El titulo es:Cómo se presenta y factores influyentes

Últimas noticias

Julio Avelino Comesaña
22:22

El DT del Junior reiteró, luego de la eliminación a manos...

Cientos de visitantes se acercaron ayer a la feria cuya entrada es gratuita.
21:36

La I Feria Internacional del Libro de Barranquilla comenzó...

21:27

Según datos del Instituto Nacional de Cancerología, esta...

Condena a favor de indígena por trata de personas.
19:51

La joven, quien para la época de los hechos tenía 18 años,...

Eduardo Stein, representante especial conjunto para los refugiados y migrantes venezolanos en la región latinoamericana.
19:42

El diplomático guatemalteco Eduardo Stein “trabajará para...

Nancy Patricia Gutiérrez, ministra del Interior.
19:36

Nancy Patricia Gutiérrez le salió al paso a las...

Wilmer González Brito, gobernador de La Guajira.
18:49

El mandatario reasumió sus funciones con un acto en el...

El presidente de Asobancaria, Santiago Castro.
18:41

El presidente del gremio dijo que se pondrán en marcha...

18:36

El cuadro rojiblanco, con sus principales hombres de ataque...

Néstor Humberto Martínez, fiscal General.
18:16

“El fiscal de conocimiento está acopiando toda la...

Columnas de opinión
Actualizado hace 3 meses

Cómo se presenta y factores influyentes

Trivializar los estados de tristeza es uno de los aspectos.

El estado depresivo, en primera instancia debe ser visto como la respuesta del ser humano a situaciones que pueden ser extrínsecas, intrínsecas o ambas, es decir, como una reacción normal y adaptativa. Esta se convierte en patológica cuando la intensidad de la reacción es desproporcionada en relación a la situación que la provoca, o porque lo inhabilita para responder a las exigencias del mundo externo.

Entender la situación, concita a retomar el concepto de salud (OMS, 2003), entendida como el estado de equilibrio entre los componentes biológicos, psicológicos, sociales y espirituales (espirituales diferentes a religiosos), es decir, que cualquier aspecto que genere desequilibrios entre ellos, actúa como coadyuvante en los estados depresivos (en este caso), o de cualquier otro trastorno.

Se entiende como estado depresivo aquel tono afectivo disminuido que puede llegar a interferir con el normal desarrollo de la relación y adaptación del ser humano con su entorno en la cotidianidad.

En general, la depresión puede ubicarse en los siguientes ámbitos (que muchas veces interactúan):

1- Depresión Reactiva: Se da como respuesta a eventos externos que afectan la estabilidad del ser humano. Ejemplos de ella, son la muerte de ser querido, perdida de la pareja, pérdida económica, perdida académica, separación del seno familiar. Un aspecto a considerar, es la relatividad del fenómeno que impacta, pues, mientras que para una persona la perdida de la mascota representa el fin del mundo, para otra puede que tenga un sentido menos trascendental.

2- Depresión Endógena: Tiene un carácter biológico y explicado usualmente a partir de fallos en los neurotransmisores, implicándose sustancias como la serotonina, la Mao, entre otros. Externamente carece de acontecimientos que se correlaciones.

3- Depresión Noogena: También llamada depresión espiritual. Es un estado caracterizado por “sensación de falta de sentido en el futuro, trayendo consigo una falta de respuesta en el presente” (Frank, V. 2003), es decir, que en este caso la forma más clara de prevención es la construcción del proyecto de vida.

Hay algunos aspectos que actúan especialmente en las depresiones reactivas y /o noogenas, a saber:

1- Cultura culpabilizante: El arraigo a tradiciones que generan una dinámica de hetero regulación, es decir, un control externo de los comportamientos e incluso el intento de “controlarlos” los pensamientos y sentimientos a través de una fuente externa, sin que se tenga consciencia de ello. Usualmente asociado a una concepción de un dios punitivo que todo lo controla y castiga, con lo cual se niega el libre albedrío.

2- Aspectos que lesionan la afectividad y muy especialmente lo que tiene que ver con la autoestima, autovaloración, auto concepto, autoimagen entre otros. Es frecuente, hacer comparaciones sin tener en cuenta lo relacionado a las características individuales.

3- Trivializar los estados de tristeza. Generalmente, un estado afectivo bajo es la expresión de que algo anda mal, pero en nuestro medio se le buscan salidas poco convenientes, como las adicciones a las drogas, e incluso a actividades que socialmente son aceptadas como es el consumo de alcohol o sencillamente poner en práctica la “receta” muy común de olvídate de eso.

No se puede obviar los llamados mecanismos de defensa que el yo pone en funcionamiento para conservar el equilibrio. Por ejemplo la negación. “No tengo nada, todo está bien, estoy más contento que nunca”.

* Psicólogo, Ph D en Ciencias de la Educación; investigador Universidad Simón Bolívar.

Imagen de JoshMattar

Recuerda que puedes usar tu cuenta de EL HERALDO en cualquiera de nuestros portales:

Inicia Sesión
Regístrate
¿Quieres recibir notificaciones?
Si
No
sssssss
La sesión ha sido cerrada con exito
DETECTAMOS QUE TIENES UN BLOQUEADOR DE ANUNCIOS ACTIVADO
La publicidad nos ayuda a generar un contenido de alta calidad
No quiero apoyar el contenido de calidad
X
COMO REPORTAR A WASAPEA
1) Agrega a tu celular el número de Wasapea a EL HERALDO: +57 310 438 3838
2) Envía tus reportes, denuncias y opiniones a través de textos, fotografías y videos. Recuerda grabar y fotografiar los hechos horizontalmente.
3) EL HERALDO se encargará de hacer seguimiento a la información para luego publicarla en nuestros sitio web.
4) Recuerda que puedes enviarnos un video selfie relatándonos la situación.
Ya soy suscriptor web
#Rusia2018 ¿Cúal es tu marcador? Juega aquí
¿Quieres asistir a la inauguración? Compra tus entradas aquí
¡Estamos listos! marcadores en cero, inicia la segunda fase. Haz tus predicciones AQUÍ
Continuar al sitio
Noticias más leídas del 2017 1