El Heraldo
Opinión

Quien nada debe…

En Colombia, a un mes del inicio de las multitudinarias manifestaciones, se registran 60 víctimas de violencia homicida (la gran mayoría a manos de la Policía y el ESMAD) y más de 540 desaparecidos.

Si por acá llueve, por allá no escampa. Mientras el Gobierno colombiano continúa poniendo trabas a la visita de la Comisión Interamericana de Derechos Humanos que busca verificar en contexto la situación que el país ha enfrentado desde que inició el paro nacional el pasado 28 de abril, en Medio Oriente, frente a la más reciente crisis palestino-israelí, el Ministerio de Asuntos Exteriores de Israel rechaza la puesta en marcha de una investigación del Consejo de Derechos Humanos de la ONU sobre violaciones al derecho humanitario internacional en el marco del conflicto bélico que tuvo como escenario la deprimida franja de Gaza y que en 11 días cobró la vida de más de 250 personas, 67 de ellas, niños. En ambos casos, ¿cuál es el miedo?

A pocos años del Holocausto nazi, en mayo de 1948 se fundó Israel ante la necesidad de reconstruir y reforzar la identidad judía, fijando las bases de lo que décadas más tarde se constituiría en un sólido país. Todo suena muy bien hasta ese punto; pero aquello que para el pueblo israelí sometido históricamente a una dolorosa diáspora significó su nacimiento como Estado o la posibilidad forzada de hacerse a su propio territorio, desencadenó una guerra en Oriente Medio que hasta estos tiempos ha dejado un saldo más que penoso de pérdidas humanas.

En diciembre del mismo año en que Israel daba a luz a Israel, en París se proclamaba la Declaración Universal de Derechos Humanos como un ideal común para todas las naciones con el fin único de proteger la integridad de las personas. En 2021, más de 70 años después de ambos eventos, ante el anuncio de la ONU de abrir una investigación en torno al conflicto armado que deja entrever claros crímenes de guerra, Israel responde que no cooperará con dicha revisión, aduciendo que el que la realiza es “un órgano con mayoría antisraelí guiado por la hipocresía y el absurdo”.

¿Absurdo? Absurdo es que mueran niños, inocentes de por sí, porque su casa fue destruida por misiles lanzados con dirección a Gaza. Absurdo es que un conflicto territorial se perpetúe en el tiempo e impida la tranquilidad de quienes no tienen más opción que vivir en medio del fuego cruzado porque los poderosos y sus intereses particulares así lo disponen.    

Mientras Palestina, que vive su propio holocausto, desaparece entre los escombros generados por los cohetes de la muerte, el Gobierno israelí dice que sus fuerzas de seguridad actúan con “los más altos niveles éticos y de acuerdo al derecho internacional”. ¿Será eso cierto? El primer artículo de las Normas Internacionales de Derechos Humanos lo desmiente: «Todos los seres humanos nacen libres e iguales en dignidad y derechos, y deben comportarse fraternalmente los unos con los otros».

En Colombia, a un mes del inicio de las multitudinarias manifestaciones, se registran 60 víctimas de violencia homicida (la gran mayoría a manos de la Policía y el ESMAD) y más de 540 desaparecidos. Aunque nuestra vicepresidenta y canciller ha dicho que el país “siempre cooperará” con la CIDH, la sensación de que el Gobierno quiere tapar algo o más bien mucho, no deja de estar. Al final, el que nada debe, nada teme… ¿o sí?

@cataredacta

Facebook
Twitter
Messenger
Whatsapp

Más Columnas de Opinión

El Heraldo
Hugo Illera Jiménez

Junior y los zapatos al revés

En el fútbol los puristas aman el 0x0. Señalan que no hay nada mejor que ver un partido táctico así no haya goles, como si los partidos con goles no lo fueran. Lo cierto es  que, por más que insistan, nada hay más gratificante que

Leer
El Heraldo
Katherine Diartt Pombo

Trínese y cúmplase

Gobernantes y gobernados vivimos en una absoluta distopía. El mundo parece andar consumido en medio de arengas digitales. Los jefes de Estado increíblemente convencidos que desde una red social pueden tirar línea sobre cómo administrar un paí

Leer
El Heraldo
Nicolás Renowitzky R.

El peaje de Papiros

La corrupción le resta tanta capacidad financiera al Estado que impide que este pueda invertir la cantidad de recursos que recibe de los múltiples impuestos en las obras que el país requiere, y por ello, este se inventó formas financieras para

Leer
Ver más Columnas de Opinión
DETECTAMOS QUE TIENES UN BLOQUEADOR DE ANUNCIOS ACTIVADO
La publicidad nos ayuda a generar un contenido de alta calidad
No quiero apoyar el contenido de calidad
X
COMO REPORTAR A WASAPEA
1. Agrega a tu celular el número de Wasapea a EL HERALDO: +57 310 438 3838
2. Envía tus reportes, denuncias y opiniones a través de textos, fotografías y videos. Recuerda grabar y fotografiar los hechos horizontalmente.
3. EL HERALDO se encargará de hacer seguimiento a la información para luego publicarla en nuestros sitio web.
4. Recuerda que puedes enviarnos un video selfie relatándonos la situación.