y la actitud ofensiva. Las variantes le dieron alegría, desequilibrio y remate. Por eso le doy un valor diferente a este triunfo del Junior, más allá de la clasificación, por su denodado esfuerzo para descifrar ese jeroglífico que es extraño para el jugador colombiano: marca hombre a hombre. Y a Jarlan, tras el penal: ¡Qué riesgo, qué valentía!

Facebook
Twitter
Messenger
Whatsapp

Más Columnas de Opinión

El Heraldo
Orlando Caballero Diaz

Se busca un estadista

La situación de Colombia en general es crítica. La pandemia agudizó los problemas sociales, económicos y políticos del país. Las malas prácticas latentes en la administración pública, política, economía y sociedad, cotidianamente se mos

Leer
El Heraldo
Álvaro López Peralta

La vergonzosa vía

Hace pocos días tuve la necesidad de manejar mi vehículo por la carretera que de Riohacha conduce al sur de La Guajira. Varias veces lo he hecho, como lo hacen habitualmente muchos propietarios de vehículos particulares, transportador

Leer
El Heraldo
Roberto Zabarain

¡A toda marcha!

No acababa de irse el presidente Duque y ya el muelle estaba lleno de turistas y sobre todo de lugareños vendedores de raspao  alegrías  y otras especies, y de pescadores felices lanzando exitosamente sus anzuelos. Hay que buscar la ma

Leer
El Heraldo
Manuel Moreno Slagter

El inútil afán

En una tarde cualquiera, a una hora que no tenía relación con los mayores flujos de tráfico que suelen darse en nuestra ciudad, pude ser testigo de la que probablemente es la tontería más común que cometen los conductores cuando se aventuran

Leer
Ver más Columnas de Opinión
DETECTAMOS QUE TIENES UN BLOQUEADOR DE ANUNCIOS ACTIVADO
La publicidad nos ayuda a generar un contenido de alta calidad
No quiero apoyar el contenido de calidad
X
COMO REPORTAR A WASAPEA
1. Agrega a tu celular el número de Wasapea a EL HERALDO: +57 310 438 3838
2. Envía tus reportes, denuncias y opiniones a través de textos, fotografías y videos. Recuerda grabar y fotografiar los hechos horizontalmente.
3. EL HERALDO se encargará de hacer seguimiento a la información para luego publicarla en nuestros sitio web.
4. Recuerda que puedes enviarnos un video selfie relatándonos la situación.