¿Quieres recibir notificaciones?
Si
No
INGRESAR Explora tu perfil

Amigo lector,

Haz disfrutado 5 de 10 contenidos gratuitos.

Nuestro deseo es que continues informandote y disfrutando de todo nuestro contenido, por eso te invitamos a iniciar sesión ó crea tu cuenta gratis en nuestro portal.

SUSCRÍBETE
Opinión

Lo vamos a tumbar

Las últimas marchas en México han cobrado un tono más radical. Agotadas, las mujeres, cansadas de marchar y marchar, entendieron que si no destruían los ventanales y hacían pintas en los monumentos y en las paredes, no serían escuchadas. Porque con frecuencia han marchado pacíficamente, con sus pendones, molestas, rechazando la violencia, pero algo faltaba. Seguían asesinándolas, seguían desapareciéndolas. Entonces entendieron que había que tumbar el patriarcado en serio y ya no como una metáfora.

Un día después a la movilización que hubo en febrero, la policía federal evitaba el secuestro de una niña en Toluca, en el Estado de México, y liberaba a una mujer en Zacatecas que estaba secuestrada desde enero. Esta última fue encontrada en un motel, llevaba unos 10 allí, muy probable siendo explotada sexualmente. Cada vez que el tema se activa en la agenda pública, se mueve uno que otro proceso, pero no existe una política estructural para responder a un fenómeno que está matando a las mujeres y acorralándolas.

México tiene altísimas cifras de estas formas de violencia, intentos de secuestros y desapariciones forzadas. En lo que ha transcurrido de 2019 se cuentan 133 feminicidios en el país Azteka. Colombia no lleva bien la cuenta, aunque diga que sí. Colombia no lleva bien la cuenta de los líderes sociales y el Ministro de Defensa dice que el peor problema es que se roban calzones colgados en tenderetes de patios de las casas. No esperen muchas claridades en este sentido. Pero, pese al juicioso intento de Medicina legal en llevar cifras, seguimos teniendo problemas con los registros. No sabemos a ciencia cierta la dimensión del problema.

¿Se acuerdan de Brenda? La familia no solo denunció que estaba desaparecida sino que llevó la ubicación. Desatendieron a la familia, se demoraron, la tomaron suave y una semana después la fueron a buscar. Ni Fiscalía ni la Policía la encontraron con la ubicación en la mano. Así sería de sistemática la búsqueda. Parecía lo que mi abuela llamaba “mal mandao”. Luego dijeron a los medios que estaban estudiando la brillante hipótesis de que Brenda se había ido por su propia voluntad y de poco sirvieron los plantones que hicieron los familiares y amigos. Luego, al mes, alguien de casualidad se topó con un cadáver en la misma zona, en el mismo lugar donde señalaba la ubicación del celular de Brenda y adivinen qué, era Brenda; siempre estuvo allí, muerta, esperando que la encontraran. En un mes la policía no encontró un cuerpo ni con la información de la ubicación del celular que la familia llevaba. Como ahí sí las cosas se pusieron complicadas, se pusieron a buscar bien las cámaras de seguridad, lo que no habían hecho antes, y como que pusieron a un investigador de verdad, y el presunto homicida está asociado a otros homicidios y todo parece indicar que es un asesino en serie. La responsabilidad del asesino es indiscutible. ¿Y la responsabilidad del Estado?

 

Facebook
Twitter
Messenger
Whatsapp

Más Columnas de Opinión

Weildler Guerra C.

Esperando a Borges

Para decirlo en sus propias palabras la vida y la obra de Borges siempre vuelven como la aurora y el ocaso. Dos libros recientes recuerdan la omnipresencia de su pensamiento: Borges and me, del profesor de literatura norteamericano Jay Parini, y M

Leer
Roberto Zabarain

Defender la historia

Mañana es 7 de agosto. Mañana Iván Duque llega a la mitad del camino de su gobierno. Pero no se puede hablar del “sol a las espaldas”, porque aún lo tiene en el cenit, falta mucho, a las espaldas lo tendrá dentro de un año, así que hace

Leer
Haroldo Martinez

Suspenso a lo Hitchcock

Es lo que coloquialmente llamamos calma chicha, ese momento en el que parece que nada sucede pero hay una espera cargada de tensión e incertidumbre porque, en la siguiente escena, se viene el desenlace de la película, para bien o para mal de los

Leer
Manuel Moreno Slagter

Tanta soberbia

En junio, debido a la acelerada curva de contagios y muertes por la Covid-19 en nuestra ciudad, buena parte de los colombianos decidió condenarnos. Había que ver con qué desprecio nos describían, con qué soberbia. Los costeños, pero especial

Leer
Ver más Columnas de Opinión
La sesión ha sido cerrada con exíto
Por favor, complete su información de registro aquí
DETECTAMOS QUE TIENES UN BLOQUEADOR DE ANUNCIOS ACTIVADO
La publicidad nos ayuda a generar un contenido de alta calidad
No quiero apoyar el contenido de calidad
X
COMO REPORTAR A WASAPEA
1) Agrega a tu celular el número de Wasapea a EL HERALDO: +57 310 438 3838
2) Envía tus reportes, denuncias y opiniones a través de textos, fotografías y videos. Recuerda grabar y fotografiar los hechos horizontalmente.
3) EL HERALDO se encargará de hacer seguimiento a la información para luego publicarla en nuestros sitio web.
4) Recuerda que puedes enviarnos un video selfie relatándonos la situación.
Ya soy suscriptor web