Opinión | EL HERALDO

¿Quieres recibir notificaciones?
Si
No
INGRESAR Explora tu perfil

Amigo lector,

Haz disfrutado 5 de 10 contenidos gratuitos.

Nuestro deseo es que continues informandote y disfrutando de todo nuestro contenido, por eso te invitamos a iniciar sesión ó crea tu cuenta gratis en nuestro portal.

SUSCRÍBETE
Opinión

Paciente 31

Ante el crecimiento de las cifras de contagios en Barranquilla y el Atlántico hoy, más que nunca, es relevante recordar el renombrado caso de la paciente 31 en Corea del Sur.

Un mes después de la identificación de la primera persona infectada con coronavirus, dicho país había conseguido contener su expansión, con solo 30 personas infectadas. Sin embargo, la paciente número 31, a pesar de tener síntomas, continuó su vida normal multiplicando aproximadamente por 30 la propagación de virus en tan solo 8 días, ascendiendo a alrededor de 1000 el número de contagiados.

No muy lejos estamos de esta situación en Barranquilla y en el Atlántico al ver, a pesar del trabajo serio y dedicado de sus mandatarios, personas que se resisten al uso del tapabocas, el uso inadecuado del transporte público, fiestas clandestinas y más de 33,000 comparendos impuestos, sin desconocer, por supuesto, los comportamientos producto de la problemática social y sus realidades. Paradójicamente, la cultura ciudadana fue uno de los temas priorizados por la ciudadanía en las consultas realizadas por el alcalde Jaime Pumarejo para la construcción del Plan de Desarrollo. De acuerdo con este, en las encuestas realizadas el 27.10% opinaron que a Barranquilla le hace falta fortalecer la cultura ciudadana para ser una mejor ciudad para vivir, siendo este el segundo con mayor porcentaje. Asimismo, fue la cuarta prioridad entre veintitrés temáticas al preguntar a las mesas de expertos ¿hacía donde consideran que la Alcaldía de Barranquilla debería enfocarse prioritariamente?

Tal como identifica en su estrategia, la cultura ciudadana se gestiona de una manera radicalmente distinta a, por ejemplo, la construcción de una obra de infraestructura porque es un proceso que comienza desde el ser y depende de la voluntad de cada uno de nosotros. ¿A qué me refiero con esto? Una ciudadanía que se autorregula, velando en cada acción por el bienestar comunitario y que participa en el debate público en pro del desarrollo de todos, lo hace desde el reconocimiento de su identidad como barranquillero y sentido de pertenencia por la ciudad, pero sobre todo desde su sentido de comunidad.

Hace unos días leía una entrevista realizada por el diario El País al coreano ByungChul Han, el filósofo alemán vivo más leído en el mundo de acuerdo con este diario, en la que habla sobre su reciente obra titulada La desaparición de los rituales. Plantea que la comunidad está desapareciendo a pesar de que cada vez estamos más interconectados y que por lo tanto prevalece la comunicación sin comunidad, argumentando que las redes sociales acaban con la dimensión social poniendo al ego en el centro. El mismo autor invita a que redefinamos la libertad a partir de la comunidad, ya que la libertad es la manifestación de una relación plena, afirma, y la comunidad fuente de felicidad.

Hay un plano en el que sí hemos fortalecido este sentido de comunidad y es en nuestros hogares. Pensemos en la manera en la que en esta cuarentena hemos organizado los espacios para que cada uno pueda desarrollar su actividad laboral, nos hemos dividido las labores cotidianas, participamos en las decisiones de bioseguridad y respetamos y cumplimos voluntariamente estos acuerdos porque nos afectan a todos. Extrapolemos ese sentido de comunidad a nuestra sociedad y reconozcamos, así como lo hizo evidente la paciente 31, que la acción de cada uno sí tiene un impacto determinante, y por lo tanto la autorregulación de todos es el único camino para poder reestablecer la economía. Ahora es la prueba de fuego, ese cambio que la ciudadanía ha pedido ver en Barranquilla, como comunica la Alcaldía, depende de ti.

daniela@cepedatarud.com @DCepedaTarud

Facebook
Twitter
Messenger
Whatsapp

Más Columnas de Opinión

Weildler Guerra C.

La culpa de los pobres

Viajaba con mi padre rumbo a Barranquilla cuando pudimos ver las viviendas sobre un suelo anegado y salitroso, las personas y animales que deambulaban cerca de ellas, las basuras y las paredes improvisadas con madera, latas y cartón.  Existe

Leer
Eduardo Verano

País de guerreros

El país no se amilana, se crece y corresponde hacer un análisis de la calidad de producción mental en la radio, la televisión y la prensa para medir cuál ha sido el impacto de la cuarentena en el ánimo de la gente. 

El anális

Leer
Francisco Cuello Duarte

Sin bajar la guardia

En nuestro criterio, esto se debe a la siguiente fórmula de comportamiento social: i + d + p= m, donde m es muerte, i es ignorancia, d es desorden social y p es pobreza. Hay que advertir que el factor pobreza cobija tanto al sector institucional

Leer
Roberto Zabarain

Sitiados

La película trata sobre una comunidad que desarrolla sus actividades en un  fuerte que consideraba inexpugnable: sólidos cimientos, gruesos y fuertes muros, altas torres de vigilancia y, en fin, todo lo que podía garantizar abrigo, segurid

Leer
Ver más Columnas de Opinión
La sesión ha sido cerrada con exíto
Por favor, complete su información de registro aquí
DETECTAMOS QUE TIENES UN BLOQUEADOR DE ANUNCIOS ACTIVADO
La publicidad nos ayuda a generar un contenido de alta calidad
No quiero apoyar el contenido de calidad
X
COMO REPORTAR A WASAPEA
1) Agrega a tu celular el número de Wasapea a EL HERALDO: +57 310 438 3838
2) Envía tus reportes, denuncias y opiniones a través de textos, fotografías y videos. Recuerda grabar y fotografiar los hechos horizontalmente.
3) EL HERALDO se encargará de hacer seguimiento a la información para luego publicarla en nuestros sitio web.
4) Recuerda que puedes enviarnos un video selfie relatándonos la situación.
Ya soy suscriptor web