Columnas de opinión
Actualizado hace 3 meses

La misericordia

Sucede que, con el tiempo, ciertas palabras se vuelven huecas. Vacías, insignificantes. La misericordia, la “inclinación a la compasión hacia los sufrimientos o errores ajenos”, parece ser una de ellas. Sin embargo, la misericordia, la idea de que los sufrimientos o problemas de los otros puedan llegar a importar tanto o más que los propios, es quizá una de las pocas formas que tiene una sociedad para romper con el individualismo y adentrarse en un verdadero espíritu comunitario; es la trascendencia del yo, la capacidad para integrarse con el otro. En la filosofía budista, por ejemplo, la misericordia o compasión es un concepto primordial cuya comprensión permite dejar de lado esa sensación de pesar o lástima por el prójimo, para pasar a una acción concreta que ayude a otros a liberarse del sufrimiento. Desde esta perspectiva, ni sentimientos como el amor –si no se transforman en acciones precisas– bastan para traducirse en verdadero auxilio al necesitado, o para tener efectos definitivos en la edificación de la sociedad, si no existe conciencia de que cada acto misericordioso conlleva a la comunión entre el individuo y la comunidad, y es pilar fundamental del principio del bien común, o aquello que representa beneficio para todos. 

Pero volvamos a la vida real, a la existencia en cuyo transcurso el sufrimiento es más que palpable. Por circunstancias fortuitas en las que uno debe acercarse peligrosamente al sistema de salud, tuve ocasión de observar más de cerca su funcionamiento. En uno de esos centros de atención a los beneficiarios del Régimen Subsidiado y “de cuyo nombre no quiero acordarme”, fui testigo presencial de lo que es el sufrimiento puro, pero también la indiferencia, la indolencia y la falta de misericordia. Traspasar el umbral de aquel lugar fue como entrar al corazón de la Colombia que pocos conocen y muchos padecen. Según las cifras, en Latinoamérica somos el país que tiene la tasa más alta de cobertura en salud y que beneficia a más del 95% de la población. Pero una cosa son las cifras, y otra lo que sucede en estos sitios que, por efectos de la Ley Estatutaria que consagra la salud como un derecho fundamental, están obligados a recibir un número de personas que supera su capacidad de brindar atención de calidad. Al menos mientras pacientes y allegados consiguen franquear las puertas del servicio de urgencias, aquello es un espectáculo dantesco. Aquel día el sistema había colapsado y el lugar era una mezcla de dolor, desesperanza, resignación y rabia. Pacientes canalizados de cualquier modo en una silla, madres con niños enfermos sin recibir atención durante horas, un anciano nonagenario aguardando en un cubículo de urgencias por casi 48 horas, llanto, rabia, gritos, súplicas. Mientras los enfermos mueren, el monstruo de la salud que engendró el Estado está más vivo que nunca, y la palabra misericordia no es otra cosa que un término utilizado a conveniencia. 

berthicaramos@gmail.com

Has disfrutado de todos los contenidos gratuitos del mes que ofrecemos a nuestros visitantes

Te invitamos a registrarte en EL HERALDO

¿Ya tienes una cuenta?

Disfruta de los siguientes beneficios:

Acceso ilimitado
Imagen de jesika.millano
X

Hola,

Bienvenido a tu cuenta de EL HERALDO.

Con tu cuenta de EL HERALDO vive una nueva experiencia. En este momento nuestros usuarios registrados disfrutan de:

Acceso Ilimitado

Bienvenido a EL HERALDO

Bienvenido, puedes ingresar con tu correo electrónico y contraseña registrada.

Si todavía no tienes una cuenta, puedes registrarte aquí, es gratis.

Conéctate con tu cuenta de Facebook ó Google

Registrate en EL HERALDO

Crea tu cuenta en EL HERALDO y vive una nueva experiencia. En este momento nuestros usuarios registrados disfrutan de:

Acceso Ilimitado

* La contraseña debe ser mayor de 5 caracteres, contener una mayuscula y un dígito

x

Reestablecer tu contraseña

Ingresa el correo electrónico con el cual te registraste, te enviaremos un enlace para que puedas restablecer tu contraseña y acceder de nuevo.

La sesión ha sido cerrada con exíto
Por favor, complete su información de registro aquí
DETECTAMOS QUE TIENES UN BLOQUEADOR DE ANUNCIOS ACTIVADO
La publicidad nos ayuda a generar un contenido de alta calidad
No quiero apoyar el contenido de calidad
X
COMO REPORTAR A WASAPEA
1) Agrega a tu celular el número de Wasapea a EL HERALDO: +57 310 438 3838
2) Envía tus reportes, denuncias y opiniones a través de textos, fotografías y videos. Recuerda grabar y fotografiar los hechos horizontalmente.
3) EL HERALDO se encargará de hacer seguimiento a la información para luego publicarla en nuestros sitio web.
4) Recuerda que puedes enviarnos un video selfie relatándonos la situación.
Ya soy suscriptor web